Abandonan recién nacida en una alcantarilla infestada de hormigas rojas.

Comparte esta noticia:
  • 80
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    80
    Shares

pequeña bebé recién nacida fue encontrada dentro de una alcantarilla de tormenta, en la cuál permanecía desnuda y abandonada a merced de una colonia de hormigas rojas que habitaban en el sitio, y cuya picadura puede llegar a ser mortal para los infantes.

De acuerdo con los hechos, Charmaine Keevy iba caminando junto con su perro salchicha, Georgie, por su vecindario, como lo hacían cada mañana.

Por alguna extraña razón que la mujer aun no logra descifrar, decidieron transitar por un camino que raramente visitaban. Fue en este trayecto cuando Georgie comenzó a ladrar y señalara la alcantarilla a su dueña.

La sudafricana de 63 años primero pensó que su mascota tal vez había olfateado un gato o un animal herido, pero después de esperar unos segundos, logró percatarse del sonido de un débil llanto de bebé.

Con frenética desesperación, la mujer logró detener un vehículo que circulaba por la calle donde se encontraba, en el cual viaja un hombre de 60 años llamado Cornie Viljoen.

Tras describirle lo que sucedía, Viljoen tomó una barra de acero de su auto y logró remover la pesada cubierta de concreto que mantenía el desagüe sellado. Fue ahi donde vio a la recién nacida tirada en el suelo de la alcantarilla, a unos 2 metros de profundidad.

El señor decidió bajar hasta donde se encontraba la menor y cagarla. Mientras se encontraba en el lugar, se percató de que una colonia de hormigas rojas se encontraba un poco más arriba de donde la bebé había permanecido tirada.

“El bebé tuvo suerte de que las hormigas rojas estuvieran más arriba en el desagüe y no en la parte inferior donde estaba”, comentó Viljoen a los medios locales.

Simplemente no sé por qué alguien podría hacerle esto a un bebé recién nacido, pero estaba tan contenta de que pudiéramos ayudarla y salvarle la vida.

Los salvadores de la niña llamaron de inmediato al servicio de emergencia, el cuál arribó en cuestión de minutos, y trasladaron a la pequeña al hospital Dora Nginza, donde los médicos se dieron cuenta que aun tenía adherido su cordón umbilical y sufría de hipotermia y problemas respiratorios.

Afortunadamente, la bebé, bautizada por el personal de la clínica bajo el nombre de Grace April, sobrevivió y se encuentra cada día más y más saludable.

No puedo evitar sentir que hay algún tipo de plan y propósito para la vida de esas niñas pequeñas: es un milagro sin lugar a dudas, dijo Charmaine Keevy en una entrevista.

Por el momento, las autoridades de Port Elizabeth se encuentran en la búsqueda de testigos sobre el caso, además de intentar localizar a la madre de la bebé, para averiguar si ella estaba presente durante el crimen de abandono.

Deja un comentario