LA SOLITARIA DE PALACIO

Por Oscar Díaz Salazar

La ciudadana Maki Esther Ortiz Domínguez se está quedando sola.

A la señora presidenta municipal la abandonaron los panistas, y para darse cuenta tuvo que pasar por la vergüenza de perder una elección para ser Consejera.

A la Doctora Maki Ortiz la abandonaron las mujeres, cuando la vieron actuar con el mismo machismo (es decir autoritarismo) de todos sus antecesores en el cargo de presidente, y cuando descubrieron que no tenía programa ni agenda diferente a lo de siempre.

A la Doctora Maki la abandonaron los cientos de ciudadanos que estaban hartos de los gobiernos priistas, y que esperaban que la alternancia fuera más que un simple cambio de siglas.

A la presidenta municipal la abandonaron los que suponían que las mujeres, por la simple condición de ser mujeres, eran más decentes, honorables, confiables… Ahora sabemos que lo transa y sinvergüenza no es cuestión de sexos.

A la alcaldesa la abandonó su madrina Margarita Zavala de Calderón, entretenida ahora en construir una candidatura independiente (y contraria al PAN) para ponerla al servicio de… ¿?.

A la Chihuahuense Maki Ortíz la abandonó su aliado circunstancial, y enemigo permanente, el gobernador del Estado, ante la reiterada evidencia de que la señora no tiene lado ni remedio.

A Doña Maki Ortiz la abandonó la buena suerte: su patrocinadora Margarita se sale del PAN y sus aliados del PRI se dedican a buscar amparos y a librar sus propias broncas.

A Maki Ortiz la abandonaron, por necesidad, contra su voluntad y luego de hincarle el diente al erario municipal, los amigos que trajo para ayudarle a gobernar (y de pasada saquear) a Reynosa.

A la presidenta municipal de Reynosa la abandonaron los regidores y síndico, en un número suficiente para alcanzar la mayoría simple del Cabildo y para conseguir, con su ausencia, que no se logrará el quórum legal para sesionar.

La fallida sesión programada para ayer lunes 4 de diciembre de 2017 marca un antes y un después en la historia de este Ayuntamiento, aún en proceso de escribirse. A partir de ayer, Maki tendrá que reconocer que todos y cada uno de los miembros del Cabildo son sus pares. Que no siempre debe imperar su voluntad: que ya no sólo serán sus chicharrones los que truenen.

Con sus acciones, se veía que la presidenta municipal, Maki Esther Ortiz Domínguez quería estar sola… Parece que lo está logrando