Estado

La contaminación

Maremágnum
Mario Vargas Suárez

Podemos decir que la contaminación es la Presencia en la atmósfera, en el agua o en la tierra, de sustancias resultantes de la actividad humana o procedente de procesos naturales que ocasionan efectos negativos en el hombre y en el medio ambiente.
Por la época electoral en la que estamos inmersos, podemos decir que nuestro ambiente se empieza a contaminar visualmente, con las imágenes y textos que observamos tanto en los espectaculares como en los autos. Faltan desde luego las bardas… que son un gran recurso para los candidatos y los partidos políticos.
Si observamos con detenimiento a lo largo y ancho de la entidad, ya hay un partido político en Tamaulipas que lleva la delantera en la promoción de su candidato, porque de los ocho registrados para contender por el cargo a gobernador, solo se ve uno.
No sucede lo mismo en la contaminación auditiva que se da en la radio local, puesto que la gran mayoría de los partidos políticos -que no todos- lanzan sus mensajes para que el radioescucha pueda hacer su balance en lo que oye.
Aunque ya se ha escrito sobre el tema, llama la atención el mensaje nada halagüeño del candidato a la sucesión de Egidio Torre y que se la juega por el partido Movimiento Ciudadano, cuando utiliza palabras, groseras, altisonantes o con ‘maldiciones’, que es cierto, todo mundo usamos, pero siempre hay un lugar y un auditorio específico para pronunciarlas.
Lamentablemente la escoba del empresario Gustavo Cárdenas Gutiérrez, no está empezando a barrer desde adentro, porque la imagen que tenemos de un gobernador es de una persona culta, respetuosa. Aunque resulte un pillo como los que anda buscando la ley… de Estados Unidos.
La contaminación electoral apenas empieza con los ocho candidatos a gobernador. Espere usted a que inicie la campaña para los 43 municipios y más… la campaña para ocupar las curules del Congreso Local que se disputarán el 5 de junio.
Pero si hablamos de contaminación, permítame decirle que hace unas ediciones, escribí sobre el gran problema que está viviendo la Cd. de México (CDM) en cuanto al medio ambiente y su smog.
La contaminación atmosférica es un problema mayúsculo de la población y de las autoridades, porque los primeros se ven afectados en la salud, particularmente los menores y los de la tercera edad.
El problema de las autoridades de la CDM, sin duda, es de salud pública. También de rendimiento en el trabajo y de la misma calidad en el desempeño laboral.
Lamentablemente y, como siempre, las autoridades de aquella entidad, intentan culpar a la ciudadanía por el smog que despiden los vehículos automotores.
Acepto que los vehículos automotores producen bióxido de carbono que altamente contamina el ambiente y según las autoridades entre la CDM y la zona conurbada con el EDOMEX, existen más de dos millones, entre autos particulares, transporte público (taxis, combis, microbuses, etc.) camiones de carga, etc., que circulan diario por estas calles y avenidas capitalinas.
Sin embargo, el gobierno federal publicó desde el año de 1988, que el aterrizaje de un avión en el aeropuerto de la CDM, produce el equivalente a 35 mil vehículos automotores parados, lo que llevaría a preguntar ¿cuántos vuelos aterrizan a diario? ¿Y cuanto contaminarán en el despegue? ¿Esto no es contaminación?
Dos intentos el gobierno federal ha hecho para sacar el aeropuerto Benito Juárez de la CDM. Pero ambos han fracasado por los intereses particulares y comerciales que se juegan con esta acción.
Inicialmente el gobierno federal destinó varias hectáreas de terrero del municipio se Zumpango en EDOMEX, -km 42.5 carretera México-Pachuca-, en la zona conocida como Santa Lucía, para trasladar ahí el nuevo aeropuerto.
Hubo boicot por parte de las líneas aéreas y finalmente las dos pistas que se construyeron se destinaron a la Fuerza Aérea Mexicana y desde entonces se conoce como la Base Aérea de Santa Lucía.
El último intento fue del presidente Vicente Fox Quezada (2000-2006) cuando decretó la expropiación de varias hectáreas que habían sido tierras cultivables, pero oscuros intereses movieron a la población y surgieron los ‘Machetes de Atenco’. Fracaso federal.
La contaminación es un problema de todos –población y autoridades-, que las últimas no han sabido diseñar programas efectivos que abatan el smog que produce incluso la industria, no solo los motores de transportación de pasajeros.

Notas relacionadas

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar