Estado

Se derrumba candidata priista en Nuevo Laredo; La contienda, entre Diana Chavira y Laura Zárate

Por: Mauricio Fernandez Diaz
La candidata priista Yahleel Abdalá Carmona empezó mal su campaña desde que eligió su slogan: “Voy por tu confianza”, en una clara confesión y aceptación de que la sociedad civil está harta de las mentiras con que los partidos políticos quieren engañar al pueblo para que voten por ellos.

Esa confianza que buscaba de acuerdo a su frase de campaña acaba de hacerse pedazos; no queda ni pizca ya de credibilidad, de confianza, en las palabras que pronuncia Yahleel.

A la priista se le vino el mundo –y su campaña- encima al descubrirse que se encuentra en la nómina de la SEP con 40 horas y un sueldo de 36,000 pesos que percibe como docente en una secundaria de Nuevo Laredo, y ante su confesión grabada de que “yo jamás he trabajado en la secundaria 10”, la candidata explícitamente aceptó estar cobrando sin devengar ese sueldo, lo cual es tipificado como fraude a la Federación.

Mención aparte merece el hecho de haber mentido en su declaración patrimonial al no contabilizar ese rubro e ingreso.

Con este brutal impacto, que pegó en la línea de flotación de la candidata y su equipo de campaña, a Yahleel se le considera prácticamente descartada de la contienda electoral, ya que aparte del engaño que pretendía hacerle a la sociedad, ahora tiene que enfrentar una demanda ante el INE y otra ante la SFP (Secretaria de la Función Pública), ésta por cierto la más grave dado que cometió un delito tipificado explícitamente por la SFP que dice: “En la declaración de posible conflicto de interés se incluirá información relacionada con puestos, cargos, comisiones, actividades o poderes que el declarante desempeñe en órganos directivos, en organizaciones con fines de lucro (empresas), o bien en otras asociaciones privadas, señalando la frecuencia anual con la que participa y si dicha actividad ha sido desempeñada antes o durante el servicio público.

Asimismo, esta declaración reflejará participaciones económicas o financieras, así como aquellos convenios, contratos, compromisos o acuerdos que tengan valor económico presente o futuro y que el declarante tenga con personas físicas o morales, precisando si el tipo de participación o contrato fue antes o durante el servicio público.”

Con la candidata priista en la lona, a los neolaredenses le quedan hoy dos opciones; Diana Chavira, candidata independiente y Laura Zarate, panista impuesta por el alcalde Canturosas.

DIANA CHAVIRA Y LOS INDEPENDIETES

Con un enorme esfuerzo, la ex diputada local ha logrado posicionarse fuertemente en el ánimo del electorado que ve en ella una verdadera opción para dejar atrás el caduco y desacreditado –como ya lo demostró el PRI con Yahleel- sistema de partidos.

Hartos de que los candidatos sirvan a quienes los colocan en esos puestos (gobernadores, presidentes municipales, padrinos políticos) y no a los intereses del pueblo, la sociedad civil está optando en Nuevo Laredo, al igual que lo hace Nuevo León con el candidato independiente autollamado “El Bronco”, por las candidaturas independientes.

La esperanza de muchísimos mexicanos, tamaulipecos, es que los partidos dejen de ser todopoderosos, de envilecer la política y para eso están optando por la vía de las candidaturas independientes, confiando en lo que El Bronco en su eslogan, asegura…”El pueblo paga, el pueblo manda”

Diana Chavira esta muy cerca de hacer historia en Nuevo Laredo, y con la caída de la candidata priísta se acerca aún más al triunfo.

LAURA ZARATE SOLO OBEDECE A CANTUROSAS

Por su parte, la candidata panista que fuera impuesta por el alcalde neolaredense ya dio muestras claras de a quien obedecerá en caso de ganar la diputación; En un acto denigrante tanto para la candidata como para el edil, éste le PROHIBIO a la panista que se hiciera presente al acto en el cual Cabeza de Vaca inauguraría su oficina de enlace regional.

Presentes estaban los hermanos Chavira (Francisco y Sergio), así como el diputado local Salvador Rosas; Laura Zarate había sido también invitada a la inauguración; nunca llegó.

Salvador Rosas fue el encargado de denunciar públicamente al alcalde por haberle prohibido a la candidata panista presentarse en dicho evento, amenazándola con quitarle todo apoyo, como también lo hizo con la prensa que mantiene convenios con el gobierno municipal.

Vergonzoso en realidad que una candidata a Diputada Federal obedezca este tipo de órdenes.

Sin embargo, da una clara muestra de a qué intereses serviría en caso de llegar a la Cámara de Diputados.

Así, a escasas dos semanas y media de terminar las campañas, en este municipio la pelea se centra ya solo en estas dos candidatas; Diana Chavira y Laura Zarate.

Esperemos que la sociedad civil evalúe a conciencia ambas opciones y se decida por la mejor, por el bien de Nuevo Laredo, Tamaulipas y México.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar