Estado

A que juegan…

VIDA DIARIA
Por: Rosa Elena Gonzalez

¿A qué jugaran las autoridades federales, por qué siguen intentando verle la cara al pueblo diciendo que todo camina bien cuando la percepción generalizada de los mexicanos es que el país está en llamas?.

No es solo lo que sucede en el Estado de Guerrero, que literalmente su gobierno ardió después de los acontecimientos que se han registrado, muertos, desaparecido, destrozos, y un pueblo enardecido que clama justicia, mientras un montón de vivales pretenden lucrar política y económicamente con las desgracias.

La descomposición social se palpa a lo largo y ancho de la Nación, en diferentes escalas claro, pero se percibe en todo el país que los discursos oficiales y políticos de amor, paz, tranquilidad, y todo está bajo control, ya han sido rebasados por los hechos.

Se están revelando todos los males que nacieron y crecieron bajo la complacencia de las autoridades, se está llegando al límite e incluso algunas cosas parecen salirse de control, los sometidos comienzan a estallar y provocan una situación de inestabilidad, que para unos puede ser bueno para otros complicad, pero lo único cierto es que nadie puede poner remedio.

Los ciudadanos de a pie comienzan a ver que el hambre y la violencia son culpa de la corrupción que durante muchos años campeo, y campea, libremente en nuestro país bajo la complacencia de gobiernos que hicieron más por satisfacer sus intereses personales, de grupo, y políticos que por el bienestar de un país que sufre el mayor de los canceres, la impunidad.

Impunidad que es solo para los pudientes, para los que están cobijados con el manto protector de los poderes oficiales o facticos, ya que para el pueblo de a pie solo existe la opción de aguantar, porque es quien sufre los daños directos y colaterales de ese cáncer.

México arde, el hambre, violencia, descomposición social son el pan de casi todos los días en esta lucha de poder de grupos políticos y facticos, y en esta situación es el pobre quien sufre las consecuencias, y si, vivimos en un pueblo que hasta hoy aguanta, pero que ya está cansado de tanto sufrimiento.

Da escalofrío la frialdad con la que las autoridades federales abordan los temas que laceran a la Nación, asusta la inoperancia, el que se siga callando la realidad que se vive.

Los acontecimientos que se atestiguan a lo largo y ancho del territorio mexicano dan muestras de que el supremo gobierno está siendo rebasado, ejemplo, es el caso Iguala, Guerrero, donde hasta ofrecen que el pueblo se sume para dar con el paradero de 43 normalistas desaparecidos por grupos de la delincuencia organizada, se ofrece recompensa para quien diga donde están ¿y toda la tecnología que han anunciado se ha adquirido para la investigación de estos asuntos,, y todos los avances que se tienen en equipamiento de seguridad?, pues no, no se ve nada, y, ¿No que vivimos en un país de primera

Ahora resulta que ni siquiera pueden dar con el paradero del presidente municipal de Iguala JOSE LUIS ABARCA y su esposa aunque estos ya tengan interpuesto amparos, y luego dicen que en el montón de fosas encontradas no hay rastros de los normalistas después de que circularon fotografías donde los tenían sometidos, no es comprensible.

¿Será tan complicado rastrear el origen de las fotografías, ponerles marca personal al abogado de ABARCA y su esposa?, Por qué ni modo que se comuniquen por telepatía sin tener ubicación exacta uno del otro, o que los defensores no cobren sus honorarios.

Claro que el tema Guerrero repercutirá en todo el país, y por supuesto que tomará tintes políticos, lo malo es que ni unos ni otros se dan cuenta que el pueblo está cansado, que terminaran despertando el México bronco y cuando esto suceda la historia será contada de diferente manera.

México ya no aguanta más, es triste que este maravilloso país sea rehén de ambiciones perversas, que la pobreza de la gente sea utilizada como botín, que los arreglos entre poderosos sean más fuertes que el bienestar del pueblo, como dice el dicho, no hay mal que dure cien años.

Mientras, no se sabe a qué juegan los que se sienten próceres de la patria, el pueblo sufre, no ve la esperanza de un pronto final de nuestros problemas.

Por suerte, hay gente que sin títulos políticos se preocupa y ocupa de sus semejantes, de llevar bienestar, dibujar sonrisas en los rostros afligidos por el hambre.

El Banco de Alimentos que se encarga de llevar comida a familias en pobreza, y lo hace durante todo el año, hoy realiza su colecta anual, es momento de que la sociedad se sensibilice, colabore con artículos no perecederos que serán entregados a los que menos tienen, por favor acuda con ellos, ayude a ayudar.

Ojala aparezcan los encarrerados que buscan aparecer en las listas de sus partidos y convertirse en candidatos a diputados en el 2015 y aporten un poco de lo mucho que la vida les ha dado, pero que lo hagan de corazón, de ayudar por ayudar no para aparecer en la fotografía, o cómo ellos quieran, pero que aporten.

En la Capital tamaulipeca se tendrán tres centros de acopio ubicados en los estacionamientos de GranD Libertad, HEB y plaza del 15 Hidalgo en la zona centro, estarán abiertos de 8 de la mañana a una de la tarde para que contribuyamos a esta noble labor que realiza el Banco de Alimentos Victoria encabezado por el Doctor JORGE SALINAS TREVIÑO y que atiende a 12 mil familias diariamente en este municipio.

Igual se pueden hacer donativos económicos deducibles de impuestos, sería muy bueno que el lunes en el recuento de lo recaudado el Doctor. SALINAS tuviera más que ofrecer gracias a la participación de la sociedad y sobre todo de funcionarios, políticos y empresarios que colaboran a tener un Victoria sin hambre.

El hambre es mala consejera, quien sufre para alimentar a su familia es capaz de cometer cualquier barbaridad, por eso es bueno aportar, contribuyamos a la restructuración del tejido social, alimente el alma, ayude para que otros tengan alimento, recuerde que entre más nos demos la mano habrá menos manos pidiendo pan, o delinquiendo para obtenerlo.

vida.diaria@hotmail.com,Twitter@VidaDiaria1, FB Rosa Elena González

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar