Estado

Enero y sigue

cuesta-enero-660

Maremágnum
Mario Vargas Suárez

Tradicionalmente el tamaulipeco y mexicano común hemos vivido de una u otra forma la «cuesta de enero» que se caracteriza por las gastadas economías familiares que se agudizan de forma -en algunos casos- escandalosa
Lo más común es que el mexicano promedio vea llegar el año nuevo en medio de regalos, comidas y bebidas -generalmente- en exceso, porque en el momento de algarabía no reflexionamos o lo pasamos a último término, la falta de dinero.
Pasando el Día de Reyes entonces es el despertar con una economía familiar a la baja. Buena cuenta de ello la dan las casas de empeño y no solo las sucursales del Nacional Monte de Piedad, -por cierto surgió la noticia de que habían sido apercibidas por la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO)- sino que ahora con la proliferación de estos comercios la voracidad es mucho mayor.
La llegada de nuevos y molestos impuestos en este 2014, empezando con la gasolina, está haciendo ver que la cosa va en serio y es precisamente en enero cuando las finanzas familiares bajarán aún más de lo cotidiano.
De todos es sabido que los problemas de dinero pueden poner en aprietos las finanzas familiares y del mismo comercio, porque debemos recordar que tras los excesos siempre llega la inenarrable resaca o ‘cruda’, en este caso, financiera.
El magisterio nacional y local, en este sentido tiene la ‘tablita de salvación’ para la ‘cuesta de enero’ porque recibe su ‘segunda parte del aguinaldo’.
El aguinaldo dividido es un viejo acuerdo con el entonces ‘todopoderoso’ del SNTE, Carlos Jongitud Barrios (+) y el gobierno federal, al determinar el aumento a esta prestación bajo la condición de que se pagara en dos partes: diciembre-enero.
El resto de la burocracia de los tres niveles de gobierno y los empleados de la iniciativa privada reciben el 100% de su aguinaldo en diciembre, por lo que los excesos de diciembre llevan a enero a sufrir las consecuencias de la baja en la economía.
Como es lógico, al no haber circulación de dinero, los comerciantes formales e informales ven muy mermadas sus ventas, porque aseguran que enero y febrero son los meses que menos movimiento de mercancía y dinero tienen.
Si tiene usted tarjeta de crédito, le recomiendo usarla inteligentemente al no firmar ninguna compra que exceda su capacidad de pago y en cuento llegue el estado de cuenta bancaria, liquidarla totalmente. De esa forma se evita pagar intereses que en mucho de los casos se elevan hasta más allá del 50%.
Si aún queda algo en su línea de crédito, utilícelo sólo en caso de emergencia y olvídese de rebajas, solo céntrese solo en gastos imprescindibles como servicios, despensa, colegiaturas, etc.
Si su tarjetas están al límite, guárdelas, déjelas ‘olvidadas’ y prohíbase su uso, pero de ninguna manera olvide pagar el máximo que sus finanzas le permitan, es la única manera de salir de esa deuda.
Las ofertas del comercio pueden ser reales, aunque también se corre el riesgo de ser engañosas. Si NO hacen falta los productos en casa, si se tienen, no saque su dinero para comprar… ¡¡¡detergente!!! si ya tiene suficiente en casa. En realidad ahorra pero deberá entender que no es el momento de ahorrar de esa forma.
Un buen tip son los regalos. En diciembre y en algunos casos el Día de Reyes recibimos muchos regalos, pero la verdad es que no todos son de nuestro agrado. En este punto hay personas que guardan por ‘sentimentalismo’ aquellos obsequios que no les gustaron y muchas veces no saben qué hacer con ellos… hasta que se nos olvidan.
Los analistas de estos temas, recomiendan que se vendan y el internet es una buena vía porque es buen mercado. Si es aficionado a las nuevas tecnologías no me dejará mentir si le digo que Facebook es buena plataforma.
El objetivo de la columna de hoy, no es sobrevivir a la ‘cuesta de enero 2014’ sino intentar adoptar un estilo de vida saludablemente financiero, porque al pasar la ‘cuesta de enero’, lo mejor es planear los desembolsos e intentar formar un ‘fondo para contingencias’ que le auxiliarán en gastos como vacaciones, regreso a clases o celebraciones familiares. Inténtelo, vale la pena.
Finalmente le dejo esta reflexión que me pareció excelente y que es de autor anónimo: «Nunca mires hacia abajo a nadie a menos que le estés ayudando a levantarse, la humildad engrandece a las personas»

Comentarios: mario.vargas@starmedia.com

Notas relacionadas

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar