Columnas

LA REVUELTA TRICOLOR; ¿PRIMERO LA MILITANCIA?

HÉCTOR GARCÉS

En rechazo a la posible llegada de Antonio Márquez Olvera a la presidencia del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de Altamira, integrantes de la Confederación Nacional Campesina (CNC) y la Confederación de Trabajadores de México (CTM) tomaron ayer a temprana hora las instalaciones del comité local.

El grupo que irrumpió antes de las nueve de la mañana fue encabezado por Germán Medina, quien responde a las instrucciones de Jaime Enrique García Contreras, secretario general del Sindicato Nacional de Irrigación, que respaldó, aunque no firmó, la carta enviada a Edgar Melhem el pasado jueves 13 de febrero en la que propusieron como próximo dirigente del priismo altamirense al experimentado Jaime Martínez.

La toma de las oficinas del PRI en Altamira es una abierta manifestación en contra de Toño Márquez, un joven empresario que cuenta con el apoyo de los ex diputados locales Griselda Carrillo Reyes y Carlos ‘El Cacho’ Toral.

Si bien desde el comité estatal cuestionan la rebelión priista en tierra altamirense y la endosan a ‘manos externas’, la realidad es que los principales sectores del partido, la CTM y la CNC, impulsan el movimiento de rechazo a la propuesta de los ex legisladores locales.

Además, es de tomarse en cuenta que el Organismo Nacional de Mujeres Priistas (ONMPRI) con Yessica Contreras se sume a la revuelta tricolor en Altamira, en franca desobediencia a la línea dictada por la ex diputada local y dirigente estatal femenino Copitzi Hernández.

El caso de la intervención del Sindicato Nacional de Irrigación es claro: Jaime García Contreras es un líder cetemista que siempre ha apoyado a las dirigencias del priismo de la localidad, así como las distintas campañas.

Incluso, se afirma, que Jaime García Contreras y su organización sindical aportaron recursos a las actividades proselitistas de Carlos González Toral. Sin embargo, ahora no está de acuerdo con el proyecto que impulsa ‘El Cacho’.

Julio Alfaro Flores es un caso similar: el líder de la CTM local regularmente apoya las tareas y acciones de quien se encuentre al frente del partido tricolor… pero ahora no está de acuerdo con la posible llegada de Toño Márquez.

Otros que muestran su desacuerdo con la propuesta de Griselda Carrillo y de ‘El Cacho’ Toral son José Luis Vargas Ortega, mejor conocido como ‘El Chilero’, y su sobrino Edgar Vargas Licona, actual secretario de organización del comité local.

‘El Chilero’ asegura que durante su campaña a la diputación local por el Distrito 18 le pidió a Toño Márquez que lo ayudara con las actividades proselitistas en la zona centro de Altamira, a lo que, en inicio, el joven empresario accedió. Sin embargo, a la mera hora nunca apareció y ni siquiera le contestaba las llamadas telefónicas.

Por esa razón, José Luis Vargas Ortega comenta que abandonará al partido tricolor si Antonio Márquez es impuesto como presidente del PRI municipal. Nomás no lo quiere.

Para colmo, los liderazgos y grupos locales ya no soportan a Faisal Smer, operador político enviado por Edgar Melhem a la tierra de Cuco Sánchez. El ex alcalde de Aldama ha tratado de dialogar por separado con los distintos líderes, pero estos no lo han permitido y siempre llegan en grupo a las citas pactadas.

Como se observa, la rebelión priista en Altamira puede convertirse en una onda expansiva que se puede salir de control si el comité estatal no maniobra de otra manera.
Cenecistas y cetemistas están puestos y dispuestos a continuar con la toma de las instalaciones del PRI local hasta echar abajo ‘el dedazo’. ¿Lo lograrán?

Así las cosas, que a nadie le extrañe que pronto, tanto la CNC y la CTM altamirense, redacten una carta dirigida a Alejandro Moreno Cárdenas, presidente nacional del PRI, para que, conforme a su promesa de campaña, en que primero estaría la militancia, tome en cuenta las propuestas de los sectores y organizaciones o, en su caso, permita un proceso abierto, donde gane el que tenga más votos en una asamblea de delegados y alcance la dirigencia priista municipal.

ROBERTO BRONDO Y ANA LAURA DE LA FUENTE

En donde se respira la unidad entre los pocos liderazgos y grupos que quedan en el Revolucionario Institucional es en Tampico.

El próximo lunes 24 de febrero Roberto Moreno Brondo llegará a registrarse como candidato a la presidencia del comité priista en tierras jaibas ante la Comisión de Procesos Internos que encabeza doña Astrid Lattuada.

Por cierto, quien ocupará la secretaría general del priismo porteño será Ana Laura de la Fuente, una dama que laboró en la administración municipal de Gustavo Torres Salinas. De hecho, se considera que ella es una propuesta netamente gustavista.

De esta forma, los liderazgos y grupos tricolores jaibos pactaron una fórmula de unidad, integrada por Roberto Brondo y Ana Laura de la Fuente, para emprender los trabajos de reconstrucción del PRI en Tampico, tal como se los pidió Edgar Melhem.

Y PARA CERRAR…

El PRI de Ciudad Mante también se encuentra ‘atorado’ con la negociación interna…

Eso no es todo: en el municipio de González se registran señales de inconformidad con la renovación del comité local.

Fuente: Expreso.press

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar