Opinión con sentido

A 53 años de la matanza del Jueves de Corpus y nunca hubo culpables en la cárcel

Por: Vicente Hernández

“Los gobernantes tienen menos vergüenza que una manada de leones hambrientos en una matanza
«Emily Bustin»

México aún no se recuperaba de la matanza del 2 de octubre de 1968, cuando rascando la herida que dejo a los estudiantes, resurge el ímpetu ideológico y de justicia nuevamente entre le estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y del Instituto Politécnico Nacional ((IPN) quienes salieron a las calles para apoyar la huelga que se había conjurado en la Universidad de Nuevo León, que abogaba por autonomía universitaria y otras demandas supuestamente democráticas, convocando a los universitarios a reunirse en el Casco de Santo Tomas donde iniciarían una marcha hacia el Zócalo capitalino.

La marcha arranco con cientos de estudiantes, lanzando arengas sobre el respeto hacia la autonomía universitaria y la represión gubernamental,, con pancartas en las que se podía leer “Libertad a los presos políticos” “Democracia sindical en la UNAM” y “Repudio a la antidemocracia” y todo parecía ser una marcha pacífica, pero a la altura de la estación del Metro Normal, un nutrido grupo paramilitar conocidos como “Halcones” acompañados de policías y granaderos, (de esos que hoy día niegan su existencia) agredieron y asesinaron a docenas de marchistas, fuerzas de represión presuntamente organizadas por el Coronel Manuel Diaz Escobar, apodado “El zorro plateado” militar y funcionario público en el gobierno del entonces Regente de la ciudad de México Alfonso Martínez Domínguez, quien conformo, entreno y dirigió los grupos paramilitares, como el Batallón Olimpia que actuó en la matanza del 2 de octubre de 1968 en la plaza de las tres culturas en Tlatelolco, y del grupo “Halcones” que perpetraron lo que hoy 10 de junio se recuerda como “La Matanza del Jueves de Corpus”

La violencia ejercida por los Halcones fue brutal, ya que empezaron perseguir a los estudiantes con palos, armas de fuego y palos de Kendo, y después comenzaron a disparar con rifles semiautomáticos, y de acuerdo a las investigaciones realizadas durante los siguientes días, se trató de un plan coordinado y preparado por funcionarios de la ciudad de México, para dispersar la citada marcha, y no llegaran hasta el Zócalo, el saldo fue de decenas de estudiantes heridos y muchos más muertos.

Estos reprobables hechos, acontecieron hace 53 años, siendo presidente de la república Luis Echeverria Álvarez, precisamente el mismo personaje que fue Secretario de Gobernación durante el sexenio de Gustavo Diaz Ordaz, y acusado de planear la represión que desemboco en la matanza de Tlatelolco, pero esta vez se deslindo del suceso del llamado “Halconazo”, aunque la opinión pública lo siguió culpando hasta su muerte, sin embargo a mas de 50 años de la agresión, estas acciones siguen sin ser condenadas jurídicamente, con el argumento de la falta de evidencia tangible.

Hoy los tiempos han cambiado y a los jóvenes se les garantiza el derecho al estudio y al trabajo y salvo algunas tomas de rectorías no se han suscitado hechos tan vergonzosos y sangrientos como los del dos de octubre y el jueves de Corpus, que son dos historias del choque entre el autoritarismo del entonces partido único (PRI) y la diversidad de ideologías que campeaba por aquellos años, sobre todo en el 68, con un casi reciente triunfo de la revolución cubana, al frente de la cual estaba la figura libertaria de Fidel Castro, y la figura revolucionaria de Ernesto “Che” Guevara, convertido en el RockStar de la época, debido a la icónica fotografía tomada el 5 de marzo de 1960 por el fotógrafo cubano Alberto Korda, y que se convirtió en una de las imágenes mas famosas del guerrillero, con su boina negra, con una estrella, la que después de 64 años sigue ilustrando posters y camisetas.

El saldo aparte que dejo esta artera matanza del 10 de junio, fueron las detenciones ilegales, maltratos, torturas, persecuciones, desapariciones forzadas criminalización, y ejecuciones extrajudiciales, actuando el gobierno de Luis Echeverria como una verdadera dictadura, al coaccionar la libertad de expresión, y sostener a través de los medios masivos de comunicación controlados (Jacobo Zabludovsky) una campaña de desprestigio y descredito, a la oposición del gobierno, hoy estamos a pocos meses de un cambio de gobierno, que ha levantado expectativas, ya que no se puede saber si iremos hacia un nuevo modelo de gobierno, con mas posibilidades de retomar la democracia, o retrocederemos a los años de la represión del 68 y 71, así que tendremos que esperar que hay encima del segundo piso de la llamada cuarta transformación.

Notas relacionadas

Deja una respuesta

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba