Política

Carlos Peña Ni renunció ni denunció

Sin Filtros; Por Brenda Ramos

El grupo parlamentario de MORENA propuso un punto de acuerdo mediante el cual solicitan a la FGR, investigar al Auditor Superior del Estado, Jorge Espino Ascanio, al Secretario General de Gobierno, Gerardo Peña Flores, y quienes resulten responsables, por hechos de corrupción y presuntos delitos que deriven de soborno, cohecho, peculado, desvío de recursos y enriquecimiento ilícito, entre otras acciones ilegales.

Ciertamente este tipo de evidentes actos de corrupción no deben quedar impunes, por lo cual resulta muy extraño que los tres regidores afectados no hayan ido a presentar su querella correspondiente, y tampoco lo haya hecho el “afectado principal” Carlos Peña, pues era el cargo de presidente municipal el que Luis Espino anhelaba ocupar.

Silencio sepulcral

En análisis anteriores, mediante este espacio me atreví a lanzar un reto a Carlos Peña, para que acudiera juntos con los regidores a presentar la denuncia, de los presuntos delitos que la autoridad encuentre y juzgue, después de escuchar los audios de Espino.

Esto después de que el Yankee saliera parloteando con un video en sus redes sociales sobre que el gobierno del estado lo quería tumbar, apuntando a los audios que se dieron a conocer, Maki su madre, por supuesto que lo replicó en redes, sin embargo, de eso no pasaron, aun y con lo que les encanta hacerse las víctimas.

Los Peña Ortiz deberían estar saltando de felicidad, llamar a rueda de prensa para brindar su postura, y tomarse la foto afuera de las oficinas de la fiscalía con la denuncia para que se iniciara la investigación, pero no ha pasado nada…ahora incluso se percibe como si el tema de Luis Espino y sus actos de corrupción les pareciera incómodo, pues un silencio sepulcral se ha tornado alrededor de esto.

¿Carlos Peña está amparado?

La poca información que el ayuntamiento de Reynosa ha dejado correr sobre el estatus legal del prófugo Carlos Peña es que un juez de Nuevo León le brindó un amparo, sin embargo, sigue sin aparecerse por la presidencia municipal, violando una y otra vez el art. 55 del código que rige al ayuntamiento.

Y las esporádicas visitas que comparte en sus redes sociales, si es que son recientes y no montadas como las anteriores, son discretas, como si temiera que en cualquier momento la autoridad lo detuviera y se lo llevara a prisión.

¿A dónde voy con esto? Que tal vez una de las causas por las que Carlos no ha denunciado, es porque o el amparo ya caducó o nunca se lo negaron, lo que agrava más no solo la situación legal por la cual fue denunciado, el presunto delito de operaciones con recursos de procedencia ilícita y múltiples identidades, sino que se le adiciona la usurpación de funciones, ya que como en otros espacios informativos les he comentado, el artículo 38 de la constitución política de los estados unidos mexicanos, establece que ha perdido sus derechos políticos, pero el se sigue aferrando a estos con ese supuesto amparo.

Que prevalezca la injusticia

Además, si se presentara la denuncia, es obvio que llamarían a los implicados a testificar, entre ellos a Carlos Peña, pero también a todo el cabildo, puesto que el meollo del asunto gira entorno a los síndicos y regidores a los que les ofrecieron dinero por ayudar a Espino a conseguir la Alcaldía de Reynosa, pero, recordemos que el delito de cohecho también abarca el aceptar dinero por dejar de realizar funciones de un servidor público.

En este caso, si se inicia una investigación y resulta que los regidores recibieron dinero, pero por apoyar a Carlos en seguir ilegalmente en la presidencia, todos se van al tambo junto con el auditor, su hijo y las cabecillas de GOBTAM que mencionó Luis Espino en sus audios. Solo basta con que a alguno de los regidores le encuentren una prueba o “alguien” muestre que recibieron dinero, para que este reino de los estúpidos no vuelva a ver la luz del sol, puesto que los delitos de corrupción se persiguen de oficio, y por más que quieran quitar la denuncia si esta llegara a perjudicar al bando de Carlos, no podrán hacerlo.

Y al estallar el caso mediáticamente a nivel nacional, se estarían preguntando el poque los regidores no han enviado una terna al congreso, si el actual presidente tiene orden de aprehensión, y se descubrirá que ni lo empapelaron, ni es perseguido político, puesto que la ficha de la cuenta de banco de Carlos Peña está integrada en la carpeta de su investigación, pero también es publica y ampliamente conocida en Reynosa, por lo cual, tal parece que prevalecerá la injusticia y la impunidad de Espino, porque el heredero de Maki ya olvidó lo sucedido.

Por lo cuál las buenas intenciones del grupo Parlamentario de MORENA, parecen no ajustarse a su conveniente silencio…

Notas relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba