PolíticaPrincipal

Victorenses prefieren a Lalo Gattás que a García Cabeza de Vaca

Por Mauricio Fernández Díaz

Ciudad Victoria.- Por más campañas que emprenda un gobernante, por muchos ‘en vivo’ que transmita en Facebook y lo aclamen sus seguidores, la última palabra sobre su aprobación la tienen los ciudadanos. Se puede maquillar por un tiempo esa imagen, revestirla de gran estadista y transformador, pero el espejismo poco a poco desaparece y solo los hechos quedan. Mejor dicho, solo las intenciones, ya que a menudo terminan sin dejar nada.

Son grandes y urgentes las necesidades de las familias, por eso a los alcaldes se les exige actuar de inmediato, a pesar de que el financiamiento de los municipios está en manos prácticamente de los gobiernos estatal y federal, y si los apoyan, fluyen los recursos; rara vez sucede así. Con todo, Lalo Gattás se ha sido uno de los mejor calificados por los ciudadanos en el mes de abril de este año.

El alcalde de Ciudad Victoria trabaja intensamente desde hace semanas en el reparto de agua en colonias sin este servicio, y en normalizar los servicios de recolección de basura y limpieza, a pesar de que todavía no adquieren camiones recolectores. Pero las acciones se ven, se palpan, y eso se ha plasmado ya en su calificación como servidor público.

De acuerdo con la Encuesta Aprobación Municipal, elaborada por la consultora Demoscopia Digital, Lalo Gattás tiene un 60.2 por ciento de aprobación. Es el segundo mejor calificado después de Chucho Náder, de Tampico, que obtuvo 60.9 por ciento, a solo unas décimas de diferencia. Pero Lalo ejerce como alcalde dese hace seis meses, y el tampiqueño está ahí desde 2018.

Para medir el grado de confianza ciudadana en el presidente municipal, la empresa formuló la siguiente pregunta: ” ¿Usted aprueba o desaprueba la administración del alcalde Abraham Eduardo Gattás Báez?”. Los resultados quedaron así: Aprueba, 60.2 por ciento; desaprueba, 31.3 por ciento.

La consultora hizo otros sondeos interesantes que revelan cómo anda el humor social en Tamaulipas. El presidente Andrés Manuel López Obrador obtuvo 68.5 por ciento de aprobación ciudadana en el estado; el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, solo 29.7 por ciento. No queremos ni imaginar si esa fuera la tendencia o el criterio de votación de los tamaulipecos el próximo 5 de junio. No lo será, ya que los electores siguen más bien a los candidatos, ni siquiera a los partidos.

El resultado de la encuesta demuestra que Lalo va de menos a más en el apoyo ciudadano. En enero, el alcalde victorense contaba con la aprobación del 49.6 por ciento de la gente, y hoy suma el 60.2 por ciento, casi al nivel de Chucho Nader Nasrrallah. A partir de febrero ha incrementado la calificación a 52.1, y en marzo, a 55.7 por ciento.

El alcalde de Ciudad Victoria puede estar satisfecho de esta respuesta o utilizarla como estímulo para emprender mejoras y proyectos por todo el municipio. Si bien no se trabaja por el aplauso o la popularidad, estas reacciones sirven de motivación para los servidores públicos; también, para reflexionar y autoevaluarse. Quien debería tomarlas así, para reflexionar, es Francisco García Cabeza de Vaca.

Se puede decir que, desde junio de 2021, en Ciudad Victoria no quieren al gobernador ni al PAN; así lo manifiestan los ciudadanos con su voto. Primero despreciaron a su prima, Pilar Gómez Leal, candidata perdedora en la elección pasada, superada por Lalo Gattás, y ahora desaprueban al mandatario por amplia mayoría. Las causas de este desafecto son sabidas de todo mundo: abandono de la ciudad, escasez de obra pública, estancamiento económico y bajo desarrollo.

Ciudad Victoria es ahora el escenario de un pleito entre Francisco García Cabeza de Vaca y Lalo Gattás Báez, pleito gratuito y sin mediar provocación de parte del victorense, como el que sucede ahora entre Rusia y Ucrania; solo deseamos que no se repliquen los mismos acontecimientos bélicos de allá. Pero el antagonismo agresivo, el deseo de dañar, la intención de someter y humillar, son las mismas de Putin y García Cabeza de Vaca.

En este caso, también, los planes del más poderoso están fracasando, y la facilidad con la que calculó ganar le ha fallado.

El reynosense, por medio del Fiscal Anticorrupción, ha apoyado una persecución judicial contra el alcalde de Ciudad Victoria, y se ha confirmado incluso que hay una orden de aprehensión. Nunca investigó ni exigió cuentas a los alcaldes de Acción Nacional, a pesar del evidente despilfarro de recursos públicos, como los ejercidos por Xicoténcatl González y la misma Pilar Gómez. Hubo presupuesto pero jamás invirtieron en infraestructura. Ahora, con solo seis meses en el cargo, quiere encarcelar a Lalo Gattás, de Morena, por supuesto peculado.

Le convendría a García Cabeza de Vaca leer correctamente la encuesta de aprobación municipal para no llevarse un chasco. Si empuja a los victorenses a decidir entre apoyarlo a él o a Lalo Gattás, necesitará demasiados agentes ministeriales para poder llegar hasta el alcalde y tomarlo prisionero.

Notas relacionadas

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba