Política

El Truco y los Missioneros Por Oscar Díaz Salazar

La designación como candidato del PAN al gobierno de Tamaulipas del oriundo, y dueño desde hace veinte años, de Xicoténcatl, Tamaulipas, César Augusto Verastegui Ostos, marca también el declive de la muy breve vida de la clase política de “Missioneros”, o nueve cinco seis (956), o reynosenses, que arribaron cinco años atrás al gobierno del Estado, con ambiciones desmedidas y sueños de trascender por muchos años, que para fortuna de los tamaulipecos, fueron sueños frustrados.

Con la excepción de dos o tres de los amigos del gobernador que le tienen afecto, pero no temor, y que se atreven a decir las cosas como son, aunque eso implique contradecir al señor (al señor Francisco N), la mayoría de los funcionarios le tienen miedo, lo esquivan, lo obedecen ciegamente, no se atreven a expresar libremente su opinión y por eso no fue difícil que el Truco Verastegui les comiera el mandado a los de Reynosa.

El único funcionario que si funcionaba del gobierno de Tamaulipas en la era vacuna, era el Truco Verastegui. El exalcalde de Xicotencatl fue colaborador de Francisco N, y antes fue aliado. El ex diputado federal Verastegui Ostos llegó al gobierno de la Vaca Salvatrucha con su propia trayectoria, con un currículum tan extenso como el del propio gobernador, con probada experiencia en las urnas, con él know how de la política local (chicharronera) y nacional (palaciega), con buenas relaciones en los mandos partidistas y con los factores regionales de poder.

Si alguien supo ejercer el poder en el gabinete vacuno, ese fue el Truco. Los funcionarios de Reynosa, algunos neófitos en el servicio público, y otros que no sabían, cuando llegaron, ni quisieron aprender, no eran capaces de realizar el menor trámite. Una beca, una multa, una constancia, el cambio de turno en una secundaria, el pase para ver un médico especialista y asuntos similares que en los tiempos del PRI los resolvía una líder de colonia, eran temas imposibles para Secretarios, Subsecretarios, Directores y Jefes de Departamento del gobierno panista.

Del power que tuvo y ejerció el Truco en estos años, dan cuenta el presupuesto millonario asignado a la oficina donde despachó, -la secretaria general de gobierno-, y también los centenares de recomendados que hoy laboran en el sector público, como maestros, prefectos, asistentes administrativos, técnicos en las Comapas, trabajadores del registro civil, médicos, enfermeras, afanadores etc. Muchos de los nuevos servidores públicos del gobierno estatal, en todos los municipios de Tamaulipas, son ahijados del Truco (padrino de chamba) y oriundos de Xico o El Mante.

Aún y cuando el PAN y sus aliados de ocasión logren mantener la gubernatura. La candidatura de César Verastegui Ostos representa el fracaso de Cabeza de Vaca como líder político, un “líder” que (afortunadamente) no va a trascender en los “cuadros” que no formó, en los actores políticos que no preparó.

Truco Verastegui fue compañero de viaje de Cabeza de Vaca. No nació a la política, ni al PAN, de la mano de Francisco N. Eso le conviene salir a gritarlo hoy que se ha echado a cuestas la muy ingrata y complicada tarea de pedir el voto a los tamaulipecos.

Notas relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba