Política

Carlos Cantú Rosas: Crónica de una persecución política.


Por Oscar Díaz Salazar.

La última ocasión que se vieron las caras, el gobernador Cabeza de Vaca y el ex presidente municipal de Nuevo Laredo, Carlos CantúRosas, fue en la visita de cortesía del neolaredense, para informar al tejano – reynosense, que declinaba la invitación a integrarse al gabinete como titular de la Secretaría del Trabajo.

La entrevista se llevó a cabo en la segunda semana de marzo de 2018, en el Palacio de Gobierno de Ciudad Victoria, en la tarde de un día laborable. A la cita con el titular del ejecutivo del estado, Cantú Rosas acudió acompañado del secretario general de gobierno, César “El Truco” Verastegui, que para esa fecha ya estaba enterado de la invitación que le habían hecho los dirigentes de Morena, a Carlos Cantú Rosas, para buscar, con estas siglas, regresar al despacho principal de la alcaldía de Nuevo Laredo

En ese último encuentro entre los dos políticos panistas, aún prevalecieron las cortesías. Pero al momento de estrecharse las manos en el saludo de despedida, Cabeza de Vaca le advirtió, a quien había sido el más serio competidor en la búsqueda de la candidatura panista al gobierno de Tamaulipas, que mientras él fuera gobernador, no sería candidato del PAN a nada, y menos de un partido político diferente al que pertenecían ambos en ese momento. Cantú Rosas, guardando la compostura, agregó: eso lo veremos.

Tan solo transcurrieron dos o tres días para que Cantú Rosas se diera cuenta de la seriedad de los comentarios de Francisco García, de las palabras, que le parecieron advertencias al escucharlas, que a los pocos días fueron amenazas y que con el tiempo se han convertido en acoso político, hostigamiento permanente y persecución.

La hostilidad de Cabeza de Vaca y de todo el aparato gubernamental, mediático, policiaco, judicial y administrativo a su disposición, se manifestó con una primera indicación para acusar de asesinato, -y encarcelar-, a un tío de Carlos Cantú Rosas. La detención arbitraria e injusta del familiar de Cantú Rosas, se lleva a cabo en vísperas de elegir los candidatos a cargos de elección popular que participarían en los comicios del 2018, precisamente en un tiempo en que se hizo pública la invitación de los lideres de MORENA para postularlo por la alcaldía de Nuevo Laredo.

Al constatar que el gobernador Cabeza de Vaca estaba cumpliendo su amenaza, sin importarle fabricar delitos y lastimar a terceras personas, privándolos de su libertad, y luego de recibir el mensaje de que su tio, Rodolfo Cantú, sería asesinado en la cárcel, si Cantú Rosas se registraba como candidato y participaba en una elección que las encuestas del momento señalaban como triunfador rotundo, Cantú Rosas decide posponer su participación política.

Con el tiempo la autoridad reconoció la inocencia del familiar del ex edil neolaredense y se conoció el montaje que los policías estatales realizaron para culpar al tio de Cantú Rosas. Habrá quien pueda pensar que al final se hizo justicia. Pero otros condenamos enérgicamente el uso faccioso de la policía, de las fiscalías y del poder judicial para abusar de las personas, personas que muy poco les importan, ante la lucha sucia, violenta e inescrupulosa para conservar el poder. Cabe agregar que el propósito mayor de evitar la intervención electoral de Cantú Rosas en esa elección, fue un objetivo alcanzado por García Cabeza de Vaca y que logró su cometido a costa de la libertad de seis personas, incluyendo el tio de Carlos Cantú, que permanecieron injustamente presos durante un año ocho meses y un día, siendo un largo periodo en el que lamentablemente una de estas personas perdió la vida.

En 2019 se dio el proceso de renovación del poder legislativo en Tamaulipas. En los días previos a los registros de los candidatos a diputado local, se vuelve a mencionar la posibilidad de que participe Cantú Rosas como abanderado de MORENA por uno de los distritos de Nuevo Laredo o por el principio de representación proporcional (plurinominal). Para inhibir la participación de Cantú Rosas en este proceso electoral, el gobierno del estado y sus ramificaciones – Fiscalía, Auditoría Superior del Estado, Poder Judicial, Unidad del inteligencia Financiera y Económica, Fiscalía Anticorrupción, etc- acusan al ex presidente Carlos Cantú Rosas por presuntos hechos delictivos que tienen que ver con la comprobación de recursos ejercidos por el gobierno municipal.

A pesar de que los procesos están plagados de irregularidades, -rasgo distintivo del gobierno panista de Cabeza de Vaca- el equipo de abogados de Cantú Rosas, quien también es abogado, ha demostrado la inocencia del carismático político que prefirió deslindarse del gobernador y rechazar un cargo de primer nivel, antes que ligarse a la suerte del reyezuelo sexenal.

En 2019, Cantú Rosas también opta por quedarse al margen. Más quien si acepta participar como candidata es la hermana de Carlos, la hoy diputada de Morena Carmen Lilia Cantú Rosas. A raíz de la participación política de Carmen Lilia, desde que se registra como candidata, durante la campaña y ya siendo diputada e integrante de un bloque opositor No alineado con el gobernador e incómodo para la mayoría panista, por todo esto es que tanto Carmen Lilia como su esposo han sido hostigados en el ejercicio de su profesión, en la prestación de servicios y en sus negocios, lícitos y valiosos para la sociedad.

En las semanas anteriores, el gobierno de Tamaulipas ejecutó una maniobra de “vacuna” y a la vez distracción y “control de daños” ante el anuncio de una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera del gobierno federal, que pondría al descubierto atracos multimillonarios al erario estatal, mediante el esquema conocido como el uso de empresas “factureras”. Esta maniobra del gobierno de Tamaulipas, de adelantarse al anuncio de la UIF culpando al gobierno anterior, se aprovechó también para acusar por tercera ocasión a Cantú Rosas por un mismo delito y/o por un mismo hecho, violando con esto un principio fundamental del derecho que señala “Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito”.

Este refrito del mismo asunto en el que Cantú Rosas fue declarado en dos ocasiones inocente, no es obra de la casualidad, está a punto de iniciar el año electoral, un ciclo que comienza con la instalación de los Consejos Electorales y concluye con la entrega de constancias de mayoría a los candidatos triunfadores de la elección del 2021, en la que habrán de renovarse el Congreso del Estado, la Cámara de Diputados ( federal ) y los 43 Ayuntamientos de Tamaulipas.

Cantú Rosas debe estar previendo que la persecución y el hostigamiento en su contra, antes que cesar o disminuir, se va a recrudecer. Así es el pronóstico, porque los candidatos del gobernador para Nuevo Laredo son personajes menores, porque la imagen del PAN y del propio Francisco García Cabeza de Vaca están a la baja, muy mermadas, muy deterioradas, muy dañadas por tanto abuso y escándalos de corrupción.

Carlos Cantú Rosas debe estar cansado de defenderse y de ser perseguido por la jauría mediática y burocrática al servicio de Cabeza de Vaca. Debe sentirse temeroso, y no porque hubiera cometido algún delito o incurrido en faltas. Su miedo viene de la conciencia de que su “enemigo” es un tipo sin entraña ni escrúpulos, un sujeto que no respeta la ley, que abusa de su cargo, que actúa como pandillero.

A pesar de haber demostrado su inocencia en un mismo asunto que han judicializado en tres diferentes carpetas de investigación, de estar amparado, de haber atendido todos los requerimientos de la autoridad, y de que el delito del que lo acusan no amerita cárcel preventiva para el desahogo de su proceso, Carlos Cantú Rosas no debe confiarse, pues le puede pasar lo mismo que la abogada Susana Prieto, detenida injustamente en Matamoros, sin haberle notificado previamente de su caso, sin haberla citado debidamente, e inventando una carencia de domicilio legal y una peligrosidad tal que justificara su encarcelamiento.

En teoría, Cantú Rosas puede andar tranquilamente en Nuevo Laredo, pero en la práctica y con los antecedentes que hoy conocemos del gobierno estatal, corre el riesgo de ser detenido y encarcelado, lo mismo alegando carencia de domicilio, – maniobra que ya adelantaron con una supuesta constancia de No contar con residencia en Nuevo Laredo, expedida por un funcionario del INE – o simplemente pueden sembrarle un arma o sustancias prohibidas.

El ex alcalde de Nuevo Laredo, Carlos Enrique CantúRosas Villarreal, un carismático político que procuran los dirigentes de MORENA y de la Cuarta Transformación, porque es garantía de triunfo, debe tener claro a estas alturas que su enemigo es grande, marrullero, rudo, vengativo y malo, muy malo, pero aun así, ha dado muestras que para Él si es válida la expresión que popularizó su adversario: Carlos Cantú Rosas ni se dobla ni se vende.

Esta historia no termina aquí, ni concluirá pronto. Los Cantú Rosas, Carmen Lilia y Carlos, superan por mucho la intención de voto de cualquier aspirante del PAN a la presidencia municipal de Nuevo Laredo. Por eso les temen, por eso los hostigan. La magnitud de la persecución, es a la medida del temor que les tienen.

Lo mejor de esta historia está por escribirse. Pronto tendremos más información.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar