Columnas

Acontecer Político | Mercados, ¿otra batalla?

RAÚL PAZOS DÁVILA

Los nuevos mercados municipales serán inaugurados esta tarde en una ceremonia que encabezarán el gobernador FRANCISCO GARCÍA CABEZA DE VACA y el alcalde JESÚS NADER NASRALLAH en lo que constituye la concreción de un anhelo largamente acariciado por los tampiqueños y que transformará radicalmente la fisonomía del primer cuadro de la ciudad. Pero, hay signos de que esto no es una historia terminada.

Los viejos centros de abasto fueron durante décadas el principal punto de compras de una región que comprende principalmente el sur de Tamaulipas, el norte de Veracruz y el oriente de San Luis Potosí. No había centros comerciales como los de hoy.

Allí se hicieron grandes fortunas a base de trabajo pero también se generaron vicios amparados por motivos políticos y de propósitos monopolistas. El acaparamiento y subarriendo de tramos y la omisión en el pago de cuotas de piso que produjo rezagos incuantificables, fueron factores para que muchos aprovechados se resistieran para que aquellos viejos galerones fueran demolidos.

Alcaldes pasaron y nunca lograron que los locatarios aceptaran la llegada de la modernidad. Ni la maestra MAGDALENA PERAZA GUERRA, con toda la popularidad de que en su tiempo gozaba, pudo convencer a los oferentes para el desalojo. Había muchos intereses de por medio.

Fue GUSTAVO TORRES SALINAS quien realizó la proeza de convencer y casi obligar a los oferentes a dar paso al cambio, improvisando para ello las viejas bodegas de los ferrocarriles para que funcionaran como mercados provisionales. Y allí han estado durante varios años, subsidiados en cuanto al pago de los servicios y sin tener que pagar cuotas. Y eso igualmente se convirtió para muchos comerciantes en una zona de confort.

Ahora ya están listos los nuevos y modernos edificios con todas las ventajas que ello entraña. Pero aún falta ocuparlos y como decían las abuelas, allí es donde la puerca podría torcer el rabo.

Se sabe que hay locatarios que no están conformes con la asignación de tramos y con la limitación de que no podrán hacerles a los mismos ninguna modificación para no afectar la garantía de los constructores. Sería como si usted compra un aparato electrónico y, si le falla, lo lleva a reparar al algún lugar no autorizado por el fabricante.

Además y resulta lógico, el costo de las concesiones será mayor porque se tiene que amortizar la inversión, derivada de créditos bancarios de puntual cumplimiento.

Se dice que pronto se iniciarán las pláticas para la ocupación gradual de los locales. Y nada raro sería que en este proceso haya jaloneos por parte de quienes se resisten a aceptar las nuevas condiciones. Y allí también podría insertarse el factor político que nunca falta.

Nadie puede poner en duda que los flamantes mercados municipales serán un icono en la céntrica estructura urbana. Todos los tampiqueños estamos orgullosos de la obra y todos ansiamos recorrer sus pasillos para hacer compras con una comodidad casi olvidada.

Pero así como pasaron muchos años para poder sacar a los locatarios de los viejos cascarones, es de esperarse que por intereses particulares, no pasen muchos años para volver a meterlos en la nueva construcción. Habrá que estar pendientes. Por lo pronto, hoy será un día de fiesta.

¿DOS CHAVOS CON FUTURO?

En los últimos días, en espacios periodísticos y en pláticas de café, se habla de dos jóvenes que podrían pasar a ser parte de las reservas emergentes del Partido Acción Nacional en Tampico y Ciudad Madero, para lo cual ya se les está proyectando.

Uno es RENÉ SENTÍES, director de Bienestar Social y Deportes en el Ayuntamiento porteño y a quien se le considera uno de los funcionarios más influyentes dentro del organigrama municipal. Se dice que hay algo en su futuro.

En el vecino municipio se ha empezado a “balconear” a otro chavo, CARLOS FERNÁNDEZ ALTAMIRANO, director estatal del Deporte, de quien también se habla como un prospecto para una candidatura. Habrá que seguirles la pista.

LOZOYA AUSTIN, OTRO HILO DE LA MADEJA

La detención en España del exdirector de Petróleos Mexicanos, EMILIO LOZOYA AUSTIN, acusado de recibir sobornos de una constructora brasileña, de participar en la compra de empresas quebradas y de lavado de dinero, parece ser otro hilo de la madeja que sirvió para tejer un gran emporio de corrupción durante el sexenio de ENRIQUE PEÑA NIETO.

Desde que participaba en el comité de financiamiento de la campaña presidencial del hombre del copete, medios de comunicación documentaron que LOZOYA recibió de la compañía Odebrecht diez millones de dólares para las labores proselitistas a cambio de contratos cuando se instalara el nuevo régimen priista.

Al saberse perseguido por la justicia en el nuevo gobierno, el exfuncionario huyó del país. Se decía que estaba en Rusia, protegido por mafiosos locales a cambio de jugosos pagos. Pero finalmente se le localizó en España, donde habría comprado una mansión en más de un millón de dólares.

Ahora la justicia ibérica espera la solicitud de extradición del Gobierno mexicano para que sea juzgado aquí.

Este caso, indudablemente, le dará a ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR la oportunidad de preguntar a sus opositores: ¿Y dónde estaban ustedes cuando estas trapacerías tenían lugar? Nuevamente les moverá el capote de un lado a otro y de seguro lo seguirán.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar