Columnas

Caballo de Troya

De enemigos y traidores está llena la actual administración federal que preside Andrés Manuel López Obrador…

Y todos los días, o casi todos, saltan a la luz pública actos de deshonestidad o de faltas de probidad, como el que representa la renuncia del ahora exministro de la Corte Suprema de Justicia Eduardo Medina Mora y el escamoteo del pago de apoyos a dos poblados pobres del estado de Oaxaca.

En cuanto al controvertido, como escandaloso asunto de Medina Mora, este funcionario es herencia de administraciones anteriores y se le asocia con una serie de actos de corrupción financiera, de acuerdo a denuncia de la Unidad de Inteligencia del ramo de la Secretaría de Hacienda, donde se investigan una serie de cuantiosos depósitos en bancos de Inglaterra y Estados Unidos, en cuentas del alto funcionario de la SCJN, presumiblemente dinero proveniente de “lavados” y contubernios con criminales y políticos deshonestos.

Es decir, de acuerdo a la deshonesta conducta de Medina Mora, el haber sido nombrado Ministro de la Corte es como si la Iglesia se le hubiera entregado a Martín Lutero, o el rebaño de ovejas al lobo, porque nadie que esté manchado de delitos puede ser digno de confianza en la impartición de la justicia.

Y el otro caso conocido esta semana, fue el hecho de que alguien, al parecer uno de esos burócratas de tercera, quizá resentido por su orfandad política, simplemente no firmó los cheques de salida del dinero de la Secretaría de Hacienda, que el Presidente López Obrador había autorizado desde hace tres meses se le entregaran a dos pueblos pobres de Oaxaca.

Cuando los habitantes de los dos pueblos indígenas el pasado sábado le reclamaron a AMLO que no habían recibido los apoyos anunciados, no lo podía creer, hasta que ahí mismo, en la reunión pública donde se encontraba, recibió la explicación de que faltaba la firma de “alguien”.

Luego, el Jefe del Ejecutivo Federal dijo: “Cuando digo que los anteriores nos dejaron a un elefante reumático, gordo y mañoso, a eso me refiero, a la apática actitud de muchos que son funcionarios o empleados del Gobierno que no nos ayudan a echar a andar al pesado paquidermo”.

Enemigos y traidores hay muchos dentro de la administración lopezobradorista, lo bueno que ya se están descubriendo por sí mismos y están tomando el camino de la huida, aunque dejan el cargo, pero se llevan la vergüenza.

ADRIáN Y EL BUEN MANEJO POLíTICO

El alcalde de Ciudad Madero, Adrián Oseguera Kernion, ha demostrado en el tiempo que tiene al frente de la administración municipal, un fino talento para combinar la política de altura, con el trabajo que requiere el desarrollo de la ciudad.

De las obras realizadas ya hemos reseñado el buen desempeño de Oseguera Kernion y la semana pasado, el alcalde demostró su habilidad para el manejo de la política de su partido a niveles nacionales, con la visita de la destacada activista Bertha Luján, que busca la dirigencia nacional.

Adrián Oseguera reunió a lo más destacado de MORENA de Tamaulipas, entre ellos los diputados de ese partido, para tener un intercambio de ideas con Bertha Luján y plantear los proyectos del futuro político.

Buena reunión, buen manejo político de Adrián Oseguera que cada día se consolida como un excelente líder morenista.

P.D.- Como el Caballo de Troya, por dentro están los enemigos, enviados por los de afuera.

e-mail: armando_juarezbecerra@hotmail.com

Notas relacionadas

Deja un comentario

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar