Seguridad

‘No me busques mamá, ya estoy muerto’

CIUDAD JUÁREZ, Chihuahua.-“No me busques mamá, ya estoy muerto”, fue el mensaje de texto que recibió la madre de Alan Eduardo Cárdenas Torres, quien desapareció el 30 de Julio de 2017 en Chihuahua.

Linda Torres rápidamente contestó el mensaje: ¿Eres tú, hijo?, pero jamás tuvo respuesta.

Al momento de desaparecer en Nombre de Dios, Chihuahua, el muchacho tenía 25 años.

La familia no cesó su búsqueda e interpuso una denuncia ante la Fiscalía General de Estado, pero acusaron que no recibieron la ayuda necesaria.

Ante esto, Linda Torres pidió ayuda a la agrupación “Justicia para Nuestras Hijas”, quienes la apoyaron para que la Fiscalía se movilizara en la búsqueda de Alan.

Su desaparición trastocó a toda la familia.

“Anoche estaba pensando en ti, si estabas durmiendo bien, comiendo bien… no podía dejar de llorar, esta angustia crece día con día. Le pedí a mi padre Dios que me dejara volver a verte sólo una vez más. No sé si estas vivo, y sufriste mucho, y si te hicieron algo o cosas muy feas ese es mi dolor el no saber si estas bien”, escribió en julio su hermana.

Tiempo después unos restos fueron localizados en la zona de la sierra de Nombre de Dios y a espaldas del área de esparcimiento conocido como Las Conchitas.

Pruebas de ADN confirmaron que eran los del joven, sin embargo, la familia aún tiene sus dudas. Dijeron que ellos habían buscado su cuerpo en esa misma área pero nunca encontraron nada.

Nosotros pasamos por ahí cuando lo buscamos, y no los vimos. Cuando la Fiscalía acudió por primera vez, enseguida los localizaron”, dijo Linda.

Su cuerpo fue entregado el 18 de marzo de este año para darle sepultura. Habían trascurrido 20 meses desde su desaparición.

A pesar de todas las dudas de la familia sobre el cuerpo, en la tumba suenan las palabras que Linda Torres escribió para recordar la fecha de la desaparición de Alan:

“Miro al cielo deseando poder verte, pero no alcanzo a ver nada más que las estrellas.
Pero al cerrar los ojos recuerdo todos los momentos que viví contigo y esa hermosa sonrisa resplandeciente que nunca olvidaré.

Con una pequeña sonrisa y una lágrima mirando al cielo doy gracias por ese amor, por ese cariño que me diste, siempre te extrañaré pues siempre me harás mucha falta, pero quiero pensar que donde quiera que estés ahora estás bien, quiero estar tranquila de que estás con las personas que te aman como Yo a Ti, jamás me olvidaré de ti siempre estarás en mi mente y en mi corazón, solo aun no me resigno, no se me quita esta idea de que me has dejado muy pronto, aun me cuesta aceptar… cuesta mucho seguir con un dolor y una tristeza tremenda y es que nos faltó mucho por vivir, por hacer cosas juntos. Solo deseo y anhelo de todo corazón que en donde estés tengas paz y tranquilidad y que estés feliz al lado de las personas que se nos han adelantado al igual que tú.
Siempre te amé y por siempre lo haré.

No perderé la esperanza sé que esto no es el final, seguiré adelante en este camino por la familia y por ti, seguiré viviendo, me quedan tus recuerdos y tu amor me guiará no sé cuánto tiempo, pero sí sé que algún día te alcanzaré en tu cielo para estar juntos siempre por toda la eternidad. Hasta pronto y hasta siempre solo espérame algún día te alcanzaré y te abrazaré como nunca y te diré cuanto te extraño”.

Fuente: El Imparcial

Etiquetas

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar