MantePrincipalZona Centro Tamaulipas

Hijo de Mantenses irrumpe en el Plano Científico

  • Rafael Guillermo González Acuña, resuelve problemas de la aberracion esferica en lentes P
  • Pertenece a familia ampliamente conocida en esta ciudad

Por Mauro Moreno Campos

El Mante Tamaulipas, está en los planos internacionales, luego que un hijo de conocidos mantenses, logró desentrañar los misterios físicos de la aberración óptica en los lentes que impedían focalizar al 100% los objetos a través de ellos.

Rafael Guillermo González Acuña, es hijo de Rogelio González Cantú, que a su vez fue hijo de Don Rolando González Rodríguez casado con doña Angeles Cantú, quienes tuvieron 5, Blanca la mayor, Rolando, Carlos, que era marino mercante, Rogelio el papa de Rafael Guillermo González Acuña y Guillermo que también es marino mercante, familia muy distinguida,  habitante de la esquina de Ocampo y Canales.

Rolando González Rodríguez,  por años tuvo un negocio de chatarra en Canales esquina con Monterrey,  formó a sus hijos con férrea disciplina, Rogelio González Cantú, a su vez tuvo 3 hijos,  Rafael Guillermo, Rogelio y uno más conocido como Russo.

Ampliamente conocido en el barrio de la Canales a Rafael Guillermo se le vio el pasado diciembre de 2018 cuando acudió a los servicios funerarios de uno de sus familiares.

La reseñas en torno a su descubrimiento las citamos en algunos fragmentos tomados de revistas y publicaciones que dan fe de su hazaña.

“Un problema que Newton no pudo resolver en su momento fue resuelto por este mexicano

“Me acuerdo que una mañana me estaba preparando un pan con Nutella, y de repente dije: ¡madres! ¡está ahí! “.

Así narra el mexicano Rafael González el momento justo en que descubrió la solución a un problema físico óptico con siglos sin resolverse.

El propio Isaac Newton no lo pudo resolver en su momento y aunque ya se habían encontrado aproximaciones, nadie había encontrado la respuesta completa.

Se trata de la solución a la aberración esférica en lentes ópticos, con la que ahora muchas industrias (telescopios, cámaras, etc.) podrán reducir grandes costos.

Aberracion esférica

Esa mañana, luego de meses y meses de intentar solucionar la ecuación que planteaba el problema, Rafael supo que ya lo tenía.

“Subí a mi cuarto, me puse a programar, vi que salió y me puse a brincar de emoción”, narra a CONECTA.

Lentes esféricos

Alejandro Chaparro, egresado de la UNAM, había invitado a Rafael a solucionar el problema; él llevaba ya 3 años buscando resolverlo.

Ambos se conocieron en la maestría en el Centro de Investigaciones de Óptica.

“Sabía que era un problema mítico. Ahí conocí a Alejandro; me insistía y me invitaba a que resolviéramos el problema. Yo le decía que era un pantano y no iba a poder”, afirma Rafael.

UN PROBLEMA MILENARIO

El primero en fundamentar el problema fue el matemático griego Diocles, hace más de 2 mil años.

Después, durante siglos, científicos como Newton o Leibniz habían intentado resolver el reto: hacer que la visión de objetos a través de lentes esféricos no perdiera nitidez.

Newton inventó un telescopio que solucionaba la llamada aberración cromática (que impide enfocar los colores en un solo punto), pero no la aberración esférica.

En el siglo pasado, en 1949, dos científicos plantearon el dilema en un artículo formal. A partir de allí, se conocería como el problema de Wasserman – Wolf.

Nadie había podido resolverlo plenamente.

Newton o Leibniz habían intentado resolver el reto: hacer que la visión de objetos a través de lentes esféricos no perdiera nitidez.

LA SOLUCIÓN Y RECONOCIMIENTO MUNDIAL

Una solución que había para el problema era la conjunción de dos lentes llamadas no esféricas sino asféricas (solo esféricas en parte de su superficie).

Sin embargo, hasta ahora, la calibración de estos lentes dependía de un cálculo no del todo preciso.

“(En contraste) la solución analítica (hallada por ellos) es exacta; al utilizar la ecuación tendrás el resultado preciso sin importar que cambien las variables”, explica.

EL IMPACTO DE LA FÓRMULA

Julio César Gutiérrez, profesor del Tec que asesora a Rafael en el doctorado, consideró que el haber resuelto el problema podrá implicar mejoras en el desarrollo de lentes.

“El diseño óptico tiene aplicaciones tecnológicas que involucran sistemas ópticos. Entonces los resultados tienen relevancia no solo teóricamente sino en otras aplicaciones

EL APOYO DEL TEC

Con 28 años de edad, 6 artículos publicados en revistas científicas -4 de ellos sobre este tema- y 3 más en revisión, Rafael destacó el apoyo que recibió del Tec.

Celebró los recursos de la institución, tales como el apoyo con una licencia del software Mathematica, que usó para realizar las ecuaciones y simulaciones del problema.

“Sin embargo, el mayor apoyo que tuve del Tec fue sin duda la confianza de mi asesor, que te impulsa a proponer algo y partírtela, aunque te quedes trabado”, afirmó.

Y él da testimonio de eso, al poder descansar, tras haber podido resolver este milenario problema.

“Ya llevaba muchos meses obsesionado”, dice Rafael riendo. Pero ya puede decir: problema resuelto.

Créditos revista CONECTA

Etiquetas

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar