Opinión con sentidoPolíticaPrincipal

Ciudadanos reprueban a todos los partidos, lastimoso resultado electoral

Por: Mauricio Fernández Dìaz

Los resultados de la jornada electoral en Tamaulipas arrojan un resultado global que retrata a partidos sin poder de convocatoria, candidatos que no convencen e instituciones disfuncionales que a pesar de los enormes recursos que reciben no cumplen cabalmente con su cometido.

El abstencionismo fue brutal.

El 33.1 (3 de cada 10 ciudadanos inscritos en el padrón electoral) se distribuyeron entre los 7 partidos registrados, en tanto que los candidatos triunfadores llegaran al Congreso del Estado representando en el mejor de los casos a 3.6 de cada 10 votantes (Distrito de Xicotencatl) y en el peor, a solamente 1 de cada 10 (Matamoros).

Esto, tomando en cuenta que cada Distrito debe tener mínimo 100 mil ciudadanos registrados en el padrón electoral para poder ser tomado en cuenta como tal.

Es escalofriante que un llamado representante popular sea elegido por 1 de cada 10 electores. Llega asi a la Camara de diputados sin un verdadero respaldo popular, sin sentirse obligado a rendir cuentas a los habitantes de su distrito o bien, sin que los mismos puedan moralmente exigirle cuentas ya que dejaron de ejercer el derecho que les correspondía dejando que otros decidieran por ellos.

Así, los futuros congresistas se sienten mas comprometidos con su partido, con el Gobernador que los apoyo que con la ciudadanía que con su apatía demostró hartazgo hacia un sistema electoral en el que las ofertas no les resultaron atractivas y por ende prefirieron el fácil camino de ignorarlos antes que legitimarlos con su voto.

Llegan al Congreso con un paupérrima legitimación ciudadana, pero se yerguen como “representantes populares” ¿En verdad lo son?. De derecho si, de hecho, no.

Vencieron, pero no…absolutamente no convencieron con sus propuestas (quienes las traían), con su “carisma” popularidad o prestigio.

Llegaron porque se puso en práctica la maquinaria electoral que cada partido tiene y utiliza en estas épocas; Estarán ahí debido a que los operadores que utilizaron pagándoles muy buenos sueldos supieron plantear una estrategia que el dia D les dio un resultado positivo, por magro y raquítico que este fuera.

Si bien los cuadros dirigentes del panismo deben estar contentos con el triunfo, dudo mucho que estén felices. Saben que fue un triunfo pírrico, prendido de alfileres y que para cantar realmente victoria la votación debió haber sido directamente proporcional al dinero invertido, tomando en cuenta que son Gobierno en Tamaulipas y que 31 de los 43 municipios estan en manos de presidentes panistas.

Mas alla del triunfo o fracaso de partidos y candidatos, es urgente que nuestros legisladores federales propongan e impulsen la segunda vuelta electoral para que nadie pueda llamarse electo por el pueblo si no tiene al menos el 50 por ciento de la aprobación de los ciudadanos en edad de votar.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar