EstadoTamaulipasZona Centro Tamaulipas

VICTORIA, LA CIUDAD DE DESESPERANZA

POR: GASTÓN ESPINOSA GLZ.

De ser una ciudad esperanzadora, con un crecimiento importante en los últimos años, la capital del estado luce demacrada, sin ánimo de nada. La confianza se la han robado políticos como el alcalde panista, Xicoténcatl González Uresti, a quien le bastó unos pasos de zumba, un caballo y unos guantes de box, para asumir la presidencia municipal.

El carisma se le cayó de inmediato cuando empezó a privilegiar la ocurrencia a las ideas. En apenas cuatro meses el divorcio entre pueblo y gobierno es evidente; las protestas brotan como los baches en las calles, y la paciencia ciudadana se esfuma como las gotas de agua en las llaves.

Ciudad Victoria no es la misma de hace años.

Ha dejado de ser prometedora, para convertirse en deslucida, conflictiva, arruinada.

El actual gobierno de Xicoténcatl González Uresti enfrenta reclamos en los pasillos de la presidencia municipal, en las oficinas municipales, y en cada colonia de la ciudad, en donde son evidentes los problemas como la falta de agua, malos servicios públicos, baches, inseguridad, etc.

Creo que a los victorenses se los llevaron al baile.

Ahora bien, dicen que la venganza es dulce y es claro que en la elección de junio van a salir a cobrarse algunas facturas. Morena tiene en el gobierno de Xico un banco importante de reclamos e incompetencia para salir a la calle en busca del voto popular.

Por otro lado, el alcalde tiene confrontados a los empleados municipales al darle legalidad al sindicato independiente y dejar varado al gremio que dirige José de la Luz Rodríguez. Lo que no sabe el alcalde es que al darle certeza jurídica a otro grupo, los problemas llaman a la puerta.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar