Columnas

JUAN LICEAGA, CON NEGRA FAMA Y QUIERE SER DIPUTADO POR EL PAN

Por Gastón Espinosa Glz

Juan Enrique Liceaga, tiene fama de bravucón y su nombre ha estado ligado a denuncias por amenazas y compra de votos. Hasta en la PGR su nombre se ha ventilado.

Notas periodísticas del 2016 dan cuenta de una denuncia que interpusiera la excandidata independiente a la presidencia municipal de Ocampo, Nancy Gutiérrez, en contra de Juan Enrique Liceaga, a quien responsabilizara de cualquier cosa que le pasara a ella o su familia.

Un medio digital relata aquel suceso en el que se vio involucrado el entonces alcalde priista de Ocampo: “Nancy Gutiérrez Rodríguez nació y creció en Ocampo; es hija de un conocido lugareño y en las pasadas elecciones compitió como candidata independiente a la presidencia municipal de Ocampo.

Nancy no desperdició ocasión para exhibir las corruptelas, desvíos de fondos y malos manejos que ha realizado el alcalde priista Juan Enrique Liceaga, quien en represalia envío primero a su esposa para intimidarla y despojarla de un jeep, al ver que la ex candidata independiente no se amedrentaba, puso al teléfono a un conocido delincuente quien le exigió los documentos del jeep a la esposa del alcalde, advirtiéndole que de no hacerlo le iría mal”.

Por si fuera poco, el entonces priista enfrentó una demanda penal interpuesta por Estrella Alejandra Badillo Camacho, quien lo acusaba ante el Ministerio Público por la compra de votos (32/2016). La acusación no próspera ante la visible protección de la fiscal de Ocampo, por ende, la denuncia se presentó ante la FEPADE, en la capital del país.

Hay que recordar que Juan Enrique Liceaga dejó al PRI tras no lograr que su partido le diera la candidatura a la alcaldía a su esposa, Florinda Martínez. En las elecciones del 2018, el expriista apareció del brazo de los candidatos del Partido Acción Nacional. Ahora su nombre aparece en un listado de posibles prospectos para la diputación local por el distrito XVI, con cabecera en Xicoténcatl.

El hecho ha sido tomado más con molestia que con sorpresa al tratarse de un priista que arrastra sendos señalamientos por su actuar como gobernante: caprichoso, ambicioso, terco, misógino; son algunos términos que se utilizan para describir al político “panista” que ya ha empezado a celebrar reuniones con algunos de sus simpatizantes.

Por eso el panismo se preguntó con insistencia: “¿Es una broma?”. Y es que saben que la elección que viene no está para la ocurrencia o el capricho, por ende, si Liceaga va como candidato es casi seguro que pierdan.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar