EstadoZona Centro Tamaulipas

ESCASEZ DE AGUA TRASTORNA LA VIDA DE 30 MIL FAMILIAS

Habitantes de decenas de colonias han modificado sus rutinas de vida, con desveladas o desmañanadas, con corretizas a las pipas o con largas caminatas para conseguir agua, con testimonios comparten su Vía Crucis.

 RAÚL LÓPEZ GARCÍA
CIUDAD VICTORIA, TAMAULIPAS.- Diariamente, Caro se levanta a las 4 de la mañana para llenar un tanque con agua, bañarse y preparar sus útiles.Desde hace meses realiza esta agotadora rutina, porque en su colonia, sólo tiene 4 horas de suministro de agua.Las desmañanadas, o desveladas y, la angustia de no saber si habrá o no, agua ese día, lo comparten 30 mil familias de Victoria que están sufriendo las consecuencia, por la peor sequía en los últimos 10 años.

Habitantes de las colonias La Estrella, Vamos Tamaulipas en sus cinco etapas, Cañón de la Peregrina, América de Juárez y el Mirador, son algunas de las 30 colonias más afectadas por la falta de agua, hecho que ha trastornado la vida de familias en esos sectores.

La mayoría se localizan en el sector poniente, en las faldas de la sierra, donde almacenan agua en todo recipiente que tengan a la mano; tanques, tinacos, cubetas, albercas, tinas, garrafones, todo es bueno, para juntar la mayor cantidad de agua posible, porque no saben cuántas horas van a estar sin agua.

“En la América de Juárez tenemos agua desde la una de la mañana hasta las siete de la mañana” platica un joven quien cursa el segundo año de secundaria.

Abre la llave en su escuela y muestra cómo a las 10 de la mañana, no salía ni una gota.

En esta colonia se ubican una Secundaria, un kinder y un Centro de Salud, que tienen que ingeniárselas para almacenar agua para atender las necesidades de los estudiantes, en horario de clases.

Afortunadamente, tanto el kinder, como la secundaria tienen tinacos para los servicios sanitarios, que se llenan por la madrugada, pero lamentablemente no es suficiente, porque el agua se termina a mitad de la mañana y utilizan tanques con líquido, que no es recomendable para tomar.

“Por la madrugada llenamos dos tanques, los cuales son utilizados para lavar manos y realizar el aseo”, platicó una docente.

Lo crítico, es que más de 300 alumnos de la institución, no cuentan con agua potable para tomar todo el día.

Una contingencia similar, viven habitantes de la colonia América de Juárez y la Vamos Tamaulipas, donde se localizan una primaria y una secundaria, donde los maestros tienen que lidiar con la sed de cientos de alumnos y docentes, además, los sanitarios tienen que estar limpios.

El cruzar una calle, puede ser la diferencia, platica María Aguilar, quien vive desde hace 10 años en la Vamos Tamaulipas, no hay agua y la pipa que envía la COMAPA, es ‘secuestrada’ y se agota antes de llegar a su domicilio.

“Aquí mandan pipas con agua, pero cuando llegan a mi cuadra llegan vacías y las otras pipas, llenan un tambo por cien pesos,” platica la vecina, quien asegura que su hermana que vive a dos cuadras; tiene suministro de agua por unas horas”.

“Mi hermana vive a la vuelta y a ella si le llega, como de cinco de la mañana a siete” por ello diariamente va a la casa de su hermana para tomar un poco del agua, que su familias almacena.

Con un botellón al “lomo” Pablo, recorre calles de terracería en la colonia Cañón de la Peregrina, para comprar agua que le dura un día.

Es un cuento de no acabar, ir y venir a la sucursal y, eso me representa, un gasto de 80 pesos por semana.

En esta colonia, todas las casas cuentan con un tanque o tinaco, que ubican a las entradas, listos para recibir a las pipas.

Los pocos afortunados, esperan con optimismo que salga agua de las llaves, ‘tarda pero llega aunque sea poquita’, comparte uno de los vecinos.

“Dejamos abierta la llave y el recipiente abajo, como quiera llega muy poquita y no se alcanza a llenar”, dijo Erica García, quien tiene que realizar esta operación, porque no alcanza las pipas, por encontrarse en su trabajo, cuando vienen.

Hacia el centro de la Unidad Habitacional Fidel Velázquez e Infonavit Adelitas, la situación no es tan grave, pero desde hace dos meses ha bajado la presión “sale muy poca agua, por lo cual, los vecinos tienen que bañarse, pegados a la pared.”

Para colmo y, en contraste con la escasez de agua que sufren en este sector, desde hace 3 meses se registra una gran fuga de agua potable, que forma un riachuelo que nace en el C3 y desemboca en el canal, a espaldas de Sams Club.

Se ha reportado decenas de veces, pero nadie ha acudido a arreglarla, se quejan.

EXPRESO

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar