MEADE Y LAS ENCUESTAS

Comparte esta noticia:
  • 12
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    12
    Shares

Resultados de México Elige

En las encuestas presentadas por México Elige-SDP Noticias, al 29 de abril, Andrés Manuel sigue imbatible con un 41.4% de la intención del voto.

Si bien bajó medio punto con respecto a la medición anterior, de seguir las tendencias como van, al ritmo que unos bajan y otros suben, no hay forma de arrebatarle el primer puesto. A menos, claro, que sus no voceros, pero sí equiperos, sigan haciéndole la guerra sucia, abriendo la boca y con ello metiendo la pata.

Ahora bien, lo interesante de esta medición es que, en realidad, no reflejó 15 días de campañas. Midió —aunque no lo diga explícitamente así— el episodio del debate.

Es por ello que Margarita presenta una caída de casi cinco puntos porcentuales, mientras que El Bronco sube a 3.2% y Anaya se embolsa los cinco puntos que Margarita perdió.

Meade, acusa una ligera caída, de medio punto, que marca su actuación en el debate. Buenas propuestas con una presentación “X”.

Anaya, festeja

Aunque tiene realmente poco que festinar. Si todas las encuestas son una fotografía en el tiempo, las que tengamos de estos pasados días, serán de un instante llamado “primer debate presidencial”.

Así, Anaya sigue estando a años luz de AMLO y, por lo mismo, no puede festejar nada. Tampoco puede ni debe confiarse de estar ligeramente arriba que Meade, pues seguramente esto será meramente momentáneo. No olvidemos que los efectos de los debates son, por mucho, los más efímeros.

Si Ricardo Anaya echa las campanas al vuelo por un debate, bien podría estar firmando su retorno al tercer sitio. Por lo mismo, bien le valdría recordar que del plato a la boca, se cae la sopa, y más para alguien que le gusta hablar…

¿Margarita y El Bronco?

Quedó demostrado que Margarita no sabe hablar y que a la menor insinuación de la labor de su marido cómo ex presidente, ella sigue defendiéndole.

Aunque lo niegue, ella sabe que Calderón le quita oxígeno a su campaña, de allí que ni siquiera quiso llevarlo de acompañante al debate. Su nerviosismo, sus enredos, le hicieron perder puntos que se llevó la labia de Anaya.

Por su parte, El Bronco hizo propuestas locas, broncas y fanáticas. Tal vez arrancaron alguna risotada, pero la percepción de la gente en general, lo ubica como el payaso del debate. Si bien eso le significó crecer medio punto que le arrebató no a otro contendiente, sino a JAMK…

OJO, Meade no se desploma

Bajó medio punto por su actuación en el debate, pero no se descalabró. Ello es sugerente, pues queda de manifiesto que demostró que tiene buenas propuestas, pero que no sabe comunicarlas ni conectar. Como persona. Pero eso no se tradujo en lo que muchos pensaron era su debacle; sencillamente no lo es.

Meade se mantiene y, si cuida sus participaciones, particularmente en ciertos estados de la República, consolidará un sólido segundo lugar a nivel nacional.

Ni duda cabe: la marca “PRI” pesa y pesa mucho, lo que le resta gran número de puntos. El mismo AMLO mencionó que no le gustaría estar en sus zapatos. Por ello, urge que Meade marque distancia de gobierno y partido de una vez por todas.

¿Este arroz ya se coció?

Eso dijo ayer Andrés Manuel y, de paso, sugirió irónicamente que Meade no declinara. Pero recordemos, como diría igualmente el propio tabasqueño, este juego no se acaba hasta que se acaba. Y si bien se ve imposible que AMLO pierda su ventaja, es muy probable, en cambio, que Meade en la siguiente encuesta (y las subsiguientes) desbanque de mucho al ex niño maravilla.

¿Cómo? En razón de que mucha gente ve que Ricardo es corrupto, en que también es soberbio, en que lo siguen “cachando” en cosas chuecas como fue la contratación de Massive Caller dos días antes del debate. Sí, esa misma empresa que dice que Anaya está súper cerquita de AMLO (pero no).

Bandera a cuadros

Se viene el segundo mes de campaña y en los primeros quince días llenos de festejos (30 de abril, día del niño; 1 de mayo, día del trabajo; 10, día de las madres; y 15 del maestro) y los candidatos podrán festejar a los celebrantes, pero deberán fortalecer o cambiar su estrategia.

Más allá de los festejos, probablemente veremos qué tan real y cuánto se separa Meade de Anaya. El primero deberá demostrar que el 2° lugar es de él y meter mucha distancia con Ricardo.

Después de ello vendrá el 2° debate, donde más allá del buen polemista que es Anaya, versará en torno a temas que domina.

Para ambos candidatos, el tener el segundo lugar es aceptar que de lo perdido, lo encontrado. Dicha posición, en un juego donde sólo hay un ganador, es por la honra. Valor que Meade estima mucho, mientras Anaya no sabe lo que ello significa.

Meade no compra encuestas públicas para influir en la tendencia de voto, como sí lo hacen otros candidatos. Ojalá siga así; si se enfoca en otros puntos de su estrategia, no lo necesitará.