La Reforma Energética les falló, y Pemex ha sumado desgracias a Tabasco, Tamaulipas y Veracru

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Llama la atención que los primeros lugares de incidencia en secuestro a nivel nacional los ocupan Veracruz, Tabasco y Tamaulipas, que están ubicadas en la franja costera del Golfo de México, donde operan los cárteles del Golfo, el Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas.

Una ciudad con arraigo petrolero que es ejemplo del incremento de las muertes en los últimos 24 meses es Coatzacoalcos: 102 muertos registrados por el SESNSP en el reporte multicitado, más del 60 por ciento son víctimas de arma de fuego.

Por Ignacio Carvajal

Veracruz/Ciudad de México, 25 de diciembre (BlogExpediente/SinEmbargo).- Tabasco, Tamaulipas y Veracruz tienen algo en común: están asentadas en la franja costera del Golfo de México, donde operan cárteles como el del Golfo, el Jalisco Nueva Generación (CJNG) y Los Zetas.

De acuerdo con el último informe del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), Veracruz, Tabasco y Tamaulipas se ubican entre los primeros lugares en secuestros.

De enero a noviembre de este año, Veracruz pasó del primer al segundo lugar en secuestros, sin embargo, empató en el mismo delito con el Estado de México, que, con el doble de población, es mucho más conflictivo y a la vez cuenta con más recursos para el combate al secuestro. Ambas entidades registran 180 casos de secuestro.

En el despliegue de la nueva metodología para contar los delitos por parte del SESNSP,  el primer lugar en secuestros lo ocupa Tamaulipas, con 183 casos. En el cuarto sitio se encuentra el vecino estado de Tabasco, con 79 casos de secuestros en el mismo periodo.

Llama la atención que los primeros lugares en la lista de este delito a nivel nacional los ocupan Veracruz, Tabasco y Tamaulipas, que están ubicadas en la franja costera del Golfo de México.

Estas tres entidades tienen en común ser asiento de actividades petroleras y de extracción por parte de las nuevas empresas extranjeras que arribaron con la Reforma Energética.

Dentro de las primeras rondas aportadas por la Secretaría de Energía y la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Tabasco, Veracruz y Tamaulipas cuentan con áreas subastadas y entregadas a capitales extranjeros que las explotarán en aguas someras como en pozos terrestres.

RIQUEZA Y MUERTE

Por si fuera poco, en Tamaulipas radica la codiciada cuenca de Burgos, una inmensa reserva de gas de lutitas; en Veracruz, hace menos de un mes, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que se localizó el pozo terrestre más grande entre Cosamaloapan y Tierra Blanca, municipios que en el pasado inmediato han sido escenario de las peores violaciones a los derechos humanos, como las fosas de Tres Valles y el caso de los cinco chicos desaparecidos en Tierra Blanca; en Tabasco, la empresa Sierra Oil & Gas, anunció en septiembre pasado el hallazgo de un yacimiento entre mil 400 y dos mil millones de barriles en el mar.

Las mismas, además, tienen las redes más amplias de ductos de Pemex, que son el blanco más codiciado hoy en día para los ladrones de gasolina, conocidos como huachicoleros.

De Minatitlán, Veracruz, sale el sistema de ductos y poliductos que van a la Ciudad de México, pasando por el triángulo rojo, que es una estela de muerte en Puebla, pero que en Veracruz también está asociado a numerosas muertes, por ejemplo, la de Santa Cruz Bahena, alcalde electo de Hidalgotitlán asesinado presuntamente por una venganza de huachicoleros.

Tan sólo en tomas clandestinas, el primer cuatrimestre del 2017 Veracruz y Tamaulipas están tercer y cuarto lugar en el plano nacional, con 413 y 408 tomas localizadas respectivamente.

A lo largo de la franja por donde se extiende la red de Pemex por estos tres estados, la violencia brota en cada municipio y poblado que cruza el ya conocido “ducto de la muerte”, además, los accidentes causados por la mala gestión de los huachicoleros al robar la gasolina han causado varías muertes, como la registrada en mayo pasado, donde cuatro inocentes perdieron la vida en Tierra Blanca.

Tan sólo en los últimos tres años, Pemex registró el robo de 12 millones 487 mil barriles de gasolina. Foto: Cuartoscuro/Archivo

En el informe, aunque Tamaulipas y Tabasco quedan rezagados, Veracruz es el quinto estado con más víctimas de homicidio doloso, con 1,778, de las cuales, 202 son mujeres, y hay unas 80 cuyo sexo no se ha podido establecer.

El dato indica que tan sólo en noviembre, murieron asesinadas en Veracruz 169 personas.

Esto también pone en relieve el grado de violencia que se ha alcanzado en Veracruz durante los últimos 24 meses, pues en 2016, se dieron 1,375 homicidios doloso, con 124 secuestros, eso es igual a 403 víctimas más entre el cierre del 2016 y lo que va del 2017.

En 2015, son 542 de homicidios dolosos, y 109 secuestros, lo que expone que en el en el penúltimo año de Javier Duarte de Ochoa en el Ejecutivo, hubo mil 236 muertos menos que en el primer año de gestión de Miguel Ángel Yunes Linares, aunque éste siempre ha expresado que durante ese sexenio, las cifras reportadas al SESNSP, se manipularon.

Y más allá de la posibilidad de cifras maquilladas en uno u otro gobierno, esta cosecha de muertos también se ha elevado como la actividad de los ladrones de gasolina y los ataques a los ductos, tan sólo en los últimos tres años, Pemex registra el robo de 12 millones 487 mil barriles de gasolina,  lo que representa pérdidas por 20 mil millones de pesos, más 4 mil 234 millones para cubrir la reparación de los ductos.

LA MÁS VIOLENTA

Una ciudad con arraigo petrolero que es ejemplo del incremento de las muertes en los últimos 24 meses es Coatzacoalcos: 102 muertos registrados por el SESNSP en el reporte multicitado, más del 60 por ciento son víctimas de arma de fuego.

Con la detención, en julio pasado, de Hernán Martínez Zavaleta, alias Comandante H, líder Zeta, acusado de un multihomicidio en represalia por la ejecución de uno de sus operadores, se desató en Coatzacoalcos una guerra interna en el cártel de Los Zetas por el control del imperio que dejó en Coatzacoalcos, así como por la codicia del Cártel de Jalisco Nueva Generación cuyos miembros buscan posicionarse en el puerto.

Sin embargo, información de inteligencia filtrada desde la Fiscalía General del Estado expone que aún hay un mando más arriba del Comandante H, quien estaría coordinando desde el sicariato hasta el robo de combustible y otros delitos cometidos en carreteras, y que es buscado en estos momentos por las autoridades.

Además de tener más del 90 por ciento de la infraestructura petroquímica del país, Coatza también es paso obligado de kilómetros de ductos y poliductos que van a los complejos y a la refinería Lázaro Cárdenas, del vecino municipio de Minatitlán, y hay interconexión con la de Salina Cruz.

El informe del SESNSP a nivel municipal indica que con arma blanca, en Coatzacoalcos, han sido asesinadas 11 personas; con arma de fuego, 65 y con otro tipo de instrumento o causal, 26, lo que da un total de 102 homicidios dolosos, con lo que se confirma como el municipio con más muertos en el estado durante 2017.

En el resto de las ciudades de importancia hay 67 víctimas de homicidio doloso en el Puerto de Veracruz; 9 en Boca del Río; 65 en Xalapa; 71 en Poza Rica; 42 en Tuxpan; 7 en Córdoba; 3 en Orizaba; 64 en Acayucan; 30 en Las Choapas; 39 en Minatitlán y 23 en Cosamaloapan.

En tanto, Coatzacoalcos cerró el 2016 cerró con 56 homicidios dolosos; y el 2015, fueron sólo 28 víctimas, lo que confirma que la violencia en Coatzacoalcos se ha disparado en más del 50 por ciento.

En 2017 los meses más violentos registrados hasta ahora coinciden con la disputa iniciada al interior de la organización de Los Zetas y las pugnas del Cártel de Jalisco Nueva Generación con la delincuencia local, ya que de por medio está el control de las rutas del tráfico de personas provenientes de Centroamérica, el robo de combustible y materia prima a Pemex, y el narcomenudeo.

Al análisis aún le falta por agregar el mes de diciembre, por lo que la cifra de muertos podría cerrar en unas 110 víctimas, algo histórico para el puerto de Coatzacoalcos, que antes se caracterizó por ser un lugar de prosperidad de la mano de la industria petroquímica, y que ahora tiene puestas sus esperanza en otro proyecto territorial, la Zona Económica Especial (ZEE) decretada por Presidencia de la República este año.