Opinión con sentido

Gordillo culpable

Maremágnum

Mario Vargas Suárez

Gordillo culpable

Una de las estrategias en épocas electorales y de la política, quizá hasta copiada de los vecinos gringos, es el ataque sistemático al contrincante, al enemigo y no dude que en incontables ocasiones el ataque se genera en contra hasta de los amigos. De aquí aquella expresión del ‘fuego amigo’.

Lo anterior lo relaciono con el título de ese espacio, cuando escucho y leo comentarios que para nada favorecen a los profesores de escuela, sobre todo cuando ellos mismos han sido víctimas de políticas públicas equivocadas.

El sexenio que ahora se encamina al sendero del fin, se ensañó desde su inicio en ataques contra el magisterio al culparlo del retraso en el que se encuentran los escolares de la educación básica.

Obvio que en esos ataques nunca sugirieron que los docentes reciben del gobierno los programas de clase y la forma en que deben enseñarlo a los alumnos. En otras palabras, los maestros solo se apegan a lo que las autoridades les indican, so pena de llamarles la atención.

Sin embargo Elba Esther Gordillo puede ser culpable de los ataques a los que fueron sus maestros, porque el gobierno del presidente Enrique Peña estuvo en alerta máxima cuando previó, desde manifestaciones hasta desmanes públicos de los profesores, a partir de la detención de la comiteca Elba Esther Gordillo Morales, entonces autoridad máxima sindical de los maestros de México, en el aeropuerto de Toluca.

Contra lo que suponía la clase gobernante al ser encarcelada Gordillo, los maestros siguieron trabajando, porque en ese momento no consideraron estaban siendo lastimados en sus intereses. En otras palabras, a los maestros de México no interesó que Elba Esther callera de la gracia presidencial.

Sin entender realidades el ‘gobierno peñista’ como ‘medida de control’ diseñó más ataques a los maestros del aula de tal suerte que sin estar en la cárcel, los docentes estaban siendo castigados privándoles de voz que les defendiera.

No se ha dejado de reconocer que la docencia -por lo menos en México- es un ejercicio profesional muy demeritado socialmente, porque la mente del ser humano acepta que cualquier persona tiene la capacidad de enseñar, de educar.

La Secretaría de Educación Pública y sus autoridades homólogas en los estados, han comprobado insistentemente que un alto porcentaje de titulares de plazas de maestros, no acreditan la profesión docente. En el mejor de los casos tienen una carrera técnica, aunque también hay universitarios de todas las disciplinas, sin preparación pedagógicas.

Pese a que estamos en tiempos electorales, el golpeteo contra los profesores sigue día a día.

El fin de semana pasado se escucharon comentarios adversos sobre el ‘megapuente’ de los maestros que el viernes 26 y ayer lunes 29, los niños de preescolar, primaria y secundaria no tuvieron clases. Solo que se les olvidó mirar el calendario y el viernes los maestros de la Educación Básica del país, tuvieron reunión de Consejo Técnico.

Adiciono. Un día, lunes 29 o martes 30 de enero, las labores escolares están suspendidas en los Institutos Tecnológicos, las Escuelas Normales, las Universidades Pedagógicas y los CBTyS y los CBTAS (Centros de Bachillerato).

Además, la razón de la suspensión del lunes y martes se debe a que en Tamaulipas los maestros elegirán delegados sindicales a su Congreso Seccional, en Cd. Victoria, previamente convocado.

De este Congreso -en Tamaulipas asisten poco menos de 600 – a su vez, se eligen a casi 50 profesores que serán quienes representen de sus compañeros al Congreso Nacional, esta vez en Puerto Vallarta, Jalisco, a mediados de febrero.

Se sabe que con antelación el mismo profesor Rigoberto Guevara Vázquez, en su calidad de Secretario General de la Sección 30 del SNTE y en esta ocasión como representante de Juan Díaz de la Torre, presidente del SNTE, notificó a Héctor Escobar, titular de SET, de la convocatoria emitida por autoridades sindicales.

Los maestros de Tamaulipas y del país no se mandan solos y mucho menos son flojos para no trabajar. Por el contrario, los profesores de México, en una gran mayoría son la clase trabajadora que la superación de la población infantil y juvenil de México.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar