Sin categoría

EN TAMAULIPAS TODO CAMBIO PARA SEGUIR IGUAL

V I E N T O / H U A S T E C O

(La percepción o en el sentimiento popular de los tamaulipecos es que en Tamaulipas las cosas están iguales o peor )

Carlos F. Salinas Domìnguez

Probablemente el domingo 5 de junio de 2016 ha sido el dìa en que la mayorìa de tamaulipecos se han sentido intensamente felices. El voto ciudadano por primera vez en la historia de Tamaulipas desde 1824 cuando se erige como una entidad federativa elige de manera libre, creìble, en elecciones competitivas, relativamente vigiladas, condiciones mìnimas necesarias para que se de la democracia.

Ahora bien, en la entrega de “Viento Huasteco” de esa fecha que hoy se reproduce asentè: “….la democracia y la derrota del PRI no resuelve los problemas que afronta Tamaulipas….es un buen principio nadamas…”. Y en efecto a un año de las elecciones y a casi nueve meses del nuevo gobierno electo democràticamente en la percepciòn o en el sentimiento popular de los tamaulipecos no se siente que las cosas hayan cambiado para mejorar. Esa es la percepciòn .

Asìmismo, señalè que el compromiso del candidato triunfante del PAN Cabeza de Vaca, tenìa una responsabilidad enorme, primero con los tamaulipecos y despuès consigo mismo, las expectativas que creo son enormes y casi imposibles de cumplir, en el tiempo que tiene ya como gobernador, casi nueve meses, se le han revertido y su figura se ha empequeñecido, se le ve muy poquito, muy cualquiera, sin modos ni empaque de gobernador, ya no digamos como hombre de estado, en suma, tal como lo dije, es como un priista renovado, un politiquero màs de lo que produce y forma el muy corrupto sistema político mexicano.

Y respecto a con quienes iba a trabajar, esto es, su gabinete, no se vislumbraba que acreditaran prestigio, conocimiento en las materias por atender, experiencia, catadura moral, historial de personas decentes y honesta, esto es, gente de bien. Y tal como se previó. se armó un gabinete con gente muy rascuache, con mala fama y áreas importantes con lumpen de la politiquería de Tamaulipas. Y los resultados están a la vista y sentir de la ciudadanía, no hay nada de nada.

La felicidad, casi universal, de hace un año se ha tornado en una decepción muy frustrante, se hace presente aquello, ya lugar común, de la novela “El gatopardo”, en donde el príncipe Salina le dice a su sobrino, el oportunista Tancredi “…si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie, me explico….”.

En Tamaulipas, hoy 6 de junio de 2017, todo cambió en materia de elecciones para gobernador y todo sigue igual: la misma inseguridad, la impunidad de los exfuncionarios corruptos, el horror urbano ante malos o pésimos servicios públicos, como pavimentación, transporte público, agua potable, peligro en las carreteras, extorsiones, homicidios, secuestros, balaceras a diario en las vías públicas, y un largo, muy largo rosario de penas y pesares. Y lo peor, se percibe, en el sentimiento popular, que las actuales autoridades estatales y municipales son gente muy menor, muy inepta y con una muy acreditada fama de corruptos.

Y concluyo con lo que decía Ciro R. de la Garza, abogado e historiador, “….pobre tamaulipas con tanto bribón convenenciero queriendo pasar por gente decente…”,. Con safo.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar