DE KISSINGER PARA CABEZA DE VACA (Reflexiones sobre el poder y el arranque de una administración )

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
 V I E N T O / H U A S T E C O
DE KISSINGER PARA CABEZA DE VACA
(Reflexiones sobre el poder y el arranque
de una administración )
Carlos F. Salinas Domínguez.

Henry Kissinger, ( Fürth, Alemania, 27 de mayo de 1923), en 1938 su familia, judios de orígen, huyen de Alemania por la persecución de los nazis y se instalan en New York. Completa su instrucción de secundaria y bachillerato en ciudad, los universitarios los realiza en la Universidad de Harvard, en Ciencias Políticas hasta obtener el grado de doctorado. En esa misma universidad es profesor de tiempo completo. Colabora con la Fundación Hermanos Rockefeller, en un Proyecto de Estudios Especiales. Inicia una estrecha amistad con Nelson Rockefeller a quien ayuda en su fallida intentona de ser candidato a la presidencia de EE. UU., en esos lances lo conoce Richard Nixon. En noviembre de 1968, el presidente electo, lo invita a colaborar como su asesor de seguridad nacional, cargo que acepta, después de 1973 hasta el 20 de enero de 1977, asume el cargo de Secretario de Estado de los EE. UU.

De sus experiencias en la Casa Blanca, en 1979, publica un libro titulado en inglés “White House Years”, en español, publicado ese mismo año se conoce como “Mis Memorias”. Es lo que en el argot de los libreros se conoce como un “ladrillo”, por lo voluminosoy su peso , en la edición en español son mas de un mil páginas en una tipografía muy pequeña, muy difícultosa para leer. Y sin embargo se leyó mucho en todo el mundo. En México se dijo que hizo el milagro de poner a leer a algunos políticos, los menos, la mayoría se asusto con las un mil páginas. Asi las cosas, voy a reproducir algunos párrafos, con su correspondiente comentario o acotación, en razón en que puede ser similar a Tamaulipas, con un gobernador electo en proceso de integrar su equipo y plan de gobierno.

Al arranque de sus reflexiones Kissinger, el autor, profesa su admiración por Nelson Rockefeller,su mecenas y amigo, asentando “…tenía una fe absoluta en la fuerza de las ideas…poseía en abundancia las cualidades de coraje y visión que constituyen el criterio de prueba de liderazgo…..en las altas funciones políticas se es medido por las dificultades que supere y las realizaciones que produzca….la historia no juzgará el comienzo, sino las realizaciones…”. Su impresión de Richard Nixon era todo lo contrario “….en la Norteamérica contemporánea, el poder se vuelca cada vez más hacía los poseídos por un deseo obsesivo de ganarlo…. Rockefeller consideraba a Nixon un oportunista amoral, sin la visión y el idealismo necesarios para conformar el destino de nuestra nación….”

ACOTACION

El gobernador electo Francisco García Cabeza de Vaca, en adelante Cabeza de Vaca, es un ser desconocido para la inmensa mayoría de tamaulipecos, si acaso lo conocen es en la Ciudad de Reynosa, en donde los medios, radio y periódicos, le han fabricado muy mala fama, por tanto no sabemos que significan para él “la fuerza de las ideas”.

En la campaña electoral demostró tener mucho coraje, en el sentido de valor. Tiene ante sí infinidad de problemas por resolver. La pregunta es: ¿ Qué tan obsesionado está por el poder, acaso es un oportunista amoral ?. Su actuación nos los dirá.

LA TRANSICION

Continua Kissinger “…..El periodo inmediatamente posterior a una victoria electoral es un momento de embelesada inocencia.

El presidente electo se encuentra liberado de la torturante incertidumbre y de las exigencias físicas de su lucha por el premio mayor…..Y después que terminaron las elecciones, pronto se ven consumidos por los problemas prácticos de organizar una nueva administración…. una de las tareas más penosas de un nuevo presidente es eliminar del equipo que lo ayudó a llegar al poder a los hombres y mujeres que no podrán ayudarlo en su ejercicio.

Esto lleva a una rivalidad inevitable entre aquellos que han apoyado al presidente electo durante su jornada hacia las elecciones y los recién llegados que aparecen ante la vieja guardia como intrusos para cosechar los frutos del trabajo de los veteranos……los miembros del equipo de un candidato son elegidos (o se ofrecen voluntariamente) sobre la base de lealtad y resistencia; ellos brindan apoyo emocional en una situación inherentemente ansiosa……su desempeño durante la campaña no ofrece ninguna pista sobre cuales serán sus aptitudes en el Poder Ejecutivo…..

Para el observador experimentado de Washington, la lectura cuidadosa de la prensa, o lo que dicen los comentaristas importantes, brinda una información invalorable sobre las corrientes cruzadas de la burocracia, o la subterránea acumulación de corrientes políticas contenidas…..el periodista debe cortejar y adular al funcionario, porque sin su buena voluntad veríase privado de información…..una relación de amor y odio es casi inevitable….el funcionario reconocerá que no es la seducción sino la integridad personal del periodista lo que la garantizará al final un trato justo…..si ambos son realistas y maduros, establecerán un mutuo respeto….”.

ACOTACION

Sí que está metido en un brete Cabeza de Vaca y su círculo íntimo al tener que eliminar a tanto activista que se la jugó en la campaña con ahínco, devoción y lealtad, pero que sólo son “braceros de la política”, esto es, solo tienen sus brazos que ofrecer, no hay preparación ni experiencia en cargos públicos. Y que decir del reclutamiento de todos aquellos que están llamando para ofrecerles un cargo, éstos se ven con mucho recelo, no se “la sudaron”, llegan cuando toda la mesa está puesta, no los quiere nadie del grupo inicial que trabajó muy cuesta arriba en contra de los priístas y sus partidos parásitos. Es una cuestión muy delicada que debe dejar muchos resentimiento. En caso de dar cabida a estos “braceros de la política”, hay que tener cuidado, ya que la casi totalidad cree que el servicio público es un botín, además se lo ganaron a ley. En las dos situaciones Cabeza de Vaca vá a quedar entredicho.

En lo que respecta a sus relaciones con la prensa de Ciudad Victoria y el resto de la entidad dependerá de lo que quiera ceder en dinero constante y sonante en los llamados convenios.

La prensa de Tamaulipas, sin excepción, es corrupta y poco profesional.

Sus relaciones y trato con los medios cuando fué presidente municipal de Reynosa, en sus otras campañas electorales y la ultima para gobernador, nos arroja que han sido pésimas, le crearon una imagen de rufián y redomado corrupto.

La relación con los medios es un campo delicado, pero como dicen en la secretaría de Gobernación, “…sí se puede arreglar con dinero….no es problema..”. Los medios de Tamaulipas tienen más de 30 años de vivir del presupuesto estatal, con algunas excepciones, en que su ingresos por publicidad comercial son de tomarse en cuenta.

Por lo que respecta a los comentaristas y columnistas no se sabe como quedó de dañado el ego de Cabeza de Vaca, ya que casi la totalidad de éllos lo atacaron, por consigna, sin piedad y a diario.

No hay indicios, de si suprimirá de tajo “El chayote” que tienen asignado en la oficina de prensa estatal. En 1989, Ernesto Ruffo, en Baja California, al entrar de gobernador postulado por el PAN lo primero que hizo fué suspender esa práctica; los “chayoteros” bramaban de coraje y desesperación, sus finanzas personales de un día para otro se quedaron sin su principal ingreso.

“El chayotero” de Tamaulipas se acomoda con facilidad a cualquier situación, ya se nota en las columnas que lo atacaban sin piedad un gran viraje, ahora son virtudes y capacidad lo que ven en Cabeza de Vaca. Esto también se arregla con dinero, mucho dinero. Lo que no se sabe es sí estará dispuesto a seguir con esa práctica.

Y concluyo el gobernador electo Cabeza de Vaca tiene dos meses, desde su triunfo electoral, de manejarse con un perfil muy bajo, es seguro que está preparando su plan de gobierno y escogiendo con quien va a gobernar. Ojalá lo haga con inteligencia, ya que se está jugando su paso a la historia. Las expectativas que creó son muchas, tendrá que administrarlas para que no se vulequen en su contra