Sin categoría

Expresa Jesús Zambrano su preocupación por la situación actual del campo mexicano

Ciudad de México, a 20 de abril de 2016.

No. 1372

· En condición de pobreza el 61 por ciento de la población rural, afirma

· En México siete millones de personas se dedican al sector primario y dos más al agroindustrial: César Camacho

· Inauguran “Diálogo por el desarrollo rural sustentable y la soberanía alimentaria”

El presidente de la Cámara de Diputados, Jesús Zambrano Grijalva, se pronunció por que, cuando se discutan -en próximos meses- los recursos para el campo, el Programa Especial Concurrente (PEC) y todo lo que tiene que ver con el sector primario, tengan el respaldo del Congreso y se contribuya con ello en el fortalecimiento de nuestra soberanía alimentaria.

“Ojalá y que lo que de aquí resulte, impacte positivamente en nuestras decisiones y estemos orgullosos y satisfechos de lo que logramos en esta situación tan complicada que vive la economía del nuestro país, y que desde el campo podamos dar un impulso nuevo a las actividades productivas de todo México”, afirmó el legislador en el marco de la ceremonia inaugural del “Diálogo por el desarrollo rural sustentable y la soberanía alimentaria”.

Acompañado por personalidades nacionales e internacionales vinculadas al tema, Zambrano Grijalva expresó su preocupación por la situación que vive el agro mexicano, ya que “del campo comemos y debe ser prioritario”, aunque en los hechos, lamentablemente, no siempre ha sido así, y ello impacta en la realidad pues quienes habitan en esas zonas, son de los más pobres de la nación.

El diputado presidente mencionó que pese a que la legislación sobre el campo mexicano es amplia, pues cuenta con 60 leyes relacionadas con estas actividades y que abarcantodos los aspectos sociales, económicos y ambientales, casi 17 millones de habitantes de las zonas rurales (seis de cada 10) se encuentran en condición de pobreza, lo que habla de una situación preocupante.

Precisó que de acuerdo con cifras del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), en la zona rural de nuestro país también se concentra la mayor cantidad de población indígena y siete de cada 10 de estos mexicanos carecen de los ingresos suficientes para subsistir.

Además, hay 3.1 millones de jornaleros agrícolas y, de esa cifra, nueve de cada 10 trabajan sin contrato legal, y cuatro de cada 10 provienen de pueblos originarios.

Por ello, destacó la importancia de este encuentro que trascenderá en el quehacer legislativo de manera inmediata.

Resaltó, finalmente, la relevancia del Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (CEDRSSA) de la Cámara de Diputados, para nutrir al Congreso y, especialmente, a las comisiones vinculadas al tema, para que cuenten con elementos que nos permitan avanzar en esta perspectiva.

En el evento organizado por CEDRSSA y convocado por diversas comisiones relacionadas con el campo, el presidente de la Junta de Coordinación Política, César Camacho, señaló que en México siete millones de personas se dedican al sector primario y dos más al agroindustrial con la oportunidad de colocar sus productos en un mercado de mil 459 millones de personas en 46 países.

En 2015, añadió, el sector agroalimentario alcanzó un superávit comercial de más de 2 mil millones de dólares con sus principales socios, Estados Unidos y Canadá. Las expectativas de crecimiento en el sector para 2016 son 4.5 por ciento y las exportaciones agroalimentarias por 29 mil millones de dólares.

No obstante, dijo, las grandes cifras a veces no reflejan lo que pasa en la vida cotidiana del campo, es decir, pensar en los grandes productores genera satisfacción pero, a quienes desarrollan monocultivos o cultivan para el autoconsumo, hacen que la apreciación de estos fenómenos cambie.

Por ello, se sumó a la aspiración de detonar el crecimiento económico de México de forma sustentable y con equidad, lo que necesariamente debe impulsar la reactivación del campo mexicano y su desarrollo debe ser sustentable, viable económicamente y asegurar el bienestar para los mexicanos. Además, indicó, se debe pensar, planear y ejecutar con base en microrregiones, cuencas y vocaciones productivas específicas.

El diputado César Camacho hizo votos en favor de que este diálogo sirva de materia prima para generar piezas legislativas, y se pronunció por que “vivir en el campo no sea una condena sino una oportunidad”.

El director general del CEDRSSA, Héctor Hugo Olivares Ventura, señaló que hoy se da un paso a un diálogo de reflexión en torno a los enfoques, política, marco conceptual normativo e institucional y desafíos, alcances y potencialidades que el sector agropecuario, acuícola y pesquero tiene en el contexto de un cambio global que exige atención al desarrollo rural sustentable y a la soberanía alimentaria como estrategia clave para el futuro del país.

Comentó que a lo largo de la historia, la lucha por la tierra y sus recursos se ha transformado y los nuevos imperativos de modelos económicos originan otras interrelaciones entre lo urbano, lo rural y lo agrario.

El encuentro, añadió, constituye un diálogo de saberes como vía intelectual de comprensión a los dilemas, orientaciones, estrategias y posibles acciones conjuntas en apoyo a la agenda legislativa interdisciplinaria en materia de desarrollo rural sustentable y soberanía alimentaria, que está en manos de los legisladores.

Expresó su expectativa de que los resultados del evento aproximen a conceptos y a un lenguaje común y permitan generar propuestas tendentes a armonizar y vigorizar políticas públicas más eficaces.

— ooOoo —

Notas relacionadas

Te puede interesar

Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar