Sin categoría

Misteriosa salida del escenario de la candidata panista

TINTERO

Por Francisco Pucheta

Algo raro pasa con la candidata panista Laura Zárate, que no da la cara desde hace dos días. Muchos se preguntan por qué no aparece, otros más dicen que probablemente se está tratando de un padecimiento de alcoholismo arraigado fuera del pueblo y los más atinan a comentar que estaría por renunciar al no aguantar ´´carrilla´´ de CCR.

Lo cierto es que donde debe estar no aparece lo que hace indicar que en la recta final de la contienda electoral del primer domingo de junio, no las trae todas consigo. Por ejemplo, estuvo ausente en la gira del senador de la República Francisco García Cabeza de Vaca y la plana mayor de Acción Nacional de Tamaulipas que se dio cita ayer en Nuevo Laredo.

Ahí hubiera lucido la señora Laura.

Pero no. La abanderada blanquiazul que carga con el estigma de chapulina por su pasada militancia priista, de plano no asomó ni las narices y el que se lució muy bien fue el diputado Salvador Rosas Quintanilla, propietario del espacio donde funciona la Casa de Atención Ciudadana dirigida por gente de García Cabeza de Vaca.

Y por qué no decirlo, los que también aprovecharon para dialogar con el senador fueron los hermanos Francisco y Sergio Chavira Martínez así como José Martín Carmona Flores. La tolerancia entre buenos políticos no tiene precio.

Desde luego, los panistas de pura cepa también asistieron al encuentro con su jefe mayor el senador tamaulipeco que juega en ligas mayores de la política mexicana. Los empresarios y productores del campo igualmente aprovecharon la oportunidad de agradecer y compartir el pan y la sal con el distinguido político reynosense.

Las gestorías de García Cabeza de Vaca se le reconocen en todo México y por eso sorprendió a medio mundo la misteriosa ausencia de la candidata panista. Si el pretexto fue no dar la cara al senador de la República podría ser, pero se da el caso que el legislador regresó ayer mismo a la Ciudad de México y la candidata panista sigue sin aparecer.

¿A que le apostarán?, ¿será un cambio de estrategia porque lo de las 40 mil despensas ya está muy vista?.

Ahora bien, si está tan bien posicionada como afirman sus coordinadores de campaña ¿por qué siguen necesitando de las encuestas patito? o ¿por qué a la fecha no dan a conocer ninguna?. Hasta donde se sabe, está muy alejada de las preferencias de los electores cuyo hartazgo llegó al límite de la tolerancia.

Los prometidos cambios como tema de campaña le funcionaron bien a CCR pero ya en la práctica resultaron un fiasco que la ciudadanía todavía no digiere pues el común denominador de los pobladores siguen sosteniendo la tesis de que estábamos mejor cuando estábamos peor y ni quien los contradiga porque es exactamente lo que sienten los bien nacidos de este girón de patria.

Pero en la recta final de una campaña que no favorece en nada a la abanderada de Carlos Canturosas Villarreal, todo se puede esperar: una crisis muy seria por los efectos etílicos en su salud o el deseo fuerte de arrojar la toalla para alejarse de la contienda electoral.

Hay que entender que las presiones acaban hundiendo al ser humano y que esa pudiera ser otra de las causas del ausentismo de la candidata blanquiazul.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar