Estado

Ambición…

images

CENA DE NEGROS

Marco A. Vázquez

El deseo personal de gobernar Tamaulipas, de tener su presupuesto y el poder, provoca ceguera en los políticos de todos los partidos políticos y la ambición los arrastra a descalificar las acciones de sus compañeros con tal de arrancarles adeptos.

Sucede en el PAN, el Senador Francisco Javier García Cabeza de Vaca apenas la semana pasada al ser cuestionado sobre el programa de regularización de vehículos americanos que hace (o lo quiso hacer, no hay que presionarla) la presidenta de Matamoros, Leticia Salazar, casi casi la hace carne de presidio al tildar sus actos de ilegales y por lo tanto, dijo, no podría defenderla de las multas de la autoridad federal en su contra.

No es todo, la gran mayoría de sus amigos (y también de los amigos de Carlos Cantú Rosa, Alcalde de Nuevo Laredo porque aquí andan todos contra todos) han subido videos a las redes sociales donde la tachan de mesiánica, de compararse con Dios, y de la urgente necesidad de mandarla con un psicólogo o psiquiatra que la haga aterrizar en este mundo y le ponga los pies en la tierra.

Los dichos son una reacción a unos cárteles, que también están en el facebook, donde, presuntamente para prevenir el delito y fomentar la denuncia, el municipio de Matamoros utiliza la imagen de un muchacho muy parecido a Cabeza de Vaca, muy parecida a aquella fotografía que se repite cada que es necesario para recordarnos que el Senador presuntamente fue delincuente juvenil, cierto, los azules van al ritmo de quien se ríe se lleva o del ojo por ojo.

Por supuesto el PRI anda en las mismas y algunos ya hasta grupo tienen para la candidatura a gobernador del Estado en el 2016 sin entender que no han brincado la elección del 2015, sin comprender que si al PAN, o a sus seguidores, les dan la ilusión de que pueden ganar se les vendrán con todo y es posible que eso les permita sacar al sucesor de Egidio Torre Cantú.

Y no piense que los dichos son casualidades, que a hombres y mujeres de altos vuelos y con tantos años en la política se les escapan las acciones o las palabras para perjudicar o beneficiar a alguien.

Un ejemplo, en el PRI, es el grupo Matamoros que ya tiene en Marco Antonio Bernal el candidato a la gubernatura en el 2016, tan es así que el presidente nacional de la Fundación Colosio, Adrian Gallardo Landeros, lo menciona como prospecto a ser diputado Federal el próximo año cuando de sobra sabe que está impedido por la legislación, por supuesto que lo sabe pero lo menciona en sus declaraciones nomás para tenerlo presente entre los matamorenses distinguidos y que sepan es su gallo para el 2016.

Pero Bernal no es el único caso de los tricolores que andan locos por la gubernatura del Estado sin pensar en el PRI, sin pensar que el tricolor tiene que ganar primero la elección del próximo año para mermar el ánimo de los azules y acaso, el día de la elección del 2016, dejar en casa a los detractores del sistema al pensar que no tienen ninguna posibilidad de ganar o que el PAN y el PRI son casi lo mismo.

La situación no es fácil, tan no lo es que el propio César Camacho Quiroz, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, en conferencia con la prensa aquí en la capital del Estado, hizo un llamado a los tricolores para poner al partido y las reformas del presidente Enrique Peña Nieto por delante de sus ambiciones personales.

“No por mucho madrugar amanece más temprano, esto no es para nadie en especial esto es para todos los políticos que tienen legitimo derecho a aspirar y ser tomados en cuenta , se debe privilegiar un valor que para nosotros tiene una importancia inestimable es el de la unidad. Mantener puentes tendidos”, les mencionó.

Camacho acudió al Congreso de Tamaulipas que preside Ramiro Ramos Salinas, disertó una conferencia magistral sobre las reformas estructurales y de paso dio de coscorrones a los acelerados, a los adelantados, a los que piensan que mermando al enemigo intimo construyen el triunfo futuro cuando en realidad se aplican el harakiri.

En lo personal es bueno que cualquier tamaulipeco diga quiero ser, que mueva a sus grupos, pero hasta hoy, de los azules y los tricolores, lo más lamentable para los tamaulipecos es que el móvil se llama ambición, el deseo incontrolable de tener en las manos el poder y el presupuesto de este hermoso Estado porqué, que se sepa, ninguno de los que quieren gobernar Tamaulipas se mueven en un proyecto para sacarnos de la pobreza, atraer más recursos, generar mayor seguridad, mejor educación, o cualquier beneficio, es más, ni siquiera saben para que quieren ser y eso resulta hasta peligroso para la sociedad.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Notas relacionadas

Te puede interesar
Cerrar
Botón volver arriba