Tampico

La Quina, fue líder de los pobres y sembrador

 

descarga

 

ESCENARIO POLÍTICO

Por Marco Antonio Torres De León

 

Joaquín Hernández Galicia fue un grande y sui generis líder petrolero en su natal Madero, la tierra a donde llegó doña Cecilia Villarreal, misma mujer que a la postre fundaría el pueblo.

Joaquín Hernández fue un hombre bien amado por su gente, aunque aborrecido por los hipócritas falsarios del PRI de aquéllos finales de los 80s, donde estaba a punto de ser derrocado el eternal partido tricolor, tras llegar al entarimado nacional como candidato del recién nacido partido PRD, el hijo de Lázaro Cárdenas del Río, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Y por otro lado, estaba por ser ungido candidato del PRI a la presidencia de la República CARLOS SALINAS DE GORTARI, el verdugo de La Quina.

Joaquín Hernández Galicia supo romper paradigmas y esquemas, en una época donde no había enlace entre el poder y las masas. En una época donde el rico era rico y el pobre, más pobre.

Y donde el pobre carecía de habilidad para invadir los recovecos y acercarse así, con sutileza a las mansiones de los ricos y medio alimentarse siquiera de las suculentas migajas que caían de la mesa de los todopoderosos priistas.

Por aquéllos años vivíamos allá, como estudiantes de la Universidad Autónoma de Tamaulipas. Por eso nadie nos platicó la historia de este viejón, fuerte, rozagante, moreno, flaco, alto y de mirada suave y firme, quien en su vida cometió un grave error, el error más determinante: Darle la espalda al PRI y manifestar públicamente su simpatía por CUAUTHÉMOC CÁRDENAS.

Cuauhtémoc  fue el hijo de aquél valiente prócer mexicano Lázaro Cárdenas del Río (emergido del Partido Nacional Revolucionario), mismo que habría de despojar de su poder plenipotenciario a PLUTARCO ELÍAS CALLES, co fundador del PRI, para luego correrlo vergonzosamente del país.

Luego Lázaro Cárdenas nacionalizaría el petróleo, allá por el año 1936; aunque esta es una historia aparte que ya muchos conocemos.

La Quina –en aquél año 1988- decidió luchar contra el sistema. Y decidió ejercer su derecho a elegir libremente su destino, su ideario y su pensamiento y optó por recibir en secreto a Cuauhtémoc en una de sus varias giras de campaña presidencial por el país y por Tamaulipas. En estas reuniones La Quina le prometió al perredista miles de votos a su favor. Promesa que cumplió a cabalidad.

Recordemos que en aquél año 1988 el PRD se constituyó en un nuevo partido político y una vez creado, lanzaría al hijo del general Cárdenas del Rio como candidato presidencial.

Joaquín Hernández Galicia era en realidad un indio moreno, taimado, de buen corazón pero hábil que supo actuar como benefactor de los pobres, más que como cacique, ante sus miles de simpatizantes. De hecho peyorativamente lo llamaban sus detractores, el cacique.

Pero contrario a lo que dicen sus malquerientes, La Quina hizo en vida mucho por los más pobres, que nunca jamás había hecho alguien con tan perfecta eficacia.

Siempre nos llamó la atención un suceso significativo, a escasos 400 metros del edificio de la presidencia municipal de ciudad Madero, en pleno primer cuadro citadino, se sembraban –por órdenes de La Quina- cultivos de jitomate, cebolla, maíz, frijol y cilantro; cultivos que una vez embolsados eran vendidos a bajo precio, para favorecer a los pobres.

La Quina sabía sembrar la tierra, aparte de asumir brillantemente el liderazgo petrolero.

En su época de resplandeciente fulgor, La Quina fundó un sinnúmero de tiendas departamentales, mismas que subsidiaba él mismo, con la logística del SNTPRM (sindicato petrolero). Eran tiendas de mercancía a bajísimos precios.

Pero para La Quina, la gota que derramaría el vaso y que significaba el comienzo de su caída fue aquélla elección presidencial de 1988.

Allí signaría su sentencia de muerte…política.

Una vez que presumiblemente el PRI ganó la elección presidencial a todas luces fraudulentas con Carlos Salinas de Gortari como candidato en julio de 1988, y una vez que asumió el poder el 1 de diciembre del mismo año, el presidente Salinas esperaría la llegada del 10 de enero de 1889 para consumar su felonía.

Fue aquél día cuando ordenó al ejército viajar hasta Madero, Tamaulipas para arrestar al líder en su propio hogar, achacándole básicamente dos cargos, posesión ilegal (o acopio) de armas y asesinato en primer grado.

La Quina corrió con fatal suerte, junto a Salvador Barragán Camacho, y habría de permanecer encerrado ocho años en prisión ocho hasta que en el año 1997 recibió el beneficio de la amnistía.

Vayamos a otra cosa.

El mantense RIGOBERTO RODRÍGUEZ RANGEL es un político que no debería ser satanizado por nadie.

Como tampoco debería satanizarse a Humberto Flores Dewey, brillante ex alcalde mantense, quien dejó su cargo hace casi 45 días y quien dejó estupendas cuentas financieras.

Aunque a decir verdad, tampoco –entre la gente priista sin quehacer- deberían satalizar al alcalde Pablo González León, que como todo personaje que brilla en política, cuenta con sus anti-fans gratuitos, mismos que hablan a destajo leperadas del prójimo.

Pues a decir verdad, en el caso de Rigoberto Rodríguez Rangel, lo mismo que quiere él, que es el poder político lo quieren todos los demás, o sea, todos.

Como dice el dicho, no digas yo…mejor di, yo, tu, el, nosotros, vosotros, ellos.

Así pues, en política las reglas son claras. No porque Rigoberto Rodríguez quiera el poder político, deban condenarlo como si fuera el diablo, anatema o el demonio.

La democracia no es una naranja que deba comerse uno solo, sino muchos. Pues para eso tiene muchos gajos. Así es el poder político, como una naranja, y como tal debe ser compartida.

Nos llama la atención algo que se sale del script cotidiano a que nos tiene acostumbrados Rigoberto Rodríguez, quien generalmente suele ser sobrio, discreto y político hasta las cachas.

Rigo lo redactó en su cuenta de Facebook y de inmediato llamó la atención.

Rigoberto el ex diputado escribió en su muro:

‘La política no es sucia, solo es un instrumento, pero sí lo son algunas personas sin ética y sin valores que entran en ella. Eso mismo pasa en la religión’ (Dalai Lama).

Rigoberto Rodríguez es un político carismático, bien apegado a las reglas vigentes del buen comportamiento social, político y público, y quien contra todo lo que sus adversarios políticos crean según sean sus conveniencias temporarias, no va a caer de la gracia del pueblo por obra y gracia de un rayo.

Además de ser cierto el dicho aquél que reza, que un rayo nunca cae en un mismo lugar, entonces a Rigoberto Rodríguez deberá despreocuparle –en el futuro- el hecho que sus enemigos ocultos lo ataquen una vez más.

Y si a Rigoberto Rodríguez ya lo han intentado derribar una, dos, tres o cuatro veces sin suerte, seguramente fallarán una vez más, para no variar.

Y si traemos a la memoria aquélla vez ALEJANDRO GUEVARA COBOS lanzó una sentencia en el Hotel Mante diciendo que Rigoberto Rodríguez Rangel nunca sería alcalde del Mante, y que en sus manos estaba impedirlo o permitirlo, estamos pues ante un grave problema de fallo matemático o de cálculo racional..

Porque si el pueblo del Mante quiere a Rigoberto como candidato del PRI a la alcaldía en 3 años más, y ahora mismo en la presidencia del PRI municipal, no habrá poder humano que le arrebate ese derecho y tarde o temprano será lo que soñó.

Por último, hay un grupo de políticos mantenses que alzan la mano pidiendo el PRI municipal para sí.

Enlistamos aquí al alimón varios nombres.

Gerardo García González, Pepe Vázquez Cano, Mario Obregón Betancourt y el propio Rigoberto Rodríguez Rangel.

A la COMAPA Mante por su parte aspira a llegar la nueva revelación de la política mantense, CARLOS SÁNCHEZ VEGA, a quien por cierto lo llamamos hoy vía telefónica para que nos diera información acerca del PRI a su cargo, y nos dijo que estar recuperándose de una fuerte gripa, tan oportunista en estos climas fríos.

Le deseamos pronta recuperación.

Otro a quien la gripe le pegó fuerte, fuerte es a nuestro amigo Jaime Pérez Uscanga, a quien afortunadamente hoy lo vimos ya recuperado.

Por último, el alcalde PABLO GONZÁLEZ LEÓN anda en constante gestoría de beneficios y apoyos presupuestales para El Mante, motivo por el cual no lo vimos hoy durante un acto de recepción y entrega voluntaria de armas de fuego a cambio de despensas y de equipos electrónicos.

Ahí vimos en cambio, sumamente activo y atento al director de comunicación social Santiago Hernández Vázquez, así como al secretario del Ayuntamiento, Rodolfo Sandoval Castelán.

El alcalde Pablo González León estuvo el fin de semana en ciudad Victoria, a donde asistió a la inauguración del stand de la Feria Tamaulipas 2013, donde brindó atención a medios y a prensa de todo Tamaulipas, que se dieron cita en la capital.

Bien por el alcalde del Mante, quien cumple día a día rigurosa agenda, en bien de los mantenses.

Bien, por ahora es todo, hasta pronto.

 

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar