Sin categoría

CENA DE NEGROS, Guerra de Independencia…

descarga

Marco A. Vázquez

Detalla la historia, y los historiadores, que México comenzó su guerra por la independencia hace 203 años, 1810, liderados los indígenas por hombres y mujeres de verdad, por Hidalgo, por Morelos, por Guerrero, por La Corregidora, y muchos y muchas más que permanecen en el anonimato.

Le repito, eran hombres y mujeres de verdad, de esos que se salen de su zona de confort para aventurarse a encabezar batallas de las que no sabían si saldrían vivos, de esos que siendo muy ricos o miembros, y con mucho futuro, de un Ejército que tenía bastantes privilegios renunciaron a todo por beneficio de otros, si, eran hombres que aún presos asesoraban a sus enemigos políticos si veían en ellos una posibilidad de libertad, así, como lo hizo Hidalgo cuando preso era trasladado hasta el lugar de su ejecución.

Cierto, todos eran hombres y mujeres con virtudes y defectos, algunos, como Iturbide, pensando en convertirse en jefes, en emperador en este caso, otros, pensando en deshacerse del yugo español para que posteriormente las fuerzas locales llegaran a acuerdos y lograr la gobernabilidad de esta hermosa tierra.

Fue en esa tesitura que México logró su independencia política de los españoles, nunca más los europeos habrían de decidir a distancia que se hacia con nuestra riqueza, en casos más drásticos, decidían hasta como habrían de llamarse nuestras iglesias y quienes deberían morir ejecutados por “faltarle” a su autoridades o a su “Dios”.

Luego de ello se comprobó que muchos de los nacidos en México, criollos, nativos o indios, incluso, eran peor que los españoles, también hicieron sus leyes, también gobernaron a base de fuerza, dirigían al país más como guerrilleros que como hombres de Estado que buscaban la solución a nuestros problemas.

Crearon, desde luego, su propia oligarquía, se enriquecieron groseramente a expensas de los más necesitados, de quienes con esfuerzo y sudor querían salir adelante y que sus hijos no tuvieran la necesidad de trabajar indignamente, de morir de hambre, se avanzó muy tan poco que 100 años después, otros hombres y mujeres como Emiliano Zapata, Francisco Villa, Francisco I. Madero, y muchos otros que tenían la misma idea de los independentistas de hacernos libres, comenzaron otra guerra que llamaron revolución.

Quizá el cambio fue más drástico, reparto de tierras, una sociedad más activa, gobiernos que tuvieron que mantener a su gente de otra manera, convencerla con dadivas de que merecían estar ahí, en resumen, con los mismos vicios.

Si, si cambiamos mucho, aunque en realidad los movimientos de fondo se registraron en los últimos 20 años, por la modernidad, la tecnología, y otras cosas más.

El caso es que 103 años después de la revolución, 203 años después de que comenzó nuestra guerra de Independencia la situación de este México lindo y querido no es la mejor, y le detallo por que… hay una guerra que ha dejado más de 350 mil muertos en los últimos 6 años, una pobreza que mata de hambre, o de gripa a causa de la desnutrición, a por lo menos en cuatro o cinco por ciento de nuestra población, y por lo menos tiene a la mitad de los mexicanos sin comer tres veces al día.

No lo es todo, en este 2013 vemos como la educación es mediocre y los maestros, la gran mayoría que no todos afortunadamente, los que la mantienen de esa manera y ahora hasta tienen en jaque a algo que se dice autoridad, le digo que se dice porque esta no se refleja como tal más que para sus propios fines e intereses.

La sociedad es más participativa, si, pero tampoco ha adquirido la madurez necesaria, todavía se deja abusar, no confía para hacer denuncias, y vive en la comodidad de “estar bien uno” y eso le ha parecido suficiente sin notar que vivimos en un mundo donde cualquier error ajeno tarde o temprano se nos refleja en casa.

El caso es que a 203 años de la independencia es difícil decir que somos libres, económicamente dependemos del extranjero y de los muy ricos de México que, para no variar, tienen su dinero en el extranjero, socialmente la mitad de la población es pobre, no tiene para comer, carece de una vivienda digna, no tiene acceso a un sistema educativo que le garantice guiar sus vocaciones y hacer de él un mejor mexicano o mexicana… vaya, ni siquiera somos libres de andar por nuestras carreteras o nuestros pueblos a altas horas de la noche.

Estamos en épocas difíciles, en tiempos de definiciones, en una lucha o guerra contra los enemigos y como hace 100 años, como hace 200 años, buscamos nuestra vocación, la diferencia es que ahora podemos sacar las cosas adelante con la política con todo y que parezca que el sistema se agota.

Si, como dice nuestro glorioso Himno Nacional, quizá haya “Guerra, guerra, en el monte en el valle, y los cañones horrísonos truenen, y sus ecos, sonoros, resuenen a las voces de unión libertad, a las voces de unión libertad”… pero ya lo ve, esa estrofa también tiene final feliz, termina como todos soñamos, entonces, ojalá hayan valido la pena nuestras Guerras de Independencia.

Les dejo el twitter @gatovaliente para que nos siga, también el correo electrónico y la cuenta de facebook a sus órdenes para lo que guste y mande… marcovazquez20001@hotmail.com

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar