Sin categoría

Analistas advierten que 2013 será un año “mediocre” para la economía; las reformas sirven poco, sostienen

30358_10151245926301052_200446002_nCiudad de México, 5 de agosto (SinEmbargo).- Los pronósticos económicos del primer semestre del año apuntaban que las cosas mejorarían hacia la segunda mitad; la segunda mitad ya llegó y los buenos augurios se fueron: para los analistas, el 2013 será otro año de crecimiento “mediocre”, inferior al 3%, con una insuficiente creación de empleos y salarios precarios.

Mientras a inicio de año los estimados de crecimiento para el Producto Interno Bruto (PIB) mexicano era de 3.5% en promedio, seis meses después el pronóstico bajó a 2.5%, lo que lo coloca en un área “mediocre e insuficiente”, que apenas servirá para crear un máximo de 600 mil empleos. Tras señalar lo anterior, el director de la Escuela de Negocios del Instituto de Estudios Superiores de Monterrey (Tec de Monterrey) Campus Santa Fe, Raymundo Tenorio Aguilar, señaló que para sacar a flote la economía, el país necesita un crecimiento mínimo de 5% anual y aunque se logre este año la aprobación de las reformas Energética y Financiera, los beneficios se verán en los años posteriores y no en lo que resta del año.

La semana pasada, el Banco de México (Banxico) redujo por cuarta vez en el año su expectativa de crecimiento en el país de 2.8 a 2.6%, lo que la úbica muy por debajo del estimado de principios de año fijado por el Gobierno federal de 3.1%. Esto, como consecuencia del deterioro de la actividad productiva internacional y de un repunte en las preocupaciones sobre la inseguridad pública. Las remesas a México, una de las principales fuentes de divisas del país, sumaron un año de caídas en junio pasado, de acuerdo con cifras publicadas el jueves por Banxico. Los envíos de dinero de mexicanos en el exterior bajaron 9.72% en relación con el mismo lapso del año pasado, para quedar en 10 mil 704 millones de dólares.

“El problema económico del país sigue siendo su anémico crecimiento que no solo no alcanza para generar los empleos necesarios sino que incluso no es suficiente para detener el avance de la pobreza. La solución se encuentra en un ataque frontal a la anemia crónica de los últimos 13 años a través de un proceso profundo de reformas que permita ampliar la capacidad productiva del país para crecer a tasas mayores pero también mas estables. La receta es sencilla: solo requiere voluntad política para aplicarla”, consideró Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics.

TODO A LA BAJA EN UN AÑO QUE YA FUE

Para Jorge Gordillo Arias, director de Análisis Económico de CIBanco, “la información ha sido más débil de lo que esperábamos” y aunque la estimación era que el crecimiento repuntara en el segundo semestre “hemos bajado la estimación”. Cuestionado sobre el panorama para el cierre de 2013, respondió que “no se asegura que vaya a tener conclusiones como nos gustaría”.

Reconoció que al Gobierno de Peña Nieto le está costando trabajo enfocar lo que prometió en campaña; sin embargo,  aseguró que el hecho de que ya exista fecha para la discusión de la reforma Energética es un elemento que dará confianza a los mercados. No obstante, también se debe tomar en cuenta la forma en que se desarrolle la discusión en el Legislativo, pues se avecina una guerra entre el Partido Acción Nacional (PAN), el de la Revolución Democrática (PRD) y el Gobierno federal por imponer su propuesta.

“La situación de la oposición está más débil que en años anteriores tiene menos argumentos que discutir o menos fuerza para oponerse a cambios; la presión del exterior ayudará a la decisión y también el débil desempeño del primer semestre le pone puntos a favor tanto a la Reforma Energética como a la Financiera”, explicó A decir de Gordillo Arias, en esta segunda mitad del año el país aún debe hacer frente a dos focos rojos: que la actividad económica en Estados Unidos baje y no se reactive conforme lo esperado, así como que la situación económica en China, el nuevo gran socio comercial, se agrave. “No soy jinete del apocalipsis, pero tenemos un modelo económico agotado, nuestro modelo de apertura ya se agotó, hemos perdido participación en manufactura, en exportaciones, desarticulamos cadenas productivas”, advierte Tenorio Aguilar.

LAS RECOMENDACIONES A PEÑA

De acuerdo con los analistas consultados por SinEmbargo,  además de las reformas estructurales, el Gobierno de Peña Nieto debe aplicar una serie de cambios en la economía para que el país deje de tener un crecimiento “mediocre” y pueda llegar a la meta añorada de la creación del  millón de empleos anuales

: 1. No tenerle miedo al déficit, ya que el Gobierno tiene capacidad para manejar un déficit de hasta 161 mil millones de pesos (1% del PIB), lo que sería suficiente para crear 100 mil empleos al año.

2. Que las reformas estructurales “vayan al fondo”, sobre todo, la financiera porque los cambios se van a aterrizar en el largo plazo. Una parte importante sería obligar a los bancos a crear los llamado cajones de crédito para que el Gobierno los obligue a canalizar un porcentaje de sus ganancias a actividades productivas, como se hacía antes de la nacionalización de la Banca en 1982, para así revertir las condiciones de ventajas que se les otorgaron a las instituciones crediticias en época del Presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994).

3. Otorgar a las Afores más flexibilidad para invertir en instrumentos de renta variable que permitan financiar en actividades de desarrollo. “Hay que soltar el gasto, no le tengamos miedo al déficit (…) un ejemplo es Alemania que sabe manejar bien su déficit porque tiene reservas de impuesto patrimoniales. Por ejemplo, de qué sirve que Pemex haya conseguido 3 mil millones de dólares en mercados internacionales si 2 mil 500 se los va a gastar en plataformas que va a traer de Corea”, cuestionó el experto del Tec de Monterrey.

“Primero se necesita reforzar las fuentes permanentes de crecimiento económico, con prioridad en la inversión productiva que traerá consigo aumentos en la productividad y progreso tecnológico junto con mayor formación de recursos humanos. También se necesita darle mayor flexibilidad a la política fiscal y monetaria para poder hacer el crecimiento económico mas estable y tener menos volatilidad a través de mayor poder contracíclico de la política económica”, señaló por su parte, el analista de Moody’s. Todos coincidieron en que también es necesaria una participación más decidida del sector empresarial en esta  nueva etapa del país, ya que, hasta ahora, no ha aprovechado los 12 tratados comerciales vigentes con un red de 44 países (hasta 2012).

“Los empresarios también tienen  gran responsabilidad en esto; les falta actitud para invertir en investigación de mercados, aprovechar todos estos tratados que están para que los aprovechen; el Gobierno no puede hacer más”, consideró Tenorio.

Recomendó a los empresarios mexicanos enfocar sus baterías al valor agregado, pues a pesar de que como país somos uno de los principales exportadores de televisores de plasma en el mundo, por cada mil dólares que exportamos 900 son de componentes que provienen del extranjero, lo que indica que sólo estamos aportando el 10% del valor. Otro caso es el de los combustibles, pues de cada 100 dólares que exportamos en petróleo crudo, otros países nos los regresan en productos derivados que resultan tres veces más caros.


Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar