Sin categoría

Ex Diputado revela: El Congreso, botín de partidos; especialista: se dilapida “con la mano en la cintura”

 

 

 

 

corbatin

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando el panista Gerardo Priego Tapia fue Diputado federal, durante la LX Legislatura, vio cómo las bancadas repartían cantidades millonarias entre sus integrantes sin rendir cuentas a nadie. Priego, quien al final de la legislatura devolvió un millón de pesos que había recibido de la Cámara –y lo hizo porque, recuerda, no era dinero suyo–, fue testigo de cómo sus compañeros diputados recibían bonos, tarjetas Iaves para el peaje de autopistas que prestaban a conocidos o familiares, o que incluso rentaban. También vio, asegura, cómo los perredistas usaban recursos para patrocinar giras del ex candidato a la Presidencia, Andrés Manuel López Obrador. El ex legislador del PAN asegura que las bancadas partidistas usan partidas millonarias y esos recursos van a diferentes gastos, entre ellos el de “maicear” a legisladores y cooptar a aquellos que oponen más resistencia a los proyectos de los líderes de las fracciones parlamentarias. Esa serie de discrecionalidades es parte de un acuerdo cupular entre todos los partidos y todo viene de la falta de transparencia de diputados. Cuestionado sobre la disputa que sus compañeros panistas sostienen por los recursos financieros en el Senado de la República, dice que no le sorprende, como tampoco que en la lista de gastos del ex coordinador de la bancada panista en el Senado, Ernesto Cordero Arroyo, haya gastos para shampoo contra la calvicie, bolsas de marca, botellas de ron y chicles. “No tienes que justificar, puedes comprar un carro, una televisión, tanto políticos de otros partidos como panistas lo hacen, pero nosotros tenemos la bandera de transparencia. ¿Cómo es posible que haya pasado tanto tiempo con esa opacidad tremenda? ¿Por qué los otros partidos no denuncian? Porque estamos igual, es una olla de porquería. Se tiene que presionar a través de los medios de comunicación, de los buenos panistas, perredistas y priístas, a donde van esos recursos”. Ernesto Villanueva Villanueva, un  experto en transparencia, recuerda una anécdota de una especialista en Suecia que vino el año pasado. Contaba que por menos de los gastos revelados sobre Ernesto Cordero, una ministra fue obligada a renunciar en la década de los noventa. Se trata de Mona Sahlin, quien se permitió usar su tarjeta de crédito de trabajo para gastos privados, entre ellos un chocolate Toblerone. “El problema no era el monto, lo que decían los suecos es: ‘perdió nuestra confianza’, así hubiera sido un dólar. En cambio acá vemos que con la mano en la cintura dilapidan recursos, no está regulado ni reglamentado, ni tenemos la cultura de la exigencia por parte de la sociedad y una denuncia sale en los medios, pero no hay seguimiento”. Como Priego, el Coordinador de Derecho a la Información del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM considera que la opacidad reina en las cámaras legislativas, y lamenta que la información de los gastos de Cordero cuando fue coordinador se ventilen por las pugnas intestinas entre panistas, y no por un asunto de reglamentación. Ayer se dio a conocer que el ex Secretario de Hacienda en la administración de Felipe Calderón Hinojosa pagó  botellas de champú para evitar la caída del cabello, así como dulces, cigarros, servicios de tintorería, incluso una playera de los Xolos de Tijuana, todo con cargo al erario. Entre finales de 2012 y abril de 2013, según la información, Cordero pagó boletos de avión, servicios de telefonía celular, lentes de contactos, toallas, cepillos, pastas dentales, e incluso un champo Ma Evans Acción Profunda para evitar la calvicie. Dispuso de mil 880 pesos en una maleta marca Louis Vuitton, joyería de Palacio de Hierro, una chamarra cazadora, un cinturón. HERRAMIENTA PARA MAICEAR Cuando Gerardo Priego decidió devolver más de un millón de pesos por concepto de viáticos a la Cámara de Diputados, en 2009, recibió hasta críticas de algunos de sus compañeros panistas. Otros lo siguieron y también devolvieron recursos. “Eso fue por algo que denuncié, lo increíble era que se le dieran 750 millones de pesos al PAN, casi 700 y 670 al PRI y lo único que tenían que hacer era firmar de recibido. No tenían que dar cuentas a nadie, de ahí salen todas las discrecionalidades, es un crimen. Patrocinaban la gira de Andrés Manuel López Obrador, daban las tarjetas Iaves. Yo lo que decía es que la aceptaba si la acotaban a mi distrito, pero era abierta y no había garantía que la usara solo el diputado, estaba muy prostituida, había diputados que la rentaban o se la daban a su querida o a pseudoperiodistas o a sus primos. Me hablaron como ocho personas que me la pedían porque el diputado anterior se las prestaba para ir a Laredo (Tamaulipas), otro para Jalisco, la usaban para todo menos para el trabajo exclusivo de diputado en su distrito. No eran personalizadas, era mucho dinero el que se gastaba sin tener garantía que quien lo usara fuera el representante popular”, asegura. Cuando se trataba de justificar los gastos, le tocó ver cómo en lugar de facturas los documentaban con notas de las que carecen de valor fiscal. Añade que el tema no debe sorprender a nadie e incluso la Auditoría Superior de la Federación ha hecho menciones a que los gastos discrecionales se prestan al fraude, como son los cupones intercambiables por boletos de avión, ya que algunos compañeros en lugar de usarlos los cambiaban por efectivo y sólo le daban el 6% a la agencia de viajes. De hecho así fue que él pudo devolver el millón de pesos. “La Auditoría ya había señalado que se prestaba al fraude, pero nadie la pela, y ya dijeron que el manejo discrecional se presta a la corrupción, es una Cámara corrupta y corruptora, muchos que de buena fe lo aceptan creen que son prestaciones legales que se merecen recibir”. Asimismo, otros no se animan a devolver el dinero para evitar quedar mal con las élites y con ello ser bloqueados. –¿No ha cambiado? No, por eso se puede dar crédito por 500 mil pesos con la esperanza de que te paguen. Ha pasado miles de veces, ahora se dio a conocer por las diferencias. Dice con ironía que las cámaras son “el lugar ideal, es todo pagado y sin dar cuentas a nadie”. “Esas cámaras siguen siendo ollas de opacidad, el PAN es el que debe transparentar, poner el ejemplo, exijamos facturas y ser el partido de la transparencia. Hasta ahorita no he podido convencer a la gente de mi partido que aunque puedan tener menos soltura van a tener más aceptación y nos va a dar la credibilidad de ser sanos transparentes y positivos como lo hemos sido siempre y no como vulgares sinvergüenzas que buscan cómo marear para sacarte el dinero”. Pide regular el uso de los recursos de las bancadas y que esté en ley interna del congreso. “No debería haber herramientas para maicear conciencias” DOS FUENTES DE INGRESO: VILLANUEVA La transparencia del Legislativo está pendiente, señala por su parte el investigador Ernesto Villanueva. “La parte medular que no ha concedido obtener acceso a los recursos que se dan a las fracciones, los recursos institucionales en ambas cámaras, pero más lo que le toca a la fracción y lo que ésta les da a los legisladores. Algunos grupos han sido más transparentes que otros, pero seguimos teniendo ese pendiente”. De acuerdo con Villanueva, los senadores tienen dos fuentes de ingreso y en el caso de los diputados federales, tres: “ganan su sueldo y va incluido el pago para asesores y hay asesores institucionales; el segundo depende de la bancada, es discrecional, y un tercer ingreso en el caso de los diputados, tengo noticias que a partir de que en esta más reciente se dio la aprobación de 20 millones de pesos por diputados”. La información que se tiene sobre el reparto de los recursos por bancada entre senadores panistas se da por los pleitos, lo cual resulta novedoso, ya que sí hay un tema en el cuál los legisladores logran acuerdos es en ese precisamente. “Como vemos que se están peleando tenemos acceso a la información. Siempre en la parte del dinero nunca entran en conflicto, siempre hay una unanimidad completa ahí, en cuanto toca a eso sí van juntos, ya en lo político sí hay diferencias. La novedad es que la parte blindada es que lo que le toca a cada senador se rompió y se están salpicando unos a otros y es la única forma como tenemos acceso”, concluye.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar