VERLAGE, ATRAPADO POR DOS FAMILIAS QUE BUSCAN EL BENEFICIO PERSONAL

Comparte esta noticia:
  • 107
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    107
    Shares

Por Gastón Espinosa Glz.

Le «llueven» demandas.

Debe ser por su falta de palabra o por su proclividad a hacerle caso a la parentela.

Lo cierto es que Guillermo Verlage atraviesa por una severa crisis de gobernabilidad. Ya no es aquel alcalde que donaba gustoso parte de su sueldo a las escuelas, ya no es el presidente municipal que escuchaba con atención a la gente, ya no es el político que respondía a las inquietudes de la ciudadanía.

Hoy Memo Verlage está atrapado por dos familias que buscan sus propios intereses; por un lado, su sangre, la familia Verlage y por el otro, la familia Osti Flores.

Y es que el alcalde panista de González tiene en la nómina a su sobrina, Estefanía Verlage, como Contralora Municipal, mientras que a las hermanas Alejandra y Ana Osti Flores, las tiene como responsable de medios y Síndico municipal, respectivamente.

La designación de su sobrina es una burla para un gobierno que pregona honestidad y transparencia, ya que es imposible que la sobrina consentida denuncie anomalías en los gastos del tío.

La mala designación de personajes con poca estima social y sobre todo con nula capacidad, tiene aislado a un alcalde que se pierde en sus propias mentiras, no en balde hay una decena de demandas laborales por parte de extrabajadores del municipio que fueron echados por capricho de la sobrina Verlage o en otros casos por las Osti.

Bien dicen que segundas partes nunca fueron buenas.