Opinión con sentidoPrincipal

“DIME CON QUIEN ANDAS…Y TE DIRE QUIEN ERES”

Políticos de Tamaulipas no entienden aun que están en una transformación, no en un cambio cosmético.

Indolencia, apatía, cobardía y falta de agallas han demostrado hasta ahora los “representantes populares”

Por: Mauricio Fernández Díaz

Quienes se subieron al barco de la cuarta transformación y lograron un puesto de elección popular sin estar preparados y lo más importante, convencidos de que vendría una transformación radical con el triunfo de AMLO, hoy se empiezan a exhibir indolentes y apáticos, lerdos en asimilar que la velocidad del cambio esta desnudándolos al exhibirlos como simples oportunistas aferrados a las raíces podridas de un sistema que esta siendo dinamitado desde sus cimientos para dar paso a uno nuevo en el que no caben las simulaciones, las negociaciones en lo oscurito, la cobardía de no enfrentar las demandas del pueblo y sobre todo, el pactar con aquellos gobernantes que por intereses inconfesables quieren seguir manteniendo el mismo sistema caduco, perverso y corrupto bajo el cual se han enriquecido dejando ríos de sangre y miles de familias enlutadas.

A la cabeza de esta transformación se encuentran los intelectuales mas lucidos de izquierda, quienes han sido instruidos desde el circulo rojo de Lopez Obrador para que empiecen a separar la paja del trigo; La andanada de iniciativas y reformas que han sido propuestas en estos pocos meses de quehacer legislativo van en ese sentido. Quienes no demuestren un real compromiso con el nuevo sistema, con la sociedad y principalmente con sus representados no tendrán cabida en la construcción de esta nueva República.

En Tamaulipas los representantes populares locales y federales no han entendido que en político forma es fondo; siguen actuando como si las reglas del juego no hubieran cambiado y la simulación, la mentira y las apariencias fueran monedas de cambio aun vigentes para seguir engañando a sus representados.

Esto nos hace recordar la sangrienta época de Egidio Torre Cantú, cuando la sociedad era -mas que ahora- masacrada por el crimen organizado y los diputados locales y federales, los senadores y políticos en general jamás dieron la cara y en cambio se vanagloriaban en sus redes sociales de las fotografías que se tomaban con el sátrapa Egidio Torre; en ese tiempo advertimos que el pueblo les haría pagar tanta cobardía, tanta apatía, tanta indolencia; y asi fue; El PRI y sus candidatos perdieron en las urnas de manera estrepitosa, recibiendo una lección que parecen no haber aprendido.

Lo mismo aplica en este momento; Las demandas ciudadanas en contra del indolente Gobernador Garcia Cabeza de Vaca, los gritos de auxilio de la sociedad reynosense, los clamores de la ciudadanía de Matamoros, Victoria, Mante y la zona Sur de Tamaulipas han sido desdeñados tanto por el gobierno que prometio cambio, orden, seguridad, empleo, tranquilidad, honestidad, ayuda social y muchísimas otras cosas como por aquellos que fueron electos para ser sus representantes, sus portavoces, sus defensores.

A todos esos que no han entendido el mensaje de solidaridad y humildad que en reiteradas ocasiones ha enviado Lopez Obrador, a todos aquellos que siguen viendo la politica como una oportunidad para hacer jugosos negocios al amparo del poder y venden su espada y su dignidad, la sociedad les exige que reflexionen, que se reivindiquen, que no cambien el agradecimiento de un pueblo por el aroma del poder palaciego. De no hacerlo, ese mismo pueblo se los demandara, se los escupirá en la cara el dia en que, cínicamente vayan a pedir su voto, ya que muchos diputados federales buscaran sin duda ser alcaldes dentro de tres años y los senadores la gubernatura.
Solo deben recordar ese sabio refrán…”Dime con quien andas…y te diré quien eres».

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar