¡Qué bonitos muchachitos!…

Comparte esta noticia:
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
Dicen que los viejos políticos deberían quedar fuera de toda participación pública porque tienen un montón malas costumbres, la verdad es que los nuevos están igual o peor, que salieron corregidos y aumentados.
Para muestra están CLAUDIA RUIZ MASSIEU SALINAS, DAMIAN ZEPEDA VIDALES y MANUEL VELAZCO COELLO que piensan tienen sobrada capacidad para estar al frente de múltiples encomiendas y no pueden con una sola.
Lo peor del caso es que son encomiendas que ellos mismos se designan como si lo merecieran todo.
Mire CLAUDIA RUIZ, presidenta nacional del PRI, llegó por prelación a dicho cargo, en muy poquitos días ella misma se reeligió, se entregó y recibió el partido.
Y no solo eso, Doña CLAUDIA a la vez es Senadora plurinominal designada por el PRI, que ella comanda, y aunque se supone pedirá licencia para dedicarse en cuerpo y alma a su encomienda partidista, es decir, que se dedique de tiempo completo al tricolor, ella sigue con las dos encomiendas.
Pero igual, aunque pidiera licencia unos meses al Senado en menos de un año tomaría su curul por casi seis años asegurando su permanencia en la jugada política del país.
DAMIAN ZEPEDA, dirigente del PAN Nacional, igual ya es senador, él solito se designó coordinador de los legisladores blanquiazules en la Cámara Alta y aunque el muchacho contribuyera para desquebrajar a su partido y dejarlo en las pésimas condiciones que hoy esta eso a él poco le preocupa, primero están sus intereses personales.
MANUEL VELAZCO es otro caso, él pidió licencia como Gobernador de Chiapas para contender como candidato a Senador, posición que el mismo se otorgó porque ni modo que digan que en el Partido Verde, de aquel Estado hay otra voz cantante y sonante.
Pues bueno, MANUEL VELAZCO la senaduría ganó y luego de tomar protesta pidió licencia para regresar como Gobernador a Chiapas, que para entregar como debe ser el Estado, ¿usted le cree?, no, tampoco yo y seguramente ni siquiera los de su partido, pues es obvio que lo que intenta es arreglar las cuentas, hacer ajustes y acuerdos con el futuro mandatario estatal de ese Estado.
¡Qué bonitos muchachitos!, se proponen y aprueban para los cargos que se les antojen, se van, regresan, se entregan y reciben ellos mismos como si no hubiera más o como si fueran los superdotados, digo, tanto en el PRI como en el PAN hay de sobra personajes con más sensibilidad o capacidad política que ZEPETA Y RUIZ.
En el caso del PVEM pues no hay mucho de donde echar mano, los niños verdes son los que manejan a su antojo el partido, pero igual es una burla que VELAZCO COELLO sea hoy el todólogo, lo peor que la aplastante mayoría de los Senadores, obvio por instrucciones porque no se mandan solos, le autorizaran licencia para regresar como Gobernador luego de que se la habían negado.
Aunque en este caso, no tiene la culpa el indio sino quien le hace compadre, ¿quién aparece muy cerquita de ANDRES MANUEL LOPEZ OBRADOR últimamente?, exacto, MANUEL VELAZCO, entonces ya sabe a quién culpar de su licencia, pero bueno,  como dijera la Nana Goya, esa es otra historia que seguramente tiene mucho que ver con que el rancho de AMLO, la Chingada, este precisamente en Chiapas y que el verde Gobernador resultó ser cómplice del futuro presidente de la nación.
Está claro que en política no hay casualidades, el que los diputados federales verdes se sumaran con los morenos no es de gratis, ni de ahorita la negociación.
En fin, la situación es que entre los próceres de la política nacional hay camadas nuevas, jóvenes que resultaron peor que sus antecesores, ¡qué bonitos muchachitos!