Ahora llueve… plomo y muerte

Comparte esta noticia:
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    21
    Shares

Después de la tormenta que hace una semana destruyó parte de Reynosa, “llueve” fuego, plomo y muerte en por lo menos dos atentados ayer a policías de Fuerza Tamaulipas.

Un hombre, quien viajaba con otro en una camioneta Van, fue alcanzado por el fuego cruzado y murió frente a la Universidad Tecnológica de Tamaulipas, en el Libramiento Oriente.

Su acompañante resultó ileso. Otro civil no tuvo la misma suerte y quedó herido, pero no de gravedad, en la barda del plantel.

Un policía también fue herido y anoche fue reportado estable.

La víctima mortal acababa de cruzar de Estados Unidos a Reynosa y se dirigía al aeropuerto, de donde volaría al Estado de México, lo que ya no pudo hacer. Recibió un balazo en la clavícula izquierda que le salió por la espalda.

Extraoficialmente fue informado que era empleado de una disquera.

Su deceso ocurrió cuando los oficiales en sus patrullas Charger fueron atacados con ráfagas de fusiles de asalto por un comando de sicarios quienes viajaban en cuatro camionetas.

Los delincuentes de inmediato huyeron por la carretera a San Fernando.

En atentado similar previo, una mujer resultó lesionada de bala perdida, en la colonia La Cañada.

El tiroteo se registró a las 20:30 horas, en el bulevar Inglaterra, con calle Londres.

Los oficiales patrullaban cuando por sorpresa fueron rafagueados por civiles armados que se transportaban en varios vehículos.

Los policías repelieron la agresión y se registró una persecución.

Los delincuentes emprendieron  la fuga rumbo a la calle 20, donde se les perdieron de vista.

Al lugar acudieron en apoyo más efectivos de Fuerza Tamaulipas, elementos de la Policía Federal y de la Policía Ministerial, pero no ubicaron a los sospechosos.

La mujer ajena a los hechos recibió un disparo en la cabeza. Familiares la trasladaron al Hospital Tierra Santa, a unas cuadras del lugar, en donde el dictamen fue un rozón que no ponía en riesgo su vida.