Gabriela, de 13 años, quien se suicidó por bullying , también sufría abuso sexual de familiares

Comparte esta noticia:
  • 29
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    29
    Shares

El cuerpo de la niña fue encontrado colgando en su casa y en el suelo había trozos de lazo y mecate con los que al parecer intentó quitarse la vida primero hasta que lo consiguió con un cordón de plástico.
La menor falleció por asfixia mecánica pero antes dejó escrito el nombre de una compañera suya que la humillaba por su origen humilde en la secundaria, así como los nombres de su tío y su primo, quienes abusaban sexualmente de ella.

Por Edmundo Velázquez

Huauchinango, Puebla/Ciudad de México, 15 de junio (PeriódicoCentral/SinEmbargo).- Gabriela, la niña de 13 años de edad que se suicidó en Tenango de las Flores, en Huauchinango, Puebla, además de sufrir bullying de una de sus compañeras de la Secundaria General Necaxa por ser de origen humilde, sufría abuso sexual de su primo y su tío, con quienes vivía cuando fue abandona por su madre; la niña dejó los nombres de los causantes de su sufrimiento escritos en su cuerpo y después se quitó la vida colgándose.

El cuerpo de Gabriela fue encontrado el lunes 11 de junio. De acuerdo a los trabajadores de la institución, la dirección de la Secundaria ha intentado mantener el caso en silencio, pero los hechos fueron ventilados por el Alcalde auxiliar de Tenango de las Flores, Alfredo Gutiérrez Baza, quien a través de su Facebook expresó la indignación por el suicidio de la niña aunque después eliminó la publicación.

El Alcalde informó sobre el caso sin dar a conocer ni la identidad de la niña ni la escuela. Sin embargo, empleados de la Secundaria General Necaxa confirmaron que se trataba de Gabriela y que era alumna de dicha institución, localizada en la colonia Azteca de la junta auxiliar de Tenango de las Flores

EL MARTIRIO COMENZABA EN CASA

Empleados de la Secundaria General Necaxa confirmaron a PÁGINA NEGRA que la niña sufrió el abandono de su madre años atrás, por lo que fue adoptada por su tía, pero en esa casa comenzó a padecer el ataque sexual de sus propios familiares.

“A Gabriela la abandonó su mamá. Vivía con su tía pero además de que sufría acoso en la escuela por ser pobre, su primo y su tío abusaban de ella (…) En su cuerpo dejó escrito todo lo que le hacían. Nombres y todo”, relató una fuente de la secundaria que solicitó el anonimato.

El cuerpo de la niña fue encontrado colgando en su casa y en el suelo había trozos de lazo y mecate con los que al parecer intentó quitarse la vida primero hasta que lo consiguió con un cordón de plástico.

La niña falleció por asfixia mecánica pero antes dejó escrito el nombre de una compañera suya que la humillaba por su origen humilde, así como los nombres de su tío y su primo, quienes abusaban sexualmente de ella.

El levantamiento de cadáver fue realizado por agentes de la Policía Ministerial y fue enviado al anfiteatro de Huauchinango para después ser entregado a sus familiares quienes lo velaron y enterraron de inmediato al día siguiente, el 12 de junio.

LA SEP NO TUVO REPORTE DE ACOSO ESCOLAR

A través de su área de Comunicación Social, la Secretaría de Educación Pública (SEP) detalló que Gabriela jamás realizó ninguna denuncia por acoso ante las autoridades de la institución.

La institución no recibió ningún reporte de acoso o similar por parte de la alumna o los padres de familia, mencionó el área gubernamental cuando este diario digital solicitó su postura sobre el caso.