INVESTIGA PGJ CASO DE MUJERES QUE CONVIVIERON CON CADÁVER

Comparte esta noticia:
  • 21
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    21
    Shares

TAMPICO, TAMAULIPAS.- El triste caso de la mujer que murió frente a su madre y hermana quienes no dieron parte a la autoridad y continuaron sus actividades domesticas junto al cadáver, es investigado por personal de la PGJ para esclarecer bien la forma en que ocurrió la defunción.

Personal de la Procuraduría General de Justicia informó sobre el caso que hasta el medio día de este martes aun no contaban con el resultado de la necropsia, pero todo indica que la hoy occisa identificada como Berenice Mancilla Mar que contaba con 36 años de edad, murió por causa natural; mas sin embargo policías investigadores realizan minuciosa investigación de campo, documental y científica para esclarecer la forma o bajo que circunstancia murió. Se dijo que la madre de la difunta, la señora Martha Arcelia Mar de 73 años de edad, y Eunice Mancilla Mar de 42 años de edad, presuntamente carecen de salud mental, pero esto será corroborado por estudios clínicos a realizar por personal del servicio forense de la Unidad Regional de Servicios Periciales, además se esta investigando si estas mujeres cuentan con familiares aquí en la zona, para tratar sobre la entrega del cuerpo para que le den cristiana sepultura o en su caso sea cremado.

Como se recordará en la tarde de este lunes efectivos de Fuerza Tamaulipas fueron alertados sobre la pestilencia de olor nauseabundo que emanaba del departamento ubicado en la parte alta de una vecindad situada en la calle Pedro Jose Méndez 1207, entre Matamoros y Pánuco de la colonia Nacional.

Al llegar los oficiales fueron recibidos por inquilinos de la vecindad, quienes los llevaron hacia el departamento de donde se desprendía el nauseabundo olor, departamento que tenia las ventanas cerradas y aun así el insoportable olor alcanzaba a llegar a domicilios contiguos y a la calle.

Los oficiales se asomaron a la ventana y alcanzaron a observar el cadáver putrefacto de una mujer, al tiempo que observaron que dos mujeres ahí se encontraban tranquilamente, por lo que tras reponerse de la impresión tocaron a la puerta, siendo atendidos por la señora Martha Arcelia, enseguida salió Eunice Mancilla, siendo en este momento en que al abrir la puerta el fétido olor se sintió en por lo menos cien metros a la redonda. Las mujeres dijeron a la policía que efectivamente Berenice se encontraba muerta, y que ellas lo sabían, pero esperaban ver si despertaba, además les informaron que Berenice murió el sábado.