EN EL PROYECTO FAMILIAR TRANSEXENAL DE CABEZA, EL TRIUNFO DE ANAYA ESTORBA

Comparte esta noticia:
  • 53
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    53
    Shares

 

Por: Mauricio Fernández Díaz

En un claro acto de desesperación generado tanto por la demostración de fuerza que realizara AMLO en Mante y Ciudad Madero, como por las encuestas que marcan  en Tamaulipas  una preferencia en el voto hacia los candidatos de Morena tanto al Senado, como a las Diputaciones Federales y la Presidencia, el Gobernador Francisco Garcia Cabeza de Vaca decidió, con todo el poder y el dinero del estado demostrarle a Ricardo Anaya que podía reunir más gente que AMLO, tratando de diluir con esto la idea de que los candidatos frentistas están condenados a perder las elecciones este 1 de Julio.

Empantanado con esta obsesión, llevó a las huestes panistas a una batalla de la que saldría con mas pena que gloria, en la que si bien se logró alcanzar una cifra aproximada y nada despreciable de entre 7 y 10 mil personas el costo político fue enorme y puso en la mira de una sociedad cada vez mas crítica y mas informada los cuestionables y cuestionados métodos del acarreo, la intimidación, con un  Estado actuando como principal impulsor de una candidatura (la de Ismael Garcia Cabeza de Vaca) a costa del daño a la figura del candidato a la presidencia.

Las redes sociales, que se han vuelto un referente imposible de eludir se volcaron en contra no del candidato Anaya, sino de los métodos utilizados para llevar a esas casi 10 mil personas provenientes de varios municipios al lugar del mitin.

Lacero mucho la utilización del transporte publico que fue literalmente secuestrado de las calles dejando varados a miles de ciudadanos de la zona conurbada quienes se sintieron dañados y ofendidos con un acto pleno de autoritarismo, dado que las concesiones de los micros son del dominio gubernamental y para uso social, no político. Bajo el radiante sol horas tuvieron que esperar trabajadores, amas de casa, estudiantes y usuarios en general para poder trasladarse a sus hogares

Desde un poco antes de las 4 de la tarde y hasta pasadas las 19:00 hrs la ciudad estuvo semiparalizada, el tráfico caótico y las rúas desquiciadas, todo por un evento en el cual el candidato a la presidencia no permaneció más de 30 minutos delante de un contingente que permaneció apático e indiferente ante los tremendos esfuerzos de los candidatos que trataron de inyectarle ánimo, desgañitándose sin lograr arrancar una ovación cerrada o un grito entusiasta por parte de los miles concentrados en el lugar.

No solo fue el secuestro del transporte lo que les recrimino la sociedad del sur de Tamaulipas; Estudiantes subieron por face y twitter sus testimonios en los cuales acusaban a los Rectores  (Andrés Suarez por la UAT e Isaac Rebaj por la UT (Universidad Tecnológica de Altamira) de haberlos obligado a ir bajo pena de quitarles becas o puntos en caso de no hacerlo.

Colonos por su parte demandaron a las coordinadoras de sus colonias por condicionar la entrega de apoyos sociales como despensas y del programa 60 y más como presión para que asistieran.

Todo esto aunado reventó cualquier expectativa de éxito que hubiera podido tener la concentración y revirtió en repudio lo que debía haber sido una fiesta cívica de apoyo al candidato de Por México al Frente.

La terquedad de querer demostrar con fuerza lo que no se ha ganado con la razón o los hechos, derivó en una penosa derrota para los candidatos Ricardo Anaya, Ismael Garcia Cabeza de Vaca, Ma Elena Figueroa y los candidatos a diputados federales por los distritos de Altamira, Tampico y Madero.

Y tiene razón el Gobernador al estar preocupado. La campaña de su hermano no levanta, no prende, no entusiasma; Es real el peligro de que Ismael llegue a perder la elección a manos del Dr. Américo Villarreal abanderado de MORENA lo que sería una catástrofe para el proyecto político familiar transexenal del Gobernador que se sustenta en colocar primero como senador a su hermano para posteriormente posicionarlo como el candidato natural a la gubernatura en el 2024.

Ante un incierto escenario en el que AMLO es ya el virtual ganador, Francisco Garcia Cabeza de Vaca tiene dos realidades alternas; En una, Anaya gana y el se convierte en un Gobernador más de los tantos que existen en México, supeditado al poder presidencial y a expensas de la voluntad política de este para posicionar a su hermano como candidato en el 2024.

El otro, el que se ve hasta ahora con mayor posibilidad de concretarse, AMLO gana, Anaya desparece del mapa político y Cabeza de Vaca se convierte en el Gobernador contestatario, rebelde y aglutinador de la oposición al proyecto de Lopez Obrador, algo que le funciono muy bien cuando de sacar al PRI de Tamaulipas se trató; En esta coyuntura, el gobernador se convertiría en un reyezuelo con su ínsula de poder en la cual solo él decidiría el destino de su proyecto político, algo parecido a lo que paso con los gobernadores priistas cuando el PRI fue echado de los pinos y el PAN tomo su lugar.

Cabeza de Vaca se sentiría con el derecho de pelear esta posición debido a que fue el gobernador con mayor votación en el 2016 obviamente contando con el apoyo de los panistas que repudian a Anaya por sus traiciones y deslealtades

Parecería perverso el pronosticar un voto cruzado en Tamaulipas, pero la historia reciente nos dice que son estrategias que no desdeña el Gobernador, si esto le permite obtener el poder.

El primer paso es que su hermano gane. A como de lugar. Al final, Anaya puede ser mas un estorbo que un apoyo para los proyectos personales del Gobernador de Tamaulipas