Cambiar de partido, lo normal

Comparte esta noticia:
  • 2
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    2
    Shares
De: raul27hdz <raul27hdz@gmail.com>


Asunto: Columna raul

Cambiar de partido, lo normal
 
Tiempo de  opinar
Raúl Hernández Moreno
 
En  el país se perdieron las ideologías y  los colores partidistas.
Vivimos una nueva era donde  ya es  normal que de un día para otro la gente decida cambiar de partido, de siglas, de colores.
No decimos que  este bien, solo hacemos hincapié en que es una situación de lo más normal.
El  magisterio de Nuevo Laredo esta multi-fraccionado. Es cierto que hace algún tiempo los maestros  estaban obligados a pertenecer al PRI, luego se les dio libertad para irse con quién quisieran y hoy ningún partido puede  jactase de tener la mayoría. Los maestros andan con quien les conviene.
En el 2015, el Panal postuló como su candidato a la diputación  federal al maestro Sergio  Bocardo, en plena campaña decidió renunciar y apoyar al PAN,  y ahora  respalda a Morena.
Aurelio Uvalle toda la vida perteneció al PRI, luego  este partido se lo presto al Panal para lanzarlo como su candidato a diputado local  y desde hace algunos meses esta con el PAN.
Marisa Zarate fue  regidora por el PAN en el trienio 2013-2016 y ahora es candidata a esa misma posición  por Moreno.
Socorro “Coquis” Morena fue regidora  del PRI en el trienio 2005-2007, desde hace dos años se integró al PAN y recién acaba de oficializar su  querencia partidista.
Al que de plano la suerte le hizo una mueca es al doctor Jorge Ramírez Rubio, quien militó varias décadas en el PAN, en el 2013 renunció a ese partido porque no le permitieron ser candidato a diputado local y se fue al MC, que convirtió en su trinchera para  combatir al blanquiazul. No previó que  amos más  tarde el MC haría alianza con el PAN y ahora  apoya al partido al que hace poco combatió.
Algo similar le paso a Jorge  Valdez Vargas quien desde el PRD combatió al PAN y ahora ambos partidos están  juntos, aunque él se mantiene al margen.
Igual le pasa a Carlos Canturosas, quiso ser alcalde por el PRI y al no lograrlo se fue al PAN, en calidad de ciudadano. Ganó, se afilió al partido siendo alcalde y ahora el partido reniega de él y él reniega del partido.
Heriberto Cantú  fue regidor por el PAN en el trienio 2013-2016 y ahora es candidato de Morena a la diputación  federal.
Ramón  Garza Barrios fue alcalde por el PRI y ahora busca repetir por el Morena.
Con  tantos cambios – hemos mencionado unos pocos casaos, pero hay centenas–  da flojera escuchar a los militantes de un  partido  quejarse de  los “traidores”, que se arroparon en siglas diferentes a las que  militaron  muchos años de sus vidas.
Insisto, no decimos que  esto sea  correcto, pero  se  repite  con tanta frecuencia que ya es normal.
Sorprendente sería que  de pronto Betty Flores, Raúl Salinas, Pete Sáenz, entre otros personajes de la política laredense, decidan migrar al lado mexicano  y hacer  grilla de este lado.

Igual y ocurre  más adelante, mientras tanto  que nadie se sorprenda porque  los políticos neolaredenses  cambian  de partido