El Sistema del DIF de Puebla rescató a cuatro niños de 12, 9, 6 y 2 años que eran víctimas de abuso sexual y serían vendidos por su madre, Josefina Rosas Ramírez, en el municipio de Huehuetlán El Grande.

Desde el 28 de febrero, la presidenta del DIF municipal, Yolanda Muñoz Cirilo, intervino porque veía a los niños sin comer, por lo que la institución apoyaba a las víctimas con despensas y los alimentaban, hasta que comenzaron a narrar lo que vivían en casa con el consentimiento de su madre: “Nos tocan hombres (…) Mi mamá nos quiere vender”, revelaron los menores.

Los niños contaron que un vecino le pagaba a su madre para que dejara abusar de ellos. Cuando los especialistas del Sistema DIF tuvieron contacto con las víctimas, confirmaron los abusos mediante diversas pruebas.

En entrevista con Periódico Central, Yolanda Muñoz comentó: “Me puso en alerta lo que decían los niños y pues los llevé al DIF estatal. Con la psicóloga contaron todo e incluso dibujaron todo lo que sufrían y cómo es que abusaban de ellos”.

De acuerdo con la investigación de la presidenta del DIF, la mamá y sus hijos residían previamente en la junta auxiliar de San Francisco Totimehuacán, pero huyeron del lugar porque los vecinos ya se habían percatado del maltrato que sufrían los menores.

Yolanda Muñoz dio parte a las autoridades cuando la niña mayor le dijo: “Mi mamá nos va a vender con un señor que le va a dar dinero”.

Las tres niñas de 12, 9 y 6 años tienen señales de abuso, el único que se salvó fue el niño de dos años y medio, según el DIF estatal.

Actualmente se continúa analizando las medidas legales en contra de Josefina Rosas, quien todavía reside en Huehuetlán El Grande; mientras tanto el DIF estatal está en busca de un familiar que pueda hacerse cargo de los cuatro niños.