“VICTORENSES CHIQUITOS”

Comparte esta noticia:
  • 29
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    29
    Shares

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Cuando Peña Nieto dijo que las redes sociales eran irritantes, los mexicanos nos indignamos y no hubo quién se resistiera a sumarse a las críticas del comentario.

¿Cómo, nos preguntamos todos, en un mundo que a partir de las redes sociales se ha vuelto más dinámico y donde, se dicen las cosas que en los medios tradicionales aún se valora si publicar o no, el Presidente de la República se atrevía a llamar irritante a tan determinante herramienta democrática de la realidad?

Irritante resultó, pero su ataque a la libertad de expresión, derecho humano que en México  es protegido por la constitución y que ha encontrado su verdadera liberación precisamente en las redes sociales.

Pero lo entiendo, entiendo a Peña Nieto, irritante deben ser las redes para él porque sin importar el número de ceros que agregue al gasto en publicidad oficial, son las redes las que se han encargado de su desaprobación, en la mayoría, respecto a su administración.

Y tanto nos indignó el comentario de Peña como la contestación de López Obrador a Silva-Herzog hace algunas semanas. ¿Por qué les disgusta a los políticos de siempre ciertos sectores o ciudadanos que no coinciden con ellos? Pero lo hacemos notar: hay pantalones en la ciudadanía.

Aquí es donde pregunto: ¿Y los victorenses? ¿Tan chiquitos somos?

En desafortunada declaración, el alcalde de Victoria, frente a la pregunta de un reportero que le pidió su postura en relación al golpeteo que ha sufrido su administración en redes sociales, contestó:

“Es gente muy pequeña, muy chiquita, que no quiere a la ciudad; y bueno entre cosas que dicen, que si los sueldos de la COMAPA: no es cierto, lo que sale son mentiras. Hay que dejarlo muy claro, y hay que ver de frente a la ciudadanía… Y creo que la gente ya está cansada, la gente está harta de chismes, la gente quiere un presidente municipal que dé la cara, que hable claro, de frente…”

En realidad, ¿Somos pequeños y chiquitos los ciudadanos victorenses que nos atrevemos a cuestionar algo de su administración? En serio, ¿No queremos a Victoria quienes nos indignamos por trascendidos de sueldos descomunales en la COMAPA?

¿No será al revés?

Si son mentiras, los victorenses chiquitos y pequeños le agarramos la palabra de que hay que dejarlo claro, por favor díganos Usted entonces cómo están las cosas en la COMAPA. ¿O no merecemos saber porque no queremos a Victoria?

El alcalde no desatina cuando dice que la gente está cansada, y harta de los chismes, pero quisiera abonar: más que de los chismes, los victorenses estamos hartos de la corrupción, de la opacidad, y de los absurdos criterios para ejercer el gasto público municipal, pero sobre todo: de la incongruencia entre el decir y el hacer.

Y aunque hay muchísimos botones de muestra, por respeto a su tiempo estimados amigos, pulso uno:

El 6 de octubre de 2016, por cierto, no es cosa menor, en el 266 Aniversario de la fundación de Victoria, el alcalde se comprometió en nombre de la exigencia ciudadana por combatir la corrupción y la impunidad, que haría pública su declaración 3de3, dentro de los 30 días siguientes. Y, al día de hoy, nada.

A año y medio de distancia de ese compromiso, creo que en su última declaración tampoco desatina el alcalde, en efecto: los victorenses queremos un presidente municipal que dé la cara, que hable claro y de frente, tanto de hoy, como de ayer.

De un victorense que no quiere a su ciudad.