EL PERIODISMO DE RIVAS

Comparte esta noticia:
  • 5
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    5
    Shares

EL INQUISIDOR LUIS ARMANDO VARGAS TORRES.

“Poder salvaguardar y dar las garantías a los periodistas para que ejerzan su profesión libremente. Creo que esto hace un contrapeso en la política, en los gobiernos, porque es importante tener la crítica libre, sana y bien intencionada con la finalidad de que Nuevo Laredo sea un mejor lugar para vivir”, dijo el edil.

Hoy el alcalde ofreció una comida a los periodistas en su día, en conocido restaurante de la localidad, congregando a periodistas de diversos medios de comunicación.

Con un gesto afable se dirigió a los presentes para remarcar su empatía con los congregados, haciendo remembranzas de su padre el periodista –Enrique Rivas Ornelas y las vicisitudes de la profesión, de los riesgos de hablar con la verdad y la importancia de la profesión al ser enlace entre pueblo y gobierno.

Justo es reconocer la inclusión de su administración en materia de comunicación social, atrás quedaron la discriminación y el bullying que la pasada administración realizó dividiendo a los periodistas en consentidos y malquerientes.

Los malquerientes eran los que disentían con las políticas gubernamentales, a quienes se les excluía en las ruedas de prensa, vetándoles los accesos, por otra parte formó un grupito de consentidos con generosos apoyos.

De por si la carrera de periodista es muy ingrata, se debe lidiar con los dueños de los medios de comunicación que se llevan la tajada del tigre en los convenios de colaboración, medios que deciden que notas u artículos se publican, ninguneando a sus colaboradores, los cuales carecen de seguridad social y prestaciones.

Afortunadamente surgió el fenómeno de las redes sociales y nacieron los periódicos digitales, lo que podría considerarse el 5º poder, con una fuerza que brinca fronteras, paradigmas y rompe esquemas.

El gobierno federal utilizando a sus diputados mercenarios impulsó una ley que votaron en paquete sin previo análisis donde se penalizará a toda persona o comunicador que publique hechos falsos o verdaderos sobre los gobiernos o funcionarios corruptos. Es un ataque venal a la libertad de expresión que atenta contra el derecho humano de la libertad de expresión.

Lo que debería de tenernos más ocupados es la famosa ley de seguridad interior que habilitará al ejército ir contra todo lo que sea considerado que peligre la seguridad nacional, bastará con que sea considerado un artículo sedicioso o tendencioso que promueva una rebeldía para que el periodista sea detenido.

Tiempos difíciles se avecinan, sin embargo siempre será reconfortante contar con autoridades como Enrique Rivas Cuellar que sabe que el periodismo es una profesión de alto riesgo, mal pagada, pero lo más importante que atrás de cada comunicador hay familias que dependen de él, hay proyectos, sueños e ilusiones.

La función social de enlace entre sociedad y gobierno, nadie podrá suplirla, por ello va mi reconocimiento a mis colegas en cualquier esfera en que se desempeñen. Feliz día del periodista.V