OSCAR ALMARAZ, MAGDA PERAZA, CHUCHIN DEL GUANTE; CARTAS MARCADAS

Comparte esta noticia:
  • 16
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
    16
    Shares

 Difícilmente podrán lograr la reelección a menos que haya negociaciones y voto cruzado de por medio; al PAN le URGEN votos

Por: Mauricio Fernández Díaz

Meade ha sido un exitoso empresario con importantes cargos en los gobiernos Federales de Felipe Calderón y Peña Nieto. Lo que representa, los intereses en juego y su eventual triunfo en las elecciones del 2018 no va a ser dejado al azar por los  capitales nacionales y trasnacionales metidos en la sucesión gubernamental, mismos que financiaran de todas las formas posibles la campaña del candidato “externo” del PRI.

El PAN con las 7 gubernaturas obtenidas en las elecciones del 2016 incluyendo Tamaulipas  mantiene el dominio sobre 12 estados por lo que en teoría podría superar a un desgastado PRI que tiene el control de 15 Estados; esto, en un escenario donde no aparezca la figura de Lopez Obrador, quien es el enemigo a vencer en la contienda.

En el Universo global de votantes,  57 millones 659 mil 628 habitantes son gobernados por el Partido Revolucionario Institucional (PRI); 38 millones 949 mil 414 por el Partido Acción Nacional (PAN); 17 millones 802 mil 207 por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y 5 millones 119 mil 504 habitantes por el gobernador independiente de Nuevo León, Jaime Rodríguez El Bronco.

Y aunque hay quienes dan por derrotado con mucha anticipación al partido oficial,  es necesario considerar el impresionante control territorial que aún tiene el PRI mismo que se ve materializado en el gobierno de nada menos que 15 estados, aunque habría que hacer la consideración de que muchos municipios son gobernados por la oposición en los estados que se encuentran en manos del PAN O PRI.

En las elecciones del 2016 y 2017, El PRI consiguió capitales y ciudades de turismo y comercio; Oaxaca, Culiacán, Ciudad Victoria y Tlaxcala; Zacatecas la gobierna Morena.

Acción Nacional se quedó con seis capitales: Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Chetumal, Pachuca y Mexicali.

En Tamaulipas, el PRI ganó 14 de los 43 municipios; además de la capital, se hizo con el triunfo en Tampico, Matamoros, Río Bravo y Camargo ciudades consideradas importantes, en tanto que el PAN obtuvo 26 alcaldías, entre ellas, ciudades clave como Nuevo Laredo, Altamira, Ciudad Madero y Reynosa, así como San Fernando –conocido por el azote del crimen organizado contra migrantes centroamericanos–, además de Burgos, Gómez Farías, Guerrero, Hidalgo, Jiménez, Mainero, El Mante, Méndez, Mier, Miguel Alemán, Ocampo, Padilla, San Carlos, Soto la Marina, Villagrán y Xicoténcatl.

Esto traducido en votos significa que el PAN logró 721,049 contra 486,124 del PRI

Ante este panorama estatal y nacional, la pregunta que flota en el ambiente es si el PAN en Tamaulipas podrá  mantener la votación histórica que llevó al Gobernador Cabeza de Vaca a terminar con una dictadura priista que mantuvo el poder más de 80 años y que hoy se encuentra inmerso en una penosa recomposición de fuerzas con miras al 2018

Una frase famosa y contundente asegura que el PRI sin linea y sin lana está en la lona. ¿Es este el caso del priismo tamaulipeco?

YA NO INFLUIRA EL FENOMENO CABEZA DE VACA, PERO SI EL EFECTO AMLO

El saldo de la elección del 2016 dejó como activos fuertes del PRI a tres políticos que gobiernan municipios importantes; Matamoros con Jesus de la Garza Díaz del Guante; Victoria, la capital con Oscar Almaraz Smer y Tampico, con la maestra Magdalena Peraza que ganó postulada por la coalición PRI-VERDE-PANAL.

Tan solo en estos municipios, el PRI obtuvo casi un cuarto de millón de votos (244,286 el 50% del total de sufragios capitalizados por el PRO) obtenidos a pesar del fuerte impulso que el fenómeno Cabeza de Vaca le brindo a los candidatos panistas en dichos municipios, por lo que en el 2018 y ya con el natural desgaste sufrido en la popularidad del Gobernador después del primer año de administración, parece seguro que los tres priistas refrenden los triunfos en caso de registrarse como candidatos.

Con la desaprobación de 6 de cada diez ciudadanos –hasta mayo, y la caída no ha parado-  el efecto Cabeza de Vaca se diluye, pero ahora cuenta con el poder y la fuerza del Estado que como se ha visto en el caso de Reynosa con Maki Ortiz y Eugenio Hernández, no duda en utilizarla.

Otro factor a tomar en cuenta es el fenómeno López Obrador que si en el 2016, sin candidatos conocidos y un Coordinador negociado por el gobierno de Egidio logró 32,183 sufragios, en estas elecciones en las que lleva la delantera en todas las encuestas nacionales será sin duda factor nuclear en la atracción del voto de los inconformes, de esos 6 de cada diez que se sienten desilusionados con el actual Gobierno y de quienes están hastiados del PRI y del PAN.

Si a esto le sumamos la cuestionada candidatura de Ricardo Anaya llevando el estandarte del Frente con el PRD y el MC a su lado, la situación para el PAN se torna complicada como para asegurar que el gobernador y su partido logren darle al candidato presidencial una cantidad de votos parecida a la obtenida en el 2016.

OSCAR ALMARAZ; SU HISTORIA PUEDE DERROTARLO

Si bien el presidente del PAN en el Estado Francisco Elizondo ha declarado que su partido se encuentra listo para triunfar haciendo hincapié en que no basarán el triunfo en las debilidades de sus adversarios sino en sus propias fortalezas; En una entrevista se le externo la posibilidad de que el gobierno echara mano de los expedientes negros que tienen los actuales priistas perfilados a repetir candidaturas y su respuesta fue tajante: “El PAN va a ganar limpiamente, no echaremos mano de esos recursos porque no los necesitamos” En teoría lo dicho por Francisco Elizondo es lo que debería de ser; En la praxis política la realidad puede ser una muy diferente

“Kiko” Elizondo ha realizado un buen trabajo sanando las heridas dejadas por el ejecutivo en el uso de sus facultades de Gobernador, el saldo dejado en este primer año de administración no es bueno, y en caso de seguir con la misma tónica –ineficiencia e ineptitud de la mayoría de los Secretarios, borrachera de poder, despidos injustificados sin indemnización, ausencia de obra pública e inexistencia de programas sociales de apoyo a los más necesitados- el resultado se verá necesariamente reflejado en la decisión que tomen el día D los electores.

El presidente de la capital del Estado, Oscar Almaraz Smer sabe que se encuentra en una situación política atípica, en la cual muchos factores tanto internos como externos decidirán el rumbo de su destino político.

Almaraz fue parte importante del Gobierno presidido por el ex Gobernador priista Eugenio Hernández Flores hoy preso, administración en la cual fungió como titular de la Secretaria de Finanzas; y uno de los delitos por los que fuera detenido el ex gobernador está vinculado estrechamente con esa Secretaria; peculado, o sea, el desvío de recursos estatales para fines particulares, situación de la cual difícilmente puede decirse ignorante el actual presidente de Ciudad Victoria.

Para su infortunio, quien podría ser su adversario es nada menos que Sub Secretario de Ingresos lo que significa que puede rastrear sin mayores problemas sus estados financieros, la procedencia de su riqueza y sobre todo, su paso por la Secretaria de Finanzas.

Arturo Soto confía aun y cuando ha reiterado que no será candidato, trabaja de manera abierta y subterránea para serlo.

En el pasado proceso electoral ya fueron adversarios, perdiendo Arturo Soto –con todo y el efecto Cabeza de Vaca- con una diferencia de aproximadamente 6 mil votos; Hoy, con el apoyo del gobernador y el trabajo que está realizando en la Sub Secretaria, las probabilidades de remontar esos 6 mil votos son lo suficientemente altas como para que el PAN y con el visto bueno del Gobernador; Cabe señalar que Soto no es cabecista “químicamente puro”, ya que pertenecía a otro grupo político,  considere designarlo.

Si no fuera Arturo Soto, siempre le quedara al Gobierno del Estado el recurso de “negociar” con Almaraz su pasado, brindándole impunidad a cambio de que no acepte ser candidato y busque una diputación Federal o una senaduría.

Como sea, el PAN buscará a toda costa y sin escatimar esfuerzos ni recursos ganar la capital del estado.

MAGADLENA PERAZA; ¿ACEPTARA LA SENADURIA?

En el municipio de Tampico Magdalena Peraza parece tenerla fácil. No hay un panista que tenga el peso ni la fuerza política como para enfrentar con éxito a una veterana –en todos los aspectos- como lo es la ya dos veces presidente de este puerto.

Peraza -o la maestra, como es conocida-  ha tejido a lo largo de décadas un entramado basado en su identificación con las colonias populares y por ende, con las dirigentes identificadas con el PRI.

La derrota en el 2016 del candidato panista Germán Pacheco -hoy titular del ITIFE y casi con los dos pies fuera de la contienda que se avecina- tuvo como principal ingrediente el camuflaje panista con que se vistieron las dirigentes, dándole el sí al candidato panista y sacando a votar por el PRI a los colonos. La instrucción de la alcaldesa fue precisa; para gobernador el voto era libre; para la municipal, Magdalena Peraza.

Hoy, el capital político de quien fuera postulada por la coalición PRI-VERDE se ha mantenido, y en ciertos aspectos ha crecido.

Ducha en el arte de la estrategia y la negociación, Peraza sabe que su destino depende no de la decisión de Sergio Guajardo, presidente del CDE del PRI, sino del Gobernador del Estado, con quien puede repetir la negociación del 2016; votos para el candidato a la Presidencia de la República para el PAN, y para ella en la municipal y las diputaciones.

JESUS DE LA GARZA DIAZ DEL GUANTE; A SU FAVOR LA SOBERBIA, ELITISMO Y SERVILISMO DE CARLOS GARCIA

En Matamoros, Jesus de la Garza Dìaz en caso de lograr la candidatura –que de acuerdo a lo dicho por altos mandos del PRI quienes pidieron el anonimato- la tiene asegurada se enfrentara al único cuadro matamorense de todas las confianzas del gobernador; el actual presidente de la JUCOPO Carlos Garcìa.

A favor de “Chuchin”, como es conocido el edil matamorense juegan los imperdonables errores que como Presidente del congreso ha cometido “Chito” García, entre ellos el no haber cumplido con la derogación de la tenencia, prometido por el Gobernador y signado por Carlos en campaña, la brutal pifia de haber pasado la ley anti memes que tuvo que echar abajo el Gobernador desde España, país donde se encontraba de viaje, así como el haber permitido que se votara un crédito pedido por el ejecutivo por más de 3 mil millones de dólares sin especificar exactamente a que serán destinados.

En el terreno personal, si bien Carlos García Gonzalez trata de dar una imagen bonachona, popular y empática, la realidad es que es solamente eso; Una simulación, un teatro político para hacerse simpático ante los ciudadanos; Quienes lo conocemos y lo hemos tratado tenemos claro que su verdadero yo destila soberbia, elitismo, egocentrismo y sobre todo servilismo hacia cualquier orden o sugerencia venida desde tercer piso de palacio de Gobierno.

Si ambos son designados, veremos una lucha de poder a poder, con el PRI concentrando fuerzas en retener los tres municipios de importancia que tiene y un PAN utilizando las mismas artimañas que en épocas electorales usaba el PRI, solo que ahora no la tendrá tan fácil; ya la Federación le dio una probadita al echarle abajo la intención de apoderarse del IETAM.

Sera una lucha sin dar ni pedir cuartel, y en ella lo que diga, haga o deje de hacer el Gobernador tendrá tanto peso que puede hacer ganar o perder a los candidatos Panistas en Tamaulipas

El PRI con el presupuesto del Gobierno Federal a su disposición no tendrá límites en recursos. Acorde a sus usos y costumbres el PRI está ofreciendo dinero en efectivo, prebendas y puestos en el gobierno para ganar elección

MAPA POLITICO ACTUAL

Actualmente, Sonora, Sinaloa, Coahuila, Zacatecas, San Luis Potosí, Nayarit, Jalisco, Colima, Guerrero, Oaxaca, Estado de México, Hidalgo, Tlaxcala, Campeche y Yucatán son del PRI.

En Baja California Sur, Chihuahua, Tamaulipas, Guanajuato, Querétaro, Aguascalientes y Puebla gobierna el PAN.

La alianza PAN-PRD domina en Caja California, Durango, Veracruz y Quintana Roo; mientras que el sol azteca solo predomina en Michoacán, Ciudad de México y Tabasco.

El Partido Verde Ecologista de México (PVEM) tiene a su cargo Chiapas y Nuevo León es el único estado en el que un independiente encabeza la administración estatal.