PRI DEBE DEFINIR EL RUMBO

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

 

Por fin, Sergio Guajardo visita Nuevo Laredo.  No es una  visita atractiva para los medios de comunicación, pues prácticamente todos los días  hace declaraciones desde el municipio tamaulipeco en el que se encuentre.  En su discurso no hay novedades, ni  tampoco se distingue por hacer anuncios espectaculares.

En cambio la visita si resulta interesante para la cúpula priista. A sectores, organizaciones, grupos, cuadros, les urge que se defina el rumbo del PRI municipal, tema en el cual las opiniones están divididas, desde los que quieren un relevo hasta los que prefieren que Viviano Vázquez  permanezca al frente.

Esta indefinición mantiene paralizado al PR. No hay brigadas en las colonias, no hay eventos culturales, ni deportivos. No  hay eventos para   recordar la fundación de la ciudad, la independencia nacional, el voto de la mujer,  ni siquiera hay un evento para promover la prevención del cáncer entre las mujeres. Todo el año  hay mucho por  hacer, pero el PRI no lo hace y el resto de los partidos andan  por el mismo rumbo.

Hasta ahora el priista más activo es el regidor Jesús Valdez Zermeño, que de manera continua realiza  brigadas en las colonias, aunque hay militantes que le reprochan habérsela jugado con Oscar Lubbert, como si la amistad y la lealtad fuesen poca cosa. Hasta ahora esa lealtad al reynosense, en apariencia, no lo ha afectado, pero habrá que ver qué sucede más adelante.

Otro grupo  priista con relativa actividad es “Amigos del café”,  creado en torno al ex alcalde Daniel Peña Treviño, pero es de tipo social.

Tanto Jesús Valdez como Daniel Peña aspiran ser candidatos a la presidencia municipal y abiertamente lo acepta, a diferencia de Ramiro Ramos y Yahleel Abdala quienes sostienen que  buscan la senaduría, lo cual  no es nada fácil, ni siquiera con el tema del 30 por ciento de candidaturas para menores de 35 años, pues en teoría de las 32 entidades de la república, en 10 o 11 se aplicará esta regla, pero no se sabe cuáles. Pero además esos  cargos dependen de grupos políticos nacionales y es ahí donde se puede colar Paloma Guillén, tan cercana a Miguel Angel Osorio Chong y todavía  faltaría ver si  va en el número 1, porque si va en el 2, estaría en riesgo.

Ya sea que Viviano sea ratificado o sustituido, al PRI le urge poner a trabajar a sus sectores y organizaciones en el territorio para  que la ciudadanía los vea y pueda  hacer comparaciones frente a los otros partidos, para lo cual no es válido el argumento de que no hay dinero, porque en la misma situación se encontraba el PAN antes de ganar Tamaulipas   y lo mismo paso con el PRD antes de asumir el control de la Ciudad de México.

Pero además está demostrado hasta la saciedad que por más que el partido en el gobierno entregue miles de apoyos en becas escolares, en despensas, en  apoyos económicos a las madres solteras, a los mayores de la tercera edad, a niños huérfanos,  nada de eso impide que los ciudadanos voten en contra del partido en el gobierno.

Las elecciones se ganan con la aplicación de muchas y variadas estrategias y no simplemente entregando dádivas.