Caben más…

Maremágnum
Mario Vargas Suárez

Sin duda que la cosquilla por alcanzar la primera magistratura del país está moviendo los hilos de varios mexicanos que no esperan hasta el día del vencimiento del plazo (14 de octubre) y ya se apuntaron en el Instituto Nacional Electoral (INE),

Seguramente las elecciones del 2018 serán históricas por la numerosa lista de candidatos independientes que buscarán competir por la presidencia de la República, puesto que hasta ayer 10 de octubre por la mañana, la prensa nacional reportaba 31 nombres, en el entendido que no está el plazo vencido.

Desde luego que el espacio no es suficiente y además usted se aburriría si le anoto características de cada uno, por lo que solo daré alguna idea de unos cuantos, por ejemplo Armando Ríos Piter, abogado, economista y político, actual Senador independiente por el estado de Guerrero y exmiltante del PRD.

Jaime Rodríguez Calderón, mejor conocido como ‘El Bronco’, actual gobernador de Nuevo León, con un perfil profesional de Ingeniero Agrónomo; ex militante del PRI. Su principal logro es haber ganado la gubernatura de Nuevo León (agosto 2015) como candidato independiente, tras renunciar al PRI.

Pedro Ferriz de Con, Ingeniero civil con maestría en matemáticas aplicadas, dedicado la mayor parte de su vida al periodismo. En 2016 se despidió de su carrera periodística para lanzarse a la política. Un dato: quedó sepultado bajo los escombros durante el terremoto de 1985 en CDMX.

Edgar Ulises Portillo – Académico, Doctor en Ciencias Políticas y Sociales y académico de la Universidad Autónoma del Estado de México, quien asegura ser independiente al 100%, al no está respaldado por ningún partido político.

María de Jesús ‘Marichuy’ Patricio, es representante indígena con 53 años de edad; candidata elegida en el Congreso Nacional Indígena (CNI), organismo que reúne a casi medio centenar de pueblos y tribus de México; pertenece a la etnia náhuatl de Tuxpan, Jalisco.

Alfredo Pérez Mata, este abogado fue el primer ciudadano que informó su intención de convertirse en candidato independiente a la Presidencia, aunque no ha sido la primera vez que lo intenta, ya que en 1996 buscó el registro de su agrupación política, el Partido del Pueblo Águilas Mexicanas.

Alfonso Trujano es un empresario estudiado en EEUU de profesión ingeniero civil, de 41 años que ha pasado gran parte de su vida en Corpus Christi, Texas como presidente y vicepresidente de empresas en el ramo de la ingeniería marítima, aeroespacial y petrolera.

Héctor Luis Javalois Loranca, quien en abril pasado presentó ante el INE una denuncia en contra del líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, por usar una banda tricolor y declararse Presidente Legítimo de México, “usurpando un cargo que no le correspondía” en 2006.

Carlos Antonio Mimenza Novelo, abogado y empresario que destaca por ofrecer viajes y iPhones para aquéllos que ayudaran a combatir la corrupción y en Quintana Roo denunció presuntos actos de corrupción de políticos de ese estado y creó un grupo de autodefensas.

Ángel Martínez, teniente jubilado de la Marina Armada de México en 2017 y con sus fondos de retiro, asegura que está llevando su campaña política, su propuesta se basa en el
combate a la corrupción. Asegura que no quiere competir contra un partido político: dejará que ellos se peleen por ese 30% que tienen: “yo voy por el 70% de los que ya no votan”

Hasta aquí la relación de apenas una decena de las tres que ya se registraron, sin considerar a Margarita Zavala Díaz del Campo, que recientemente renunció a la militancia de 33 años con Acción Nacional, esposa del presidente Felipe Calderón Hinojosa.

Uno de los íconos en las candidaturas independientes a la presidencia de la República fue Jorge Castañeda, quien fungió como Secretario de Relaciones Exteriores en la administración presidencial de Vicente Fox Quezada y las leyes del país, en ese momento no permitieron su registro, aunque la pelea la dio en cortes extranacionales.

Finalmente le comento que los candidatos independientes a la Presidencia del país deben reunir 866 mil 593 firmas ciudadanas, en por lo menos 17 estados. Es decir que sumen como mínimo el 1% del padrón electoral.