LA GRAN DEUDA DE MORENO VALLE

 

Claudia Villegas Cárdenas

Al ex gobernador del estado de Puebla, Rafael Moreno Valle, no le gusta que mencionen que la entidad que tuvo a su cargo enfrenta problemas con el manejo de la deuda. Hace algunos días entrevistamos a los analistas del Centro de Estudios Espinoza Yglesias y nos sorprendió su conclusión sobre las deudas del estado de Puebla. Si bien formalmente esa entidad tiene registrados pasivos por 8,609 millones de pesos, el endeudamiento total ascienda a 24,655 millones de pesos, a partir del análisis de cifras de la Auditoría Superior de la Federación.

La diferencia, según los analistas del Centro de Estudios Espinoza Yglesias, radica en la contratación de pasivos a través de instrumentos como fideicomisos o por la emisión de deuda vía esquemas como la bursatilización. El gobierno de Puebla como los de otras entidades – léase el gobierno de Veracruz – habrían utilizado legalmente herramientas bursátiles, pero que sirvieron para dos propósitos: obtener recursos a mediano plazo más allá de las partidas presupuestales federales pero también para que el pasivo visible no se incrementara. De esta forma, en la fotografía los gobiernos que optaron por estos esquemas tienen pasivos de corto plazo manejables mientras la deuda se la heredan a los políticos que vienen.

Claro que puesto así, resulta preocupante. Mi colega Romina Román reveló que la mayor parte de los pasivos registrados durante el gobierno de Puebla son resultado de pensiones, deudas por proyectos de inversión así como fideicomisos privados