Sin categoría

LA MJERTE ACECHA A LA FAMILIA PERIODISTICA

Tiempo de opinar

Raúl Hernández Moreno

 

En  poco más de 100 días, del 4 de marzo al día de hoy,  han fallecido  tres comunicadores de   Nuevo Laredo.

Primero fue el fotógrafo Guillermo Batres, el 4 de marzo;  el 17 de  junio el reportero radiofónico Guillermo Ortega; y hoy le tocó el turno a Agustín Treviño Baldazo, que en la radio creo el personaje de Justiniano.

Los dos primeros murieron  a causa de un  infarto y el tercero por cáncer.

En el caso de Guillermo Ortega es penoso enterarse de  que no fue atendido correctamente  en la Cruz Roja porque su familia no hizo un depósito de  varios miles de pesos. Y luego la institución tiene la ocurrencia de cada año apelar a la generosidad de los ciudadanos, para que  le regalen dinero, ¿Y la Cruz Roja cuando será generosa?

A Baldazo lo conocimos  hace varias décadas, cuando antes de incursionar en el periodismo era policía  y luego fue candidato a diputado  federal por el Partido Socialista del Trabajo que dirigía un señorón, Dámaso Guerrero. Más adelante incursionó en la radio y junto con Felipe Burnes compartieron los micrófonos, con los personajes de Felipilllo y Justiniano, donde se distinguieron por sus  comentarios ácidos,  directos, punzantes, mordaces.

Hasta sus últimos días,  Baldazo se mantuvo sereno,  tranquilo, decía sentirse bien,  aunque era evidente lo contrario. Siempre se jactó de ser valiente  y en su enfermedad lo demostró. En su lugar,  cualquier otro se hubiera apanicado. Y no  es para menos.

La familia  periodística está de luto, pero al margen de la tristeza que invade a cada  comunicador — porque no es lo mismo enterarse que falleció un personaje con el cual convivimos, que otro al que conocíamos porque coincidíamos en algún evento, pero no había  cercanía — estos  decesos nos  deben hacer reflexionar que nadie tiene la vida comprada, que nuestro paso por este mundo es temporal y que debemos  estar en paz con uno mismo, pero también con la gente que nos quiere, que se preocupa por nosotros, porque cuando la muerte nos sorprende,  no siempre da tiempo para andar dando explicaciones a los que queremos  o  para regalar perdones.

En  otro tema,  la conductora de radio  Fernanda Familiar, transmitió desde esta ciudad su programa ¡Que tal Fernanda!, de la cadena Imagen Radio y entrevistó al alcalde Enrique Rivas Cuéllar quien destacó los lazos de amistad entre los dos Laredos.

También   habló de la importancia de elevar la competitividad de  la región, que permita a  atraer más inversiones, con más y mejores empleos.

Rivas destacó que a diferencia del Presidente Donald Trump que promueve la construcción de un muro, en los dos Laredos hay puentes de amistad, de relaciones cordiales, de apoyo mutuo. Fue una  buena oportunidad para promover a Nuevo Laredo en  otros puntos del país.

Hace unos pocos meses,  esa misma cadena transmitió desde aquí el programa de Pascal Beltrán del Río,  quien es director de Excélsior.

Notas relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar