ALTAMIRA: CUANTO COSTO LA TRAICION AL PUEBLO Y EL SILENCIO DE SINDICOS Y REGIDORES

 

Por: Mauricio Fernández Díaz

Medio año tirado a la basura

La rapiña: Síndicos, Regidores y Funcionarios en la opulencia; Pueblo en la miseria

Historial de excesos, corrupción e impunidad

Alcaldesa priista con color azul de ornato

El saqueo a las arcas públicas; Sueldazo para funcionarios; raquítico presupuesto para obra publica

 

Envuelta en escándalos políticos y administrativos, señalada como silenciosa cómplice  del ex alcalde Armando López Flores, acusado de haber saqueado al municipio y bajo sospecha de estar implementando una traición al proyecto del Gobernador Francisco Javier Garcia Cabeza de Vaca en complicidad con su esposo, el ex alcalde priista Juvenal Hernández Llanos y el panista Jose Alberto Guzmán Coordinador de la Presidencia, la alcaldesa de Altamira Alma Laura Amparan ha visto pasar ya de manera estéril medio año de su gestión de 2 años sin que haya señales que indiquen una mejora en las deplorables condiciones en que se encuentra este municipio.

HISTORIAL DE EXCESOS, CORRUPCION E IMPUNIDAD

Alma Laura Amparàn, priista de abolengo y tradición familiar, tiene un amplio historial de excesos documentados cuando fue presidenta del sistema DIF de Altamira, siendo su esposo Juvenal Hernández Llanos presidente por el PRI de este municipio, señalado también como un depredador del presupuesto municipal con incontables señalamientos en su contra por parte de la Auditoria Superior del Estado y la Contraloría gubernamental, tanto por entregar obras dadas como terminadas  sin haberlas realizado como por alquilar al municipio su maquinaria, autocomprarse material de construcción a precios inflados y haber endeudado al municipio sin comprobar fehacientemente en que se aplicaron los préstamos.

Como era costumbre en las administraciones priistas, la impunidad se impuso y a pesar de las muchas pruebas que lo señalaban como presunto culpable de peculado, el ex alcalde solo fue obligado a terminar las obras inconclusas y a regresar algunos millones que se había embolsado.

UNA ALCALDESA PRIISTA CON COLOR AZUL DE ORNATO

En la pasada campaña, Juvenal vendió su capital político priista al PAN a cambio de que este le garantiza la candidatura de su esposa y el discrecional manejo del puerto en caso de ganar la presidencia.

Subidos en la ola de la popularidad del entonces candidato Cabeza de Vaca y en el repudio de los ciudadanos hacia todo lo que oliera a PRI, a golpe de billetes, compra de conciencias y promesas a granel Juvenal Hernández logró llegar de nueva cuenta a la presidencia, ahora a través de su esposa, quien en este medio año ha demostrado ser solo un objeto de utilería, una presidenta de ornato utilizada por su esposo para saquear por segunda ocasión al municipio altamirense.

En un entorno de austeridad decretado por el Gobernador, Altamira es una isla en la que el dinero es gastado a capricho de quien en realidad detenta el poder, manejando sus negocios a través del Contador Roberto Rocha, experto en el arte de “desaparecer” partidas y maquillar cifras, como buen discípulo del contador Fernando Rodríguez, quien fungiera como contralor en la pasada administración de Ciudad Madero, hoy demandada ante la ASE y la Contraloría Estatal por el presunto delito de peculado

 EL SAQUEO A LAS ARCAS PUBLICAS; SUELDAZOS PARA SINDICOS, REGIDORES Y FUNCIONARIOS; RAQUITICA PARTIDA PARA OBRA PÚBLICA

Antes de concluir el año, en sigilo y en lo obscurito, los ediles altamirenses en contubernio y complicidad con la alcaldesa Alma Laura Amparan se autorizaron aumentos estratosféricos que rebasaron el 40%.

Los síndicos que ganaban 37 mil pesos, se subieron el salario para garantizarse un sueldo de 52, 649, un aumento de 15 mil 600 pesos.

El precio que pusieron a su silencio los ediles se incrementó al autorizarse en aguinaldo (con solo 3 meses de “trabajo” ) de 33 mil 180 pesos y prima vacacional de 4 mil 300 (37 mil 480 pesos en total)

Los regidores, quienes han guardado en este medio año un ominoso y cómplice silencio ante la nula actividad de la alcaldesa vendieron su voz y su conciencia por un aumento de casi 10 mil pesos; ganaban 28 mil 700, ahora su cheque les llega por 38 mil 172 adicionado con un aguinaldo de 18 mil 835 y una prima vacacional de 3,139 (casi 22 mil pesos en total)

Esto es en cuanto al sueldo; la “compensación” que reciben es más jugosa ya que de los 39 millones autorizados para ser distribuidos entre los funcionarios a los ediles les corresponden 20 mil pesos adicionales al sueldo.

O sea que un síndico entre sueldo y compensación gana 72 mil  649 pesos, en tanto los regidores perciben 58 mil 172 pesos…Solo por guardar silencio y decir que si a todo lo que propone la alcaldesa.

En un claro acto de barbarie financiera, entre Síndicos, regidores y funcionarios públicos el Ayuntamiento gasta la escandalosa cantidad de 270 millones 338 mil pesos mensuales

Es necesario señalar que permanece en la obscuridad el sueldo y compensaciones  de los asesores (Roberto Rocha)  y otros funcionarios, como el Coordinador de la Presidencia Jose Alberto Guzman.

Por sentido común es lógico pensar que su sueldo no puede ser menor al de los síndicos o regidores.

UN CRIMEN ESTOS SUELDOS EN UN MUNICIPIO CON TANTAS CARENCIAS

Y si bien la complicidad y el silencio de los empleados de la alcaldesa Alma Laura Amparan está asegurada, la voz e indignación de los habitantes de este municipio del Sur de Tamaulipas crece cada día mas ante la ausencia de obras y los pésimos servicios públicos, algo normal si consideramos que del presupuesto total que recibe el Ayuntamiento, solo el 12 por ciento o sea algo así como 10 millones fue asignado para obra pública en comparación con el gasto que se realiza en pago a ediles y funcionarios que es de 270 millones.

¿EN DONDE ESTABAN LOS DIPUTADOS VICTOR MERAZ Y CIRO HERNANDEZ?

Este presupuesto y sus partidas fueron aprobados por el Congreso en donde los representantes de Altamira no hicieron en su momento –ni hasta el día de hoy-comentario alguno al respecto, a pesar de que estos actos de barbarie financiera lastiman profundamente a sus representados.

¿Por qué no se opusieron, porque guardaron cómplice silencio? Solo ellos saben, pero se los preguntaremos.