¿En serio en cuatro años los usuarios de internet en México aumentaron de 41 a 70 millones?

0

El gobierno federal reportó un súbito crecimiento de 40 a 70 millones de personas conectadas en el país, pero un cambio metodológico lo pone en duda.

Usuarios de internet en México.Cuartoscuro/Archivo

En 11 de noviembre del año pasado, el presidente Enrique Peña Nieto dijo que de 2012 a 2016 los usuarios de internet en México pasaron de 41 a 70 millones. El 5 de diciembre, la cifra fue repetida por el coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa. Un día después, en el Foro de Gobernanza de Internet de la ONU, la coordinadora de la Estrategia Digital Nacional, Alejandra Lagunes, repitió que los usuarios de Internet han crecido más de 70% en los últimos cuatro años.

Sin embargo, esas declaraciones son insostenibles, de acuerdo con un informe de la Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D).Al iniciar su mandato, Peña Nieto anunció el programa México Conectado a través del cual se llevaría el acceso a internet a donde no lo había y así dar cumplimiento al artículo 6 de la Constitución, el cual establece que “el Estado garantizará el derecho de acceso a las tecnologías de la información y comunicación (…) incluido el de banda ancha e internet“.

“Aunque el Programa prevé dos componentes de evaluación, que son el número de sitios que fueron conectados y el uso promedio de la capacidad instalada en bytes, la pregunta central es si el programa está ayudando o no a reducir la brecha en el acceso a internet“, indica el informe de la R3D.

En México existen dos mediciones de acceso a internet. Una de ellas es la que se realiza cada 10 años mediante el Censo de Población y Vivienda, donde se entrevista a integrantes de cada una de las viviendas del país, y se obtiene información acerca de los servicios y dispositivos disponibles en cada una.

La segunda fuente de información es la encuesta anual del Inegi –MODUTIH, actualmente llamada ENDUTIH–. Esta encuesta que se realiza a una muestra de unas decenas de miles de viviendas, el Inegi estima el porcentaje de personas que utilizan internet en México.

Sin embargo, los datos de la encuesta del Inegi sobre usuarios de tecnologías de la información 2015 –que permite evaluar programas como México Conectado– no ofrecen resultados comparables con las de años anteriores.

Así explica el Inegi el súbito crecimiento de usuarios conectados

Aunque el gobierno mexicano dijo a la R3D que para evaluar los resultados de México Conectado tiene dos metodologías –el Índice de Ciudadanos Interactuando con su gobierno vía Internet (de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE) y el Índice de Digitalización, realizado por Telecom Advisory Services –, al final la fuente de ambas es información recogida por el Inegi. 

En los resultados de la encuesta 2015 del Inegi sobre usuarios de tecnologías de la información (ENDUTIH, antes MODUTIH), se reportó un súbito aumento en los usuarios de internet: 13 puntos porcentuales de un año al otro, cuando la variación interanual había sido del 0,9% y 5,1% respectivamente.

Lo que resultó aún más sorprendente para la R3D es que el porcentaje de usuarios creció –según los resultados de 2015– en todos los estados del país, lo cual no había ocurrido en ninguna de las cuatro mediciones anteriores.

Lo anterior fue resultado de la modificación en la metodología de la medición de la encuesta, según identificó la R3D.

La fuente del problema son los cambios que se introdujeron a la ENDUTIH, que en 2015 fue modificada a partir de un convenio suscrito entre el Inegi y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Al responder una solicitud de información de la R3D, el INEGI justificó el incremento de la cobertura de internet en la población –de 44% a 57%– en dos factores: cambio en quién contesta la pregunta (endógeno) e impactos de la política pública (exógeno).

El Inegi indicó que la decisión de modificar a quién se le formula la pregunta es un cambio que sigue lineamientos internacionales. En 2014 se formulaba la pregunta a un integrante de la vivienda, que daba cuenta de la experiencia del resto de los habitantes de la vivienda.

En el cuestionario 2015 se incluyeron dos preguntas sobre uso de internet: la 3.8 y la 7.1.

  • A través de la pregunta 3.8, un integrante de la vivienda ofrece respuestas acerca del uso de todos los integrantes de la casa (como en 2014).
  • En la 7.1, se elige un integrante de la vivienda al azar para que conteste con base en su propia experiencia como usuario (cosa que no se hacía antes).

De esta manera, se puede descartar que el cambio en la persona seleccionada para contestar la pregunta sea la variable que mejor explica este salto. Los resultados publicados por Inegi, según los cuales 57% de la población de México es usuaria de internet, se corresponden al agregado de respuestas recabadas a la pregunta 7.1.

En la pregunta 3.8 no se modifica el informante y el resultado reportado es 54%. Por lo tanto, el cambio en quién contesta solamente explicaría una variación de tres puntos porcentuales.

El Inegi explicó que “en relación con la parte asociada al cambio metodológico, la modificación incorporada en la ENDUTIH 2015 fue: ‘la información la proporciona un informante directo dentro del hogar, seleccionado aleatoriamente, quien describe su propia experiencia en el uso de TIC, a diferencia del MODUTIH en donde un solo miembro proporcionaba información del resto de los integrantes’”.

Acerca de  los fundamentos y la razonabilidad de los cambios metodológicos implementados, el Inegi contestó: “La mejora en la calidad y confiabilidad de la información recolectada. Para el MODUTIH, en su condición de módulo complementario de una encuesta específica, la información sobre los usuarios de TIC se recogía de un informante único de cada hogar que daba respuesta de la experiencia del resto de los integrantes. A partir de la ENDUTIH 2015 la información sobre la condición y características del uso de TIC por los individuos, se recoge directamente de una persona aleatoriamente seleccionada en cada vivienda muestreada. La información la proporciona el usuario directo de la tecnología”.

Así, quedan al menos dos factores que el instituto omite al explicar los cambios metodológicos implementados. De acuerdo con el análisis de la R3d, estos son: a) qué se pregunta; y b) muestreo y factores de expansión.

Al publicar los resultados, el Inegi  omitió referirse a la comparabilidad, lo cual era necesario considerando las modificaciones realizadas. Si bien el comunicado no realiza afirmaciones sobre crecimiento interanual en uso de internet, sí hizo apreciaciones sobre cambios interanuales en uso de otras TICs, lo cual tampoco corresponde. Esta falta de transparencia ha llevado a que se comunique e interprete los resultados de manera errónea.

Aquí puedes leer el informe completo de R3d.

Compartir.

Sobre el Autor